Registro gratuito

El Gobierno vasco no quiere arriesgarse con Epsilon Euskadi
El Gobierno vasco no quiere arriesgarse con Epsilon Euskadi

EXIGE PLAN DE VIABILIDAD

El Gobierno vasco no quiere arriesgarse con Epsilon Euskadi

Villadelprat pide un margen de confianza para este año mientras busca un inversor que garantice el futuro

Epsilon Euskadi parece no encontrar solución a los graves problemas económicos que está afrontando, que suma un total de 29 millones de euros entre pérdidas y créditos a devolver. Después de presentar el 8 de marzo un procedimiento preconcursal, el máximo responsable de la compañía, Joan Villadelprat, se reunió con el Gobierno vasco y las cajas Vital y Kutxa para estudiar en profundidad la delicada situación que atraviesa la empresa estrella del Parque Tecnológico de Miñano.

La gran apuesta del anterior Gabinete Ibarretxe y del PNV registró en 2010 unos fondos negativos de 1,4 millones de euros, sumando así un total de pérdidas de casi 8 millones en los últimos tres ejercicios. La firma tiene la intención de que el Gobierno vasco, Vital y Kutxa le concedan una moratoria de un año en los pagos que tiene contraídos con ellos (18,6 millones); además de pedir otro préstamo por el importe de un millón de euros.

El Gobierno vasco no quiere arriesgarse con Epsilon Euskadi

Sin embargo, no se alcanzó ningún acuerdo. El Gobierno pidió a Epsilon una auditoría y un plan de viabilidad. El asunto se trasladará el jueves 24 al consejo del parque de Miñano.

El Departamento vasco de Industria no quiere correr riesgos y se muestran desconfiados respecto a la situación de la firma de Villadelprat, dado que la empresa no comunicó los problemas que estaban afrontando, por lo que han acrecentado sus dudas sobre la verdadera situación.

En la busca de un inversor

Con ese dinero, más los dos millones que PNV obtuvo en la última negociación presupuestaria del Estado y la subvención anual de la Diputación de Álava, Epsilon evitaría la quiebra durante este año.

Sin embargo, a pesar de esa inyección de un millón de euros y la moratoria en el pago de los créditos parezcan la única salvación a corto plazo, las cajas no están dispuestas a asumir nuevos riesgos con la empresa automovilística, que desde hace años lucha, sin éxito, por lograr una superlicencia que le permita ingresar en el circo de la Fórmula 1.

Villadelprat pide un margen de confianza, debido a que está llevando a cabo diversas negociaciones para lograr captar un inversor entre los contactos que mantiene en los emiratos árabes, que capitalice la empresa con 50 millones de euros y garantice el futuro de la firma.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS