Registro gratuito

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz
Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

UN ELEMENTO DE GRAN IMPORTANCIA

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Un componente que no solo sirve para hacer girar las ruedas sino que también aporta mayor confort en la conducción.

CHRISTIAN TIXCE - 13 FEBRUARY 2017 14:29

El volante es un elemento que reviste gran importancia en un vehículo, no nos imaginamos controlar nuestro automóvil sin él. De hecho, es la prolongación de las características mecánicas del coche ante la habilidad de su conductor, de ahí la importancia de que solo una persona mentalmente competente y mayor de edad sea quien dirija un auto. Además, al volante debemos ese placer y control que nos hace sentir la conducción. No obstante, al principio cuando comenzaron a producirse los primeros vehículos, el volante no tenía la forma y la comodidad con que la conocemos hoy en día, aquellos primeros coches de finales del siglo XIX que parecían cual carruaje sin caballos eran dirigidos por una arcaica manivela o palanca que eran fabricadas en madera y por su aspecto en forma de curva se les denominaba 'cola de vaca'.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Primer volante de la historia

Otros vehículos empleaban manubios parecidos a los que usan las motocicletas ubicados en forma perpendicular con el piso de los autos primitivos. Este sistema de dirección no convenció al diseñador Alfred Vacheron, por lo que decidió buscar una alternativa a aquellas cañas o colas de vaca para que fueran más fáciles de operar. Dicha búsqueda tuvo el mejor resultado en 1894 cuando en la carrera de París-Rouen y en el modelo de Panhard 4hp se le ocurre montar un elemento en forma redonda, por lo que este se convierte en el primer volante de la historia.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

La facilidad con que condujo el vehículo Panhard durante la carrera de 1894 hizo que para 1898 todos los Panhard et Levassor vinieran equipados de serie con volantes. Este componente alcanzó una rápida popularidad y comenzó a utilizarse por todo el globo terráqueo. En Gran Bretaña, Charles Stewart Rolls adquirió un Panhard de Francia y llevó a sus diseños posteriores la implementación del volante. Otro que también le sacó mucho provecho a esta invención fue Henry Ford y cuando sacó su modelo de gran producción, el Ford T convirtió el volante en una parte que jamás podía faltar en sus coches desde ese momento en adelante. Es interesante saber que en los coches de carrera y en aquellos lujosos se incorporó un volante fabricado en bronce y a muchos se les decoraban con pequeñas tiras de cuero o caucho. Para los camiones existía cierta dificultad, y es que como eran muy pesados y no existía aún la dirección asistida debía colocárseles volantes más grandes y estos llegaron a ocupar hasta la mitad de la cabina, por lo que su manejo era algo no muy sencillo.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Primera generación del volante multifuncional

No fue sino hasta la década de los años 30 cuando el volante comienza a desarrollarse y convertirse tal y como lo conocemos hoy en día, en ellos comienzan a incorporárseles las diferentes funciones que ayudarían en la conducción. En primer lugar aparece la bocina eléctrica cuyo botón se ubicó en el centro del volante, de modo que indiferentemente el conductor estuviese girando el volante, este podía tocar la bocina en caso de que fuera necesario. Así desaparece la muy conocida para entonces, la bocina de aire que se accionaba al apretar una especie de saco en forma de pera. Otro elemento que se añadió fue el avance de encendido, el acelerador de mano y la palanca de cambios. Durante estos años se comienza a considerar el volante como un elemento decorativo para el interior del vehículo, de ahí que comiencen a aparecer aquellos volantes nacarados o con colores haciendo la combinación con el tapizado o carrocería del coche.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Ya para los años 50, el volante incorpora los avances electrónicos para la época, entre ellos estuvo la palanca para encender las luces delanteras y poner a funcionar los limpiaparabrisas. En países muy grandes como los Estados Unidos, donde atravesar una carretera desde una región a otra tomaba largas horas se creó el control de la velocidad crucero por medio de un botón que también se le anexó al volante el cual mantenía la velocidad constante sin necesidad de mantener oprimido el acelerador, con el correr de las décadas este dispositivo fue reemplazado por uno electrónico.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Para la época de los años 60 los volantes se reducen de tamaño y se tornan más deportivos, comienzan a aparecer aquellos con agujeros circulares en los radios y el logo del fabricante del vehículo en el centro, el aro se torna más grueso y comienza a usarse revestimientos sintéticos acolchados para aumentar el agarre y la comodidad del volante. En la siguiente década, los años 70, se empiezan a desarrollar los sistemas de seguridad, la columna o caña se divide en varias partes, lo que permitió que los volantes fuesen más regulables en cuanto a altura y profundidad. Cadillac, fabricante de vehículos de lujo fue la pionera en llevar a cabo estos adelantos en pro del confort del conductor.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Segunda generación del volante multifuncional

Durante la década de los 80 se incorpora el dispositivo airbag en los volantes y a partir de los 90 hasta nuestros días fueron apareciendo aquellos con diferentes botonerías y mandos para controlar las diversas funciones del coche como el control de velocidad, la temperatura del habitáculo, el control de la radio y el reproductor de música y hasta para realizar una llamada telefónica desde nuestro móvil a través de la conectividad Bluetooth, por lo que el conductor puede concentrarse más en la conducción en vez de apartar sus manos del volante para realizar otra función del vehículo.

Descubre la historia y la evolución del volante automotriz

Volantes más avanzados

Como hemos visto hasta el momento, gracias a la tecnología, los volantes automotrices ya no son meros elementos que transmitan a las ruedas la dirección en donde queremos ir, muchos hasta se han convertido en auténticos ordenadores en donde sus pilotos controlan casi que todos los elementos del vehículo. Nos referimos a los volantes empleados en los coches de Fórmula 1, el pináculo de las competencias en vehículos a motor. Es interesante destacar que a diferencia de los volantes convencionales, los mismos no son redondos sino que tienden a ser un poco de forma rectangular; de este modo permite a los pilotos hacer los cambios con soltura. Poseen más de 40 botones y perillas y algunos hasta cuentan con una pantalla central en donde se transmite toda la información que genere el bólido como su velocidad, gestión del motor, condición de la caja de cambios o diferentes modos, carga de la batería y un sinfín de funciones más. En esta era en que ya existen los prototipos de vehículos autónomos los cuales ya están siendo probados, se escribe un nuevo capítulo en la historia del volante, dentro de algunas décadas en el futuro este pudiera hasta desaparecer y el control del vehículo sería tomado por algún sistema de inteligencia artificial. Por lo pronto podemos concluir que la comodidad, seguridad y el control han sido las líneas maestras que ha trazado aquel componente que empezó su historia siendo apenas una manivela para girar las ruedas. Así que la próxima vez que aborde su vehículo piense en todo el proceso de transformación que ha sufrido el volante por más de 100 años de historia para que usted hoy día disfrute de la conducción de su coche.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS