Registro gratuito

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes
El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

DISPOSITIVOS

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Es el mecanismo que permitió que aquellas ventanas fijas o desmontables pasaran a ser deslizables.

CHRISTIAN TIXCE - 19 JUNE 2017 03:45

Los primeros vehículos no tenían cabina o habitáculos como los conocemos hoy sino que circulaban al aire libre. Algunos poseían una especie de capota o techo de lona que se les colocaba cuando amenazaba el mal tiempo y así se resguardaban de la lluvia tanto el conductor como sus acompañantes. Ahora bien, una vez que los autos son provistos de cabinas cerradas para mayor seguridad ante la interperie, surge el problema del aumento de la temperatura en el interior del mismo, sobre todo en la época de verano donde los días eran extremadamente calurosos dentro del coche. Por ello se vio la necesidad de dotar al auto de un sistema que permitiera que sus vidrios laterales fueran movibles y así permitir el ingreso del aire fresco a su interior.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Corría el año de 1948 y el fabricante francés de vehículos Citröen crea un vehículo cerrado pero con un nuevo sistema de apertura de sus vidrios laterales, los cuales eran plegables. No obstante, mucho antes de esto, un empresario, el Sr. Max Brose en el año 1928 había creado los muy conocidos alzavidrios o elevalunas, como se les conoce en otras partes del planeta, los cuales eran mecánicos. Utilizando el freno de muelle antirrollo se hizo posible que el vidrio de la ventana no solo subiera y bajara escondiéndose en el interior de la puerta, sino además, poder mantener dicho vidrio en cualquier posición o altura que prefiriese el conductor o los acompañantes en cualquiera de las puertas provistas para dicho vehículo. Aunque el Sr. Brose, a diferencia de Citröen no era fabricante de coches, si pudo aprovechar su invención y esta la comercializó bajo la marca "Atlas" en donde los fabricantes de coches como Daimler-Benz, Volkswagen, Borgward y Lloyd fueron sus más cercanos clientes.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Primer alzavidrios o elevalunas eléctrico

En los Estados Unidos el mecanismo alzacristales eléctrico se introdujo en los vehículos de lujo Lincoln en el año 1941. Nueve años más tarde, para 1950 en Europa dicho mecanismo fue acoplado en los BMW 503. La función del elevavidrios consiste en sencillamente subir o bajar los vidrios de las puertas por medio de un mecanismo eléctrico, el cual se compone por un motor eléctrico pequeño unido a un mecanismo que transformará el movimiento rotativo del motor en uno lineal que permite el movimiento del cristal.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Diferentes tipos de alzavidrios, cremalleras o elevalunas

Hoy en día se sigue utilizando el mecanismo alzavidrios por accionamiento manual a través de una pequeña palanca o manivela fijada en la tapicería interna de la puerta. Este tipo de sistema se usa en aquellos vehículos pequeños o en aquellos más grandes cuyas versiones se les denomina "Económicos o estándar". Esos mismos modelos de coches salen al mercado con mecanismos eléctricos y se les llama versiones "Full equipo", ya que presentan otras opciones o dispositivos que no las traen aquellas versiones económicas. En la parte eléctrica, el alzavidrios puede adoptar diferentes formas y las más comunes se detallan a continuación.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Alzavidrios de brazos articulados

Es aquel sistema en donde el motor le da movimiento a un sector dentado, este está articulado a unas palancas en forma de tijeras que permiten que el vidrio de la ventana suba o baje de acuerdo con el botón que pulsemos.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Elevalunas con cable rígido de accionamiento

En este tipo de sistema, el motor transmite el movimiento hacia un cable rígido dentado, el cual se moverá de un lado a otro. En un extremo de este cable se encuentra un soporte o pieza de arrastre que tira o empuja el cristal haciéndole subir o bajar de acuerdo al sentido de giro que tenga el motor.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Alzavidrios por cable de tracción

En este tipo de elevalunas el motor transmitirá su movimiento circular hacia un cable de acero flexible, el cual se moverá por debajo de unas fundas que lo introducen por uno o dos carriles guías, dicho cable tirará de uno u otro sentido de los soportes que unen las piezas de arrastre que subirán o bajarán el cristal de la puerta.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Elevalunas eléctrico universal

Como su nombre lo indica, es un sistema que viene en forma de kit que puede ser adaptado en cualquier alzavidrio manual de cualquier coche. Esto permitirá que convirtamos en eléctrico el sistema manual que haya traído nuestro vehículo. Dicho kit se compone por dos motores junto con un sistema de cables de acero que se enfundan en un "sin fin" en cuyos extremos se le inserta un accesorio que se adapte al sistema alzavidrios de cada vehículo.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Es digno de destacar que en la actualidad los motores del sistema elevalunas se encuentran dotados por un dispositivo de protección contra sobrecargas que se activa al detectar un obstáculo que le ofrezca una alta resistencia al avance libre de los vidrios por el carril, lo que evitará que el cristal se rompa por el exceso de fuerza aplicada; por ello cuando se acciona el motor y se encuentra el brazo del conductor posado sobre la puerta, este sensor desconectará automáticamente el sistema. Otro dato es que también el mecanismo alzavidrio trabaja de manera secuencial, es decir, que solo basta con pulsar el interruptor de funcionamiento y este iniciará ya sea el levante o la bajada del vidrio sin necesidad de mantener pulsado el botón durante toda la actividad.

El alzavidrios automotriz: su evolución y los diferentes tipos existentes

Es importante decir que al detectar un mal funcionamiento del alzavidrios se debe mandar a revisar por el personal calificado ya que el mismo se puede trabar y dejar de funcionar en cualquier momento, causándonos un mal rato al ocurrir en un momento que amenace la lluvia o sencillamente al querer estacionar el coche y no poderlo asegurar por la traba del mecanismo elevalunas. Por lo tanto, manténgase alerta si nota algo inusual a lo común en el sistema de los vidrios eléctricos de su vehículo.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS