Registro gratuito

Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt
Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt

SALÓN DE FRANKFURT 2015

Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt

El Alfa que representa la nueva era de la marca se potencia con un V6 desarrollado en conjunto con Ferrari.

PABLO GARCíA - 15 SEPTIEMBRE 2015 16:49

Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt

La nueva Alfa Romeo va en serio. Cuando nos enteramos de la intención de la marca de volver a ser considerada Premium, adoptando la tracción trasera y elevando el nivel prestacional de sus modelos, no imaginábamos que en un año la gama Alfa Romeo pudiera evolucionar tanto. Y es en el Alfa Giulia donde encontramos el máximo exponente de esa mutación progresiva hacia la excelencia.

Un modelo diseñado para emocionar

El modelo que nos ocupa representa el tope de gama en el Giulia. Alfa Romeo denomina Quadrifoglio a sus creaciones más prestacionales que son adornadas con un trébol de cuatro puntas. Un amuleto de la suerte que en la carrocería de Alfa es símbolo de alto rendimiento.

Poco hay que decir del diseño exterior. No se puede o se quiere ser objetivo cuando el mejor diseño italiano se pone al servicio de la deportividad en un modelo del Biscione. Sus proporciones perfectas que irradian músculo, el trilóbulo delantero característico de Alfa, el lateral surcado por un nervio prominente y unas ópticas realmente atractivas hacen del Giulia el paso necesario en la apuesta de Alfa Romeo por la exclusividad.

Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt

La versión Quadrifoglio no añade ningún elemento superfluo que pueda desvirtuar el diseño original y se limita a remarcar el carácter deportivo de la propuesta con un pequeño spoiler, elementos aerodinámicos de carbono y llantas de 19 pulgadas.

En busca del placer de conducción

Es en el interior donde el Giulia Quadrifoglio se desmarca. El V6 que anima a esta bestia tiene algo particular. Es el resultado del desarrollo conjunto entre Alfa y Ferrari y de esta sinergia familiar brotan 510 CV puramente italianos. El resultado es contundente. 0 a 100 en 3´9 segundos y 307 km/h de velocidad punta. Para domar a la fiera se ha recurrido a los frenos de carbono que detienen el Alfa en 32 metros de 100 a 0 KM/h. Todo este despliegue tecnológico se refleja en la prueba de rendimiento por antonomasia. El Quadrifoglio consigue dar una vuelta al "infierno verde" en 7:39. Nueve segundo más rápido que el M4.

Si el motor muestra músculo, la maniobrabilidad tenía que estar a la altura. Aquí Alfa se ha inspirado en su rival más directo y único. La alemana BMW lleva años promulgando las bondades de conducir un vehículo de tracción trasera con reparto de pesos 50-50 y en Alfa, después de intentos fallidos como el Brera, han dado con la tecla. El Giulia Quadrifoglio se jacta de ser un 50-50 de propulsión al que se le ha acoplado un cambio de marchas manual de seis velocidades con el único propósito de no perder la esencia de la conducción más pura.

Alfa Giulia Quadrifoglio. Emoción italiana en Frankfurt

En el remoto caso de que el Quadrifoglio te parezca insuficiente. Alfa va a poner a disposición de los clientes una versión aún más ligera y potenciada, el Quadrifoglio Perfomance Edition. En este caso los frenos pasan a ser cerámicos y se hace una masiva utilización del carbono en la carrocería para bajar peso.

El precio es un aspecto relativo en el Quadrifoglio y representa esa ambición premium de Alfa Romeo. Ya que 87000 euros podría parecer caro pero no lo es en absoluto si lo comparamos con su rival más directo, el BMW M4, cuyo precio ronda los 91.000 euros.

Era el paso necesario. Alfa Romeo vuelve al nicho del que no debió salir. Sus espectaculares diseños se equilibran con la baza prestacional. Por fin Alfa vuelve a emocionarnos.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS