Registro gratuito

El 'siglo KTM' del Dakar
El 'siglo KTM' del Dakar

DAKAR 2017

El 'siglo KTM' del Dakar

Sigue la racha en KTM: ni el crecimiento de los rivales, ni el cambio de pilotos, ni la retirada de ganadores míticos... Price y Sunderland mantienen la hegemonía austriaca en el Dakar.

ADRIáN GONZáLEZ - 16 JANUARY 2017 13:20

Sam Sunderland prolongó la hegemonía de KTM al ganar el Dakar 2017. Una racha sin precedentes en la historia de la carrera más dura del mundo del motor, con 16 victorias consecutivas, siendo los auténticos dominadores del Dakar del siglo XXI. Además de la potencia de la moto, la aportación de la marca y la solidez del equipo, los que más tienen que ver en las victorias son los pilotos. La marca austriaca siempre ha optado por fichar hombres de primer nivel, pilotos ya madurados o que fueron madurando dentro de la estructura.

La marca austriaca entró de lleno en el Dakar con la intención de ganar. En KTM solo vislumbran la victoria. Diez años les costó madurar y ganar su primera estatuilla. Maduraron el proyecto, poco a poco, con paciencia, así salen mejor las cosas. A espaldas de Yamaha y BMW en los años 90, en 2001 llegó la primera victoria de nuestra marca protagonista.

La maduración finalizó en 2001

Fue con Fabrizio Meoni al manillar, un hombre que se había fraguado en los años 90, triunfando en rallys importantes, como Egipto o Túnez pero su estatuilla dakariana no acababa de llegar. En 2001 llegó su momento en el Lago Rosa, superando a otras dos KTM en el podio final, Jordi Arcarons y Carlo de Gavardo, y con un top 5 copado por las motos austriacas. Al año siguiente, el italiano volvía a imponerse en Dakar con un top 10 plagado de KTM. Meoni se impuso a lo 'dakariano': solo ganó dos etapas en esas dos ediciones.

El 'siglo KTM' del Dakar

KTM copa el Dakar

La fiabilidad de las KTM pronto convirtieron a la marca austriaca en la mejor del Dakar. Ya era habitual ver clasificaciones copadas por esta marca y siempre en las primeras posiciones. El dominio era absoluto. El siguiente elegido por Richard Sainct. El francés había ganado con BMW los Dakar de 1999 y 2000 y KTM le incorporó a su equipo. En una batalla de gallos, Sainct superó a un emergente Cyril Despres y al doble vencedor Fabrizio Meoni. Nuevamente, un top 10 copado por KTM.

El primer fruto de la cantera

Fruto de la cantera de KTM, Nani Roma encontró su éxito en 2004. Ocho participaciones y siete abandonos sumó el de Folguerolas hasta lograr su victoria. Eso sí, cada año aparecía venciendo en etapas y peleando con los gallos en la general. En el citado 2004 llegó su gran momento. Primer español que triunfaba en el Lago Rosa en un nuevo top 10 plagado por KTM. Roma se impuso a Richard Sainct y Cyril Despres con David Fretigné dando guerra con la Yamaha.

Un duelo de época

Con la llegada de la mitad de década, dos prometedores pilotos de la marca saltaron a la palestra. El cambio de generación en KTM, tras el fallecimiento de Sainct, el cambio a coches de Roma y la cuesta final de la carrera de Meoni, Cyril Despres y Marc Coma fueron los encargados de llevar el peso de la marca en el Dakar. No era difícil no ganar con una KTM pero ambos pilotos elevaron a la categoría de leyenda su duelo.

El 'siglo KTM' del Dakar

Francés y español se fueron repartiendo las estatuillas en partes iguales. Cinco ediciones para Despres y cinco para Marc Coma, en otra época de absoluta dominación de KTM entre 2005 y 2015. Podios copados por las motos austriacas en África, con hombres como David Casteau, Alfie Cox o Isidre Esteve como segunda fila de la marca. Llegados a América, en 2009, más marcas comenzaron a interesarse por el Dakar y a preparar ambiciosos proyectos buscando el título en Sudamérica.

