Registro gratuito

Análisis del llamativo Citroën C4 Cactus BlueHDI 100 Stop&Start
Análisis del llamativo Citroën C4 Cactus BlueHDI 100 Stop&Start

PRUEBA A FONDO

Análisis del llamativo Citroën C4 Cactus BlueHDI 100 Stop&Start

Concluimos el análisis del curioso Citroën C4 Cactus, en su única versión diésel disponible, el BlueHDI 100 Stop&Start.

SERGIO J. CABRERA - 08 FEBRERO 2016 19:01

Como ya vimos extensamente en el anterior artículo, el Citroën C4 Cactus no puede ser clasificado como un compacto más, ya que si bien por tamaño se encuentra entre el segmento B y C, su base técnica deriva de la plataforma del C3, por lo que sus rivales directos serían el Renault Captur y el Peugeot 2008. Modelos que como el C4 Cactus, son unos recién llegados al mercado. Ofreciendo una alternativa diferente a la oferta tradicional de los segmentos mencionados, y en el caso del C4 Cactus una opción que también difiere de los nuevos crossovers.

Su gama está compuesta por dos motores de gasolina, de 82 y 110 CV, y un bloque diésel de 99 CV, este último el que montaba la unidad probada y que reemplaza al motor HDI de 82 caballos que estaba disponible durante el primer año de comercialización del modelo. Todas las mecánicas, según versiones, disponen de sistema Start&Stop, lo que ayuda enormemente a aquilatar el consumo medio homologado del modelo, que es considerablemente bajo.

En el caso de nuestra unidad, se correspondía con la versión BlueHDI S&S 100 Live, la versión más económica disponible con el motor de gasóleo. Aunque en el C4 Cactus no vamos a encontrar versiones muy dispares tanto por equipamiento como por mecánica, ya que las diferencias entre ambas se circunscriben al equipamiento y el rendimiento mecánico disponible, que no difiere mucho entre las distintas versiones.

El C4 Cactus ofrece a su propietario en primer lugar un conjunto estético que sobresale del resto, al menos en términos de originalidad. Como muchos grandes automóviles, es muy polarizante, te puede gustar mucho o directamente odiarlo. Lo que sí es seguro, es que el Cactus no ha pasado desapercibido desde su lanzamiento. La oferta de personalización del C4 Cactus permite no solo escoger entre distintos tonos de carrocería, además, los Airbumps que circundan la carrocería también están disponibles en varios tonos, por lo que es posible realizar una combinación entre ambos tonos.

En cuanto a su interior, llama la atención por lo minimalista del diseño. Salvo los mandos del aire acondicionado, que se encuentran bajo la pantalla que preside la consola central, todas las funciones se acceden desde esa misma pantalla. Lo que despeja el habitáculo sobremanera, que está dotado de formas redondeadas, combinando plásticos de distintas texturas, generalmente de tacto duro, pero también en acabado liso brillante.

Análisis del llamativo Citroën C4 Cactus BlueHDI 100 Stop&Start

Uno de los mejores ejemplos son las toberas de aireación, que presentan unas modernas formas y sobre todo, una distribución racionalizada, dispuestas tan solo en el centro y a la izquierda del conductor, por lo que no encontramos salida alguna en el habitual emplazamiento a la derecha. En su defecto en las salidas centrales encontramos dos, una de ellas sobredimensionada que sustituye a la que tradicionalmente era exclusiva del copiloto.

Con esto no solo tenemos un diseño de salpicadero más limpio, además mejoramos el coste de fabricación, ya que además de no disponer de la tercera tobera de salida, la firma se ahorra las correspondientes canalizaciones hasta la misma.

Otro de los detalles que sorprenden son los anchos asientos, un detalle típico de los modelos galos, pero que llama poderosamente la atención en un vehículo de este tamaño. Tanto los delanteros como la banqueta trasera muestra una dureza correcta, en la media de lo que podemos esperar de un vehículo del segmento.

Dispositivos

A pesar de ser una unidad de las más básicas, este C4 Cactus disponía de elementos de confort y tecnología bastante llamativos. Como los testigos luminosos que nos indican que pasajeros no llevan abrochado el cinturón de seguridad, situado sobre el espejo central, bajo las luces de cortesía.

La pantalla multifunción, de gran tamaño, es muy legible y no se ve demasiado afectada por los reflejos. Asignatura pendiente de muchas firmas automovilísticas y que Citroën ha sabido solventar bien en este crossover. Esta pantalla dispone de acceso a las distintas funciones multimedia, como el sistema de navegación en las versiones que los montan, el sistema de audio, climatización y las funciones del ordenador de a bordo. Siempre mostrando la información de manera muy legible y con unos sonidos de aviso muy modernos, más propios de un Smartphone.

Análisis del llamativo Citroën C4 Cactus BlueHDI 100 Stop&Start

Algo que nos llamó poderosamente la atención de estas funcionalidades eran los distintos avisos que nos mostraba de vez en cuando la pantalla. Como cuando intentas engranar una marcha sin apretar el embrague, un gesto un poco tonto, pero que cuando comienzas a habituarte al sistema Start&Stop realizas de manera involuntaria. En esos momentos suena un pitido y aparece un mensaje en la pantalla recordándote que presiones el pedal de embrague.

Conclusión

El C4 Cactus sorprende por tres motivos, un diseño que si bien puede gustar o no, sí que es decididamente diferente, un planteamiento técnico que realmente se percibe desde el propio habitáculo, que también recibe grandes dosis de originalidad, y un uso muy económico, gracias a una gama de motores que si bien no es muy amplia, dispone de una oferta motriz lo suficientemente variada para los diversos usos que puedan disponer sus clientes. Mecánicas con mucha tecnología y cifras de consumo realmente aquilatadas

Es un modelo eminentemente urbano, no dispone de tracción total ni tan siquiera en opción, pero que a pesar de un tamaño superior al de los utilitarios permite una comodidad de uso en ciudad elevada, a lo que contribuye su modularidad interior. En carretera se siente muy cómodo y ágil, sobre todo porque su bajo peso incide positivamente en las suspensiones y equipo de frenos, cuyo rendimiento están por encima de los requerimientos de un vehículo del segmento.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS