Registro gratuito

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche
El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

HISTORIA

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Conoce la historia del único modelo que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y que hoy se exhibe en el Museo de prototipos de Hamburgo, Alemania.

CHRISTIAN TIXCE - 08 ABRIL 2019 00:05

El Volkswagen escarabajo es un coche ampliamente conocido en la historia del mundo automotriz, incluso en nuestros días no hay un sitio en el mundo donde no se vea un ejemplar. Y es que el escarabajo, que por cierto, es el nombre de un insecto y del cual es el más conocido cuando nos referimos a este auto es comparable a otro rastrero: la cucaracha, ya que por más que nos empeñemos por destruirlas, siempre siguen apareciendo y reproduciéndose. De hecho, según los científicos, este insecto es capaz de sobrevivir hasta una guerra nuclear. Pues bien, pudiera decirse en término simbólico que el escarabajo, Beetle o Vocho como se le conoce en diversas partes del mundo ha tenido un destino muy similar. Prueba de esto es la historia del único escarabajo que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial, aunque no intacto, el VW 39, un auténtico Porsche.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Fueron 14 prototipos

El profesor Ferdinand Porsche fue el creador y constructor del primer automóvil del pueblo, el Volkswagen escarabajo. Junto a su hijo Ferry Porsche diseñaron una versión más rápida del Beetle. Es de destacar que el Beetle ha sido uno de los autos más vendidos del mundo, registrando ventas que superan las 21.5 millones de unidades desde 1930 hasta principios del año 2.000. La idea inicial que existiera un coche económico y fácil de fabricar fue de Adolf Hitler y le encargó este trabajo al ingeniero Ferdinand Porsche. Ahora bien, la producción en masa tuvo lugar después de la Segunda Guerra Mundial. No obstante, antes de que la misma comenzara, el ingeniero Porsche construyó algunos prototipos cuya meta era una preproducción de 50 unidades, de las que solo 14 fueron ensambladas.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

La fábrica donde se producirían los escarabajos se encontraba en Stuttgart, y fue en el año 1937 cuando es fundada de manera oficial, pero su construcción comenzó en 1938. A pesar de no contar con una infraestructura adecuada como para producir docenas de modelos a la vez en serie, esto no impidió que el profesor Porsche junto a su hijo realizará algunos prototipos. En total la meta era la construcción de 50 unidades pero solo el tiempo les alcanzó para producir 14, cada una con un motor diferente. Estos coches fueron enviados a periodistas o periódicos durante la segunda mitad de 1938 y a principios de 1939, las mismas participaron en diversos certámenes, anuncios, ferias y exhibiciones de automóviles, con lo que fueron agarrando fama, pero al final todos, a excepción de uno se perdieron durante la Segunda Guerra Mundial.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Solo uno de los prototipos sobrevivió

El VW 39 fue el único prototipo que perduró con el tiempo, este Beetle llevaba en su chasis el número 1-0003, pero lo que lo hizo especial no solo fue porque el mismo lo diseñó el propio Porsche, sino porque también el mismo incorporaba un motor de alta velocidad que fue implementado como prueba y era usado por el propio Ferdinand y su hijo en su traslado diario a la fábrica. Puede que este detalle haya sido crucial para que este modelo sobreviviera a la guerra, lo cierto es que el VW 39 se movilizaba gracias a un propulsor Tipo 64, un motor de auto de carreras Porsche T64 de 1.0 litros que ofrecía 32 CV de potencia, en lugar de los 23.5 CV habituales. Esto, junto a su peso reportado de 695 kg le permitía al VW 39 alcanzar una velocidad máxima de 145 km/h, era un coche verdaderamente veloz.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Durante la guerra desaparecieron los hermanos del VW 39, mientras que el que le pertenecía a Ferdinand Porsche fue conseguido después en una catástrofe de posguerra y fue vendido a un coleccionista en 1948 quién lo pintó en color gris. Estando en poder de la familia Raffai quienes lo habían restaurado fue quemado por completo en un incendio que se desató en su garaje de exhibición. Algo que hacía que este modelo fuese especial, diferente y digno de una pieza de colección era que el mismo incluía las bocinas de los paragolpes en forma cóncava, su capó estaba de forma arqueada del extremo superior, mientras que la puerta del motor disponía de un pliegue vertical hacia abajo. Otro detalle lo constituía la calefacción, que para el VW 39 presentaba conductos que permitían que parte del aire caliente del motor llegara hasta el parabrisas.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Para 2015 el Volkswagen más antiguo del mundo fue adquirido por Thomas König y Oliver Schmidt, los fundadores del Museo de prototipos de Hamburgo. El VW 39 se hallaba en un estado deplorable después del incendio, así que fue sometido a una minuciosa restauración con la colaboración de los mejores expertos, un proceso que duró unos tres años. Hoy por fin el coche ha regresado a su estado original en las que muchas partes tuvieron que ser construidas a mano. De hecho, hasta cuenta con el acabado negro, Nitro Black, con el que abandonó el primer día su sitio de producción al salir de la fábrica. Tan invaluable pieza de la historia automotriz podrá ser vista y admirada por el público en el Museo de prototipos de Hamburgo, Alemania.

El escarabajo VW 39, un auténtico Porsche

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS