Registro gratuito

Jeep, un legado que sigue vigente
Jeep, un legado que sigue vigente

CLAVE EN LA HISTORIA MUNDIAL

Jeep, un legado que sigue vigente

Importante en la historia de los Estados Unidos, marcado el antes y el después de la guerra.

RENATO GONCALVES - 09 FEBRERO 2017 06:46

La historia de Jeep comienza oficialmente en 1941 cuando Ford y Willys-Overland comenzaron a fabricar vehículos Jeep en sus fábricas de Ohio, Estados Unidos. Pero fue en 1938 cuando se planeó cómo iba a ser el Jeep. En 1940 el Ejército de los Estados Unidos pidió a los fabricantes de vehículos estadounidenses que presentaran ofertas para un vehículo pequeño, con tracción en las cuatro ruedas que pudiera servir para diferentes tareas y misiones, con sobresalientes capacidades de desempeño, estabilidad, autonomía, confiabilidad y mantenimiento. Esta solicitud se hizo más urgente cuando las fuerzas del Ejercito comenzaron a obtener victorias en Europa y África del Norte, por lo cual el ejército norteamericano aceptaría sólo propuestas que pudieran cumplirse en un lapso de 49 días.

Las especificaciones originales del gobierno norteamericano fueron las siguientes: peso máximo de 1310 libras (594,20 kg), tracción en las cuatro ruedas, una distancia entre ejes inferior a 2032 milímetros, y una distancia entre ruedas menor que 1193 milímetros; la distancia mínima al suelo debía ser de 158 y debería ser lo suficientemente capaz como para transportar 605 lb (274,42 kg) de peso y sin recalentar el motor al marchar a bajas velocidades. Las dos compañías que cumplieron la solicitud fueron la American Bantam Car Company y Willys-Overland.

Jeep, un legado que sigue vigente

Comienza el diseño

Bantam encargó al ingeniero Karl Probst el diseño del nuevo vehículo que se convertiría luego en el mítico Jeep. Probst comenzó a trabajar el 17 de julio de 1940 y completó los planos originales en apenas dos días. Bantam entregó al ejército el sobre con los diseños del vehículo el 22 de julio; curiosamente Bantam afirmaba que el vehículo cumplía con las especificaciones requeridas aunque en realidad excedía el peso límite.

Bantam terminó su primer prototipo hecho a mano el 21 de septiembre de 1940, cumpliendo con el plazo de 49 días. El ejército sometió al vehículo a varias pruebas en trayectos que totalizaron más de 5500 km, de los cuales apenas 400 eran asfaltados. Concluyeron que el vehículo mostraba una gran potencia y cumplía con los requerimientos del Ejército de los Estados Unidos.

Delmar "Barney" Roos, propietario de Willys-Overland, añadió un comentario positivo a la rechazada oferta de Willys diciendo "es imposible que ningún vehículo sea fuerte con un peso de 1300 libras". Explicó esto al mayor H.J. Lawes, el oficial encargado de las compras y contratos del campamento Holabird y sugirió que Willys-Overland construyera su propio modelo piloto para probarlo. También ayudó que el ejército dejó a Ford y Willys "inspeccionar" el modelo de Bantam, mejorando las dos marcas, y acabaron pareciendo, sospechosamente, al prototipo de Bantam.

Se introducen mejoras

Debido a las limitaciones técnicas y financieras de Bantam, el Ejército entregó a Willys-Overland y a la compañía Ford los planos originales de Bantam, con el fin de que presentaran sus propios prototipos. Willys presentó el "Quad", y Ford presentó el "Pygmy", incorporando modificaciones al diseño original de Bantam cuyo peso finalmente fue de 2030 libras (1044,09 kg). El Willys Quad excedía demasiado el peso inicial especificado debido a que llevaba un mejor motor que luego se conocería como el célebre Go Devil. Esto resultó ventajoso para Willys ya que el límite de peso permitido fue incrementado a 2160 lb (979,75 kg), con lo cual el Quad fue el único prototipo en complacer enteramente los requerimientos del ejército: sus aplastantes 105 lb/pie de par motor excedían el par motor solicitado y era muy superior a las 83 lb/pie de par motor ofrecidas por Bantam y las 85 lb/pie de par motor del prototipo de Ford.

Jeep, un legado que sigue vigente

Teniendo los prototipos de las tres empresas, el ejército hizo un pedido de 4500 vehículos, 1500 a cada una de ellas, para probarlos en el terreno. El equipo de Roos comenzó a trabajar para aligerar el Quad. Lo desmontó por completo y analizó cada una de las piezas para ver si existía la posibilidad de utilizar un material más ligero en alguna de ellas. Cuando acabaron, el Jeep sólo sobrepasaba en 7 onzas el peso requerido.

La entrega de los 4500 vehículos comenzó en junio de 1941 y el ejército decidió que había que elegir un diseño igual para todos. Finalmente se eligió el diseño de Willys (motor Go-devil con soluciones mecánicas Bantam) con algunas modificaciones que incorporaban características de Ford y de Bantam. En julio de 1941, Willys obtuvo un contrato para 16 000 vehículos. Ese mismo año, el Cuerpo de Intendencia del ejército ordenó a Willys-Overland que pasara sus diseños a Ford para aumentar la producción.

Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, Willys-Overland y Ford fabricaron 600 000 Jeeps, Willys produjo más de 368.000 y la pequeña Bantam sólo 2675, la mayoría de los cuales se cedieron a Gran Bretaña y a la Unión Soviética a consecuencia de la Ley de Préstamo y Arriendo (la producción de Bantam cesó justo antes del ataque japonés a Pearl Harbor).

Cuando se creó el primer Jeep no existía lo que hoy se conoce como segmento 4x4 en el ámbito de los utilitarios. Los principales clientes del Jeep fueron las Fuerzas Aliadas que trataban de imponer la paz en un mundo destrozado por las batallas de la Segunda Guerra Mundial. Se concibió como el sustituto de la motocicleta utilizada para llevar mensajes entre las diferentes unidades del ejército estadounidense, no obstante, sólo unos pocos de los primeros vehículos Jeep fabricados hasta 1945 se quedaron en Estados Unidos. En lugar de eso, cientos de miles de estos vehículos se enviaron a Europa, África y al Pacífico.

Nace para otras actividades

A finales de la guerra, Willys-Overland empezó a considerar fabricar el Jeep para tareas agrícolas. El resultado fue el primer Jeep Universal en 1945, dando paso a lo que la compañía llamaría Agrijeep creando las variantes conocidas con la sigla CJ: Civilian Jeep. El primer CJ fue el CJ-2A, la versión civil del exitoso modelo militar Willys M38, modificado con lujos como portón de carga, limpiaparabrisas, tanque de gasolina externo, gancho trasero para acoplar herramientas agrícolas, una caja de velocidades mejorada y otras reformas. Este Jeep incorporó la famosa rejilla frontal de 7 aberturas que Jeep mantiene como lenguaje de su marca, al igual que sus faros redondos, los guarda barros trapezoidales, y un excepcional desempeño en terrenos difíciles.

Jeep, un legado que sigue vigente

Los modelos CJ-2A producidos desde 1945 hasta 1949, dieron paso al CJ-3A, que usaba el mismo motor Go Devil de su predecesor (4 cilindros en línea, 2195cc de desplazamiento, 60 hp de potencia, y 105 libras/pie de par motor) por lo que ambos modelos se clasifican como de "tapa baja". Las diferencias radicaban en reformas estéticas, incluyendo un parabrisas sin división y con uno o dos limpiaparabrisas en la parte inferior; fueron aumentados los diámetros de los ejes para una mayor capacidad de transmisión de fuerza, así como mayor capacidad para trabajos agrícolas y accesorios adicionales para tal fin; una versión de tractor fue ofrecida al público y la producción del modelo CJ-3A se prolongó hasta 1953 con la aparición del CJ-3B. Estuvieron disponibles como versiones utilitarias entre 1959 y 1964, como DJ-3A Surrey Gala (versión de carpa vacacional con la intención de ser vendido a sitios de descanso y resorts), Hardtop (versión cabinada que contaba con tracción solo en dos ruedas y ofrecía la palanca de cambios al lado del timón y una distancia entre ejes más larga) y Dispatcher (una versión corta del Hardtop).

Jeep, un legado que sigue vigente

El CJ-3B fue el primer modelo de "tapa alta", ya que la tapa del motor tuvo que sufrir una modificación para poder alojar el nuevo motor Hurricane (4 cilindros en línea, 2195 cc de desplazamiento, 71 hp de potencia, y 114 libras/pie de par motor), que esencialmente era el mismo Go Devil pero cambiaba la distribución en L de las válvulas, por una distribución en F, haciendo que la válvula de admisión quedara más afuera del bloque del motor, permitiendo que fuera más larga que la válvula de escape, lo que resultaba en una mayor entrega de potencia en relación al diseño básico del motor usando su misma cilindrada y arquitectura. También incorporaba una caja de transferencia de 4X4 mucho más silenciosa. Por esta razón la parrilla frontal es mucho más alta, y su producción se mantuvo hasta 1968. Es el Jeep más numerosamente producido en el mundo, ya que varias compañías lo han reproducido bajo licencia aún hasta el presente.

En 1954 aparece el Jeep CJ-5, una versión completamente diferente al CJ-3B, cuyo diseño se basó en el M38A1 desarrollado en 1952 para la Guerra de Corea. Incorporaba guardabarross delanteros mucho más grandes y envolventes, y es el Jeep producido durante más tiempo, llegando a las 600.000 unidades en todo el mundo en una producción continua de 30 años. En 1965 dio el primer paso significativo al ofrecerse con un motor en V-6 de 155 hp (117kW) conocido como Dauntless, y en 1970 aparece su primera versión Renegade, renovada en 1971 como Renegade II; otras versiones fueron Tuxedo Park, Camper, 462, Super Jeep y Golden Eagle. Este Jeep por lo tanto es uno de los vehículos todo terreno más populares del siglo XX. Una versión poco popular fue el CJ-6, un CJ-5 con mayor distancia entre ejes que permitía un mayor espacio interior y que en algún momento también llegó a ser ofrecido con el nombre de Toxedo Park.

El CJ-4

Mucho se ha especulado sobre la existencia de un CJ-4, el modelo perdido intermedio entre el CJ-3B y los primeros modelos de CJ-5. En efecto fue un vehículo experimental y al parecer el primero en llevar el motor Hurricane. Su aspecto es realmente intermedio entre el CJ-3B con guardabarros rectos y estrechos, junto con el frente redondeado que incorporó el CJ-5, por lo cual su diseño frontal es completamente único y diferente. Mecánicamente era muy similar al M38A1 y especialmente al CJ-3B; por mucho tiempo se mantuvo como un misterio sin resolver ya que nadie podía atestiguar que realmente hubiera existido este "Jeep intermedio" y las únicas pruebas de la época lo mostraban en dos fotografías como el vehículo Willys Experimental X-151.

Jeep, un legado que sigue vigente

Finalmente en 1997 apareció a la luz pública el único CJ-4 que existe actualmente. El vehículo experimental fue adquirido por el Ingeniero en Jefe de la sección de Chasis de Willys, Miguel Odorica, a mediados de la década de los cincuentas. Él lo usó en su granja por mucho tiempo y cuando murió en 1977 el Jeep pasó a manos de John Milam quien lo guardó por varios años. Actualmente se encuentra en una detallada restauración por un coleccionista de Jeep.

Luego del CJ-5, salió el último CJ que fue el CJ-7 que apareció en 1976. Su extraordinaria introducción al mercado hizo que la compañía AMC (dueña por entonces de Jeep) enfocara todos sus esfuerzos de producción en éste vehículo y su versión Pick-up de chasis largo, el CJ-8 Scrambler, por lo que el CJ-5 empezó su camino hacia el retiro en 1982. Incorporaba un tablero completamente nuevo y por primera vez con acabados en plástico, dando pasos hacia tendencias más modernas; otras reformas estéticas incluían ángulos más pronunciados en sus puertas que las curvas acostumbradas en las puertas del CJ-5, así como un techo rígido moldeado de fábrica, removible de la carrocería, y puertas de acero.

Estuvo disponible con tracción integral en las cuatro ruedas Quadra-Trac (opcionalmente) que no necesariamente fue una opción caracterizada por su fuerza, pero estaba disponible su caja de transferencia 4X4 tradicional, y con diversos motores incluyendo un V8. La versión CJ-8 no estaba disponible con Quadra-Trac y tenía la caja de transferencia tradicional con ganchos de accionamiento manual, y al igual que el CJ-7, estuvo disponible con dos cajas mecánicas de 4 o 5 marchas, y una automática opcional de 3 marchas.

Jeep, un legado que sigue vigente

El modelo CJ-7 se introdujo al mercado en 1976, más de 379,299 fueron fabricados durante sus 11 años de producción. El Jeep CJ-7 poseía una base de llantas 10 pulgadas más larga que la del CJ-5 y carecía de la curva característica del CJ-5 en las puertas. A diferencia del CJ-5 el CJ-7 poseía un chasis conformado por dos rieles paralelos longitudinales de sección C. La porción trasera del chasís del CJ-7 es más ancha con tal de acomodar los resortes y amortiguadores más cercanos al exterior de la carrocería del vehículo y con ello mejorar su manejo y estabilidad. El CJ-7 introducía la opción de un nuevo sistema de transmisión automática con tracción en las cuatro ruedas llamado Quadra-Trac al igual que una caja de transferencia manual de dos velocidades y transmisión automática. Otras opciones incluían un toldo duro y puertas metálicas. Los CJ-7 se comercializaron también con versiones Renegade y Laredo, distinguibles por sus diferentes calcomanías de carrocería. El modelo Laredo poseía asientos de cubo en piel altos, flecha de dirección ajustable y un paquete de accesorios cromados elaborado que incluía defensas, parrilla de radiador, espejos y rines de llanta.

Actualidad

Actualmente los ejércitos ya no usan el Jeep, modelos como el Humvee lo han reemplazado. Los vehículos actuales, el Wrangler y Wrangler Unlimited, Liberty (KK), Compass (MK), Commander, Grand Cherokee (WK) y Patriot (MK), son descendientes directos de los primeros modelos de Jeep. Sin embargo, ahora tienen unos niveles de potencia, estilo y disfrute en la conducción impensables para aquellos que hicieron el primer Jeep en 1941.

Jeep, un legado que sigue vigente

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS