Registro gratuito

La historia del radio reproductor de música automotriz
La historia del radio reproductor de música automotriz

UN COMPONENTE IMPORTANTE

La historia del radio reproductor de música automotriz

Un accesorio que nos mantiene despiertos y nos ayuda a concentrarnos más cuando conducimos nuestro coche.

CHRISTIAN TIXCE - 09 NOVIEMBRE 2016 05:00

Hoy día valoramos la buena calidad de sonido en nuestros vehículos, de hecho, cuando viajamos en ellos en ellos, no sentimos la sensación de estar solos si estamos acompañados por una buena música. Aunque la radio como tal fue un invento que nació a finales del siglo XIX, no fue sino a partir del año 1922 cuando se introduce la radio en el automóvil.

La historia del radio reproductor de música automotriz

Nace la radio en los vehículos

Para ese año George Frost desarrolla un prototipo, el cual podía ser manipulado a través de dos botones giratorios. Para su promoción y éxito a largo plazo, Frost incorporó su nuevo invento en los Ford T que para aquel entonces era considerado el auto más popular del planeta y el cual también fue el primer coche de la historia que salió de la fábrica equipado con un autoradio. Sin embargo, pasarían bastantes años antes de que el resto de los fabricantes de vehículos adoptasen incorporar masivamente un equipo de radio en sus coches.

La historia del radio reproductor de música automotriz

Para 1927, Storege Battery CO creó unas radios compactas que podían ser instaladas en casi todos los modelos de la época por ser lo suficientemente pequeñas. Su peso rondaba los 20 Kg, sin embargo, su éxito comercial no logró su objetