Registro gratuito

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado
Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

GRAN PREMIO DE ARGENTINA 2017

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

La categoría reina se marcha de Argentina con un sabor amargo, en el que el Mundial sigue su transcurso habitual.

ALEJANDRO DELGADO - 12 APRIL 2017 16:46

A ritmo de tango el mundial de MotoGP llegaba a Argentina. Con unos pasos firmes, a la vez que melancólicos, en los que cualquier tiempo pasado era mejor, pero con una letra de prosperidad y grandes novedades que le depararía el futuro. La magia de Termas de Río Hondo invadió a los pilotos.

Mientras que la ciudad se preparaba para su día grande, los equipos entonaban su particular "no llores por mi Argentina". Llegaba la primera prueba de fuego del calendario, en la que deberían de comprobar que los errores o problemas que sufrieron en la disputa del Gran Premio de Qatar tan solo se trataban de un mero espejismo.

Sin embargo, Termas de Rio Hondo les tenía preparado un buen chaparrón tanto físico como mental a varios pilotos y equipos, pero por contrapartida, les esperaba a unos pocos privilegiados un inmenso arco íris a aquellos que han conseguido ser pacientes y esperar a que llegue el momento de poder brillar con luz propia en un mundo en el que la templanza e inseguridad están a la orden del día.

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

Si alguna cosa ha dejado claro Argentina ha sido sin duda que la paciencia, saber trabajar en equipo y sobre todo, no perder la calma en ningún momento, es fundamental para ser recompensados; pese a que muchos consideren que todo ello es debido a llegar y besar el santo, el esfuerzo y sacrificio que hay detrás son debidos a un movimiento llamado pasión.

Maverick Viñales ha vuelto a confirmar que tiene todas las cualidades de los cuatro magníficos, en la que la finura pilotando, agresividad en los adelantamientos, analizar la situación en cada instante al dedillo y rodar en cronos competitivos de forma continuada sin cometer ningún error, le hacen ser un piloto único y sin duda, el gran acierto de Yamaha.

El de Roses dominó de principio a fin un Gran Premio que llegó a tener unos puntos en el que la mezcla de telenovela y psicosis dominaron el ambiente. El temor a la lluvia tras un inicio de mundial en el que no se pudo rodar en dichas condiciones y a unos compuestos que no hicieron más que complicar la elección de cara a la carrera, no hizo más que el expiloto de Suzuki se creciera.

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

Viñales domina con mano de hierro un mundial que en un principio iba a ser el más ajustado de la historia. Los errores tan solo los comete en los entrenamientos, ese instante que es el idóneo para encontrar el límite de la montura y de la pista. Por ello, el español ha sabido mantener la calma y no verse superado por la situación, cosa que le ha servido para ir primero en la general, y ser el principal piloto a batir.

Por su parte, Valentino Rossi sigue en su línea de ir de menos a más. El italiano nos tiene acostumbrados a tener un papel "secundario" en las jornadas anteriores a la carrera, en la que no acaba de encontrarse cómodo y finalmente el día de la carrera aparece con sus mejores galas y su particular pilotaje, en el que va siempre al límite.

En Argentina no podía ser menos. Allá donde vaya levanta pasiones, y en el país del tango no podía ser menos. El italiano mantuvo la calma desde el primer instante, pese a que se le veía justificar demasiado en los entrenamientos libres. Durante la carrera, vio que el asfalto no estaba en sus mejores condiciones, puesto que pilotos que es complicado verles por los suelos besaban el asfalto y grava. 'Il dottore' consideró que era mejor mantener la posición y no arriesgar más de la cuenta, aunque hace falta destacar que el ritmo que impartía en esos instantes Viñales era realmente complicado alcanzar.

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

En la otra cara de la moneda nos encontramos un amplio grupo de pilotos que vieron como las ansias de conseguir el mayor número de puntos posibles, les jugaron una mala pasada. No queda lugar a dudas que Rio Hondo les esperaba con varios invitados inesperados, entre ellos, la falta de adherencia en varios instantes del Gran Premio, puesto que los equipos no encontraban las diferencias entre los compuestos que llevaba Michelin.

Marc Márquez sumó su primer cero de la temporada, en un fin de semana que prometía ser el primer duelo Marc VS Maverick. El de Cervera consiguió encontrar la forma idónea de sacar el mayor partido posible a la HRC, pero se encontró con su peor aliado: Un motor que no da tracción a la parte delantera y ante todo, problemas de entrega de potencia y adherencia, cosa que en el cuarto circuito más rápido del mundial es para hacérselo mirar.

Pero por desgracia no era un caso aislado el del 93. Dani Pedrosa que acostumbra a ser uno de los pilotos que menos caídas sufre en carrera también besó el suelo, haciendo que saltarán todas las alarmas del equipo de la a la dorada. Los problemas en Honda van en aumento mientras que la búsqueda de soluciones no da sus frutos. El motor Big Bang no solo condiciona el pilotaje, sino que también empieza a peligrar las partes de la montura que funcionan. Es de todos sabido que la Honda es una de las monturas más agresivas en parrilla, cosa que condiciona seriamente la vida útil de los neumáticos, viendo relegada la gestión de estos a la "poderosa" electrónica.

Por su parte, Jorge Lorenzo no levanta cabeza. Si el debut con la Ducati fue realmente inesperado el resultado, en Argentina sería realmente más breve. El balear se despedía de un fin de semana para olvidar, en el que pese intentar hacer lectura positiva, el libro por ahora es más que negativo y parece ser que seguirá así. Aunque bien es cierto que esta es su primera temporada con los de Borgo Panigale y está en plena adaptación.

Argentina se despide de MotoGP con un tango encriptado

Aunque si tuviéramos que hablar de un equipo que tuvo un fin de semana complicado sin duda es el de Suzuki, que no encontraron la forma idónea de sacar el máximo partido a la GSX-RR con un Alex Rins lesionado del astrágalo y un Andrea Iannone que fue sancionado por saltarse la salida, cosa que hizo que, pese tener uno de los chasis más dóciles de la parrilla con un paso por curva realmente bueno, se viera relegado a acabar fuera de los puntos y Rins se acabó retirando.

Por otro lado, hay que señalar que Aprilia tuvo también un complicado fin de semana, en el que Sam Lowes tuvo que retirarse por un serio problema con la caja de cambios, y Aleix Espargaró, se fue al suelo al intentar evitar la colisión con Danilo Petrucci, pero al cambiar la trayectoria cometió un error y se fue al suelo, llevándose por delante a Andrea Dovizioso.

Por último hay que señalar la gesta que logró el equipo Red Bull KTM Factory Team, en la que a base de templanza y seguridad lograron sumar los primeros puntos en el mundial, cosa que hizo que los austriacos tuvieran un factor extra que les ayuda a motivar a seguir batallando por su objetivo a largo plazo: batallar por el título de MotoGP.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33