Despres paga el cambio

Aunque Despres y Coma siguieron repartiéndose las victorias, aparecieron las Honda, las Aprilia y volvieron las Yamaha. Eso sí, los dos primeros escalones del podio seguían siendo para las KTM. Si no se repartían entre los dos gallos, aparecían hombres de la segunda línea como Ullevalseter, Rubén Faria, Jordi Viladoms o Francisco López, tras estar en el podio con Aprilia. Precisamente el propio 'Chaleco' con Aprilia, David Fretigné o Helder Rodrigues con Yamaha fueron los grandes oponentes de la marca austriaca a la hora de completar podios completos.

Ya en 2014, Cyril Despres cambió KTM por Yamaha y quedó en evidencia el poderío de los austriacos. El francés se quedó a más de dos horas de Marc Coma, demostrando que su cambio no fue nada acertado. En aquel año, Oliver Pain con la Yamaha puso la nota de diferente tras otro doblete de KTM, con Coma y Viladoms. En 2015, el último año de Marc Coma, por primera vez desde 2001, una marca diferente accedía al segundo escalón del podio. Era Paulo Gonçalves con la Honda, que superó a Toby Price, en Buenos Aires.

El 'siglo KTM' del Dakar

Una transición eficaz

En 2016, KTM tuvo que afrontar la difícil transición tras la retirada de Marc Coma y la marcha de Cyril Despres a los coches -aunque en 2014 estuvo con Yamaha-. Parecía que los rivales se reforzaban de mejor manera: Honda fichaba a Joan Barreda, uno de los grandes candidatos a suceder a Marc Coma, además de un hombre experimentado como Paulo Gonçalves; por su parte, Yamaha tenía a otro experimentado como Helder Rodrigues.

La marca austriaca apostó por una nueva generación de pilotos, procedentes del enduro y las bajas, y que se mostraban muy rápidos en los rallys del Mundial. Además, estaba Jordi Viladoms como hombre experimentado, como 'padre deportivo' de todos ellos. Aprendieron a navegar, mejoraron en ese sentido y el fruto del trabajo llegó.

La fiabilidad de las KTM era absoluta. Con el surgimiento de Honda, ahora quedaba en duda si eran también las más rápidas. Pero en el Dakar no gana el más rápido sino el más regular. Era difícil que pilotos tan jóvenes y con tan poca experiencia mostrasen la madurez de los Coma y Despres. Pero tanto Toby Price como Sam Sunderland lo hicieron. O al menos se parecieron a sus antecesores. Calma en la primera semana, ataques cuando la navegación era importante, ahí donde se hacen las grandes diferencias. Los rivales fueron cayendo como bolos: bien por caídas o bien por la menor fiabilidad de las motos. Lo único cierto es que KTM completó la transición con éxito.

El 'siglo KTM' del Dakar

En 2016, Price se impuso con claridad, superando a otra KTM, la de Stefan Svitko, y a Pablo Quintanilla con la Husqvarna, marca 'filial' de la propia KTM. En el Dakar que acaba de finalizar, Sunderland se ha impuesto también con autoridad sobre su compañero Matthias Walkner y otra KTM, la de Gerard Farrés y el equipo HIMOINSA. Otro tripleta para sumar a la colección y eso que ahora las marcas contrarias están cada vez más fuertes. Pero la fiabilidad de KTM, no solo en temas mecánicos sino como equipo, le ha vuelto a dar la victoria.

A la cabeza de las marcas... con diferencia

Con mucha diferencia, KTM es la marca con más victorias en el Dakar. Con 16 triunfos, está muy cerca de duplicar el número de estatuillas que posee Yamaha. La marca francesa tiene nueve y no parece que vaya a ampliar su palmarés a corto plazo. BMW con seis, Honda con cinco y Cagiva con dos completan el historial del Dakar. Yendo más allá, a las 16 victorias de KTM hay que sumarle 15 segundos puestos y nueve terceros. Simplemente brutal.

Fuente de las fotos: Dakar media y KTM Racing.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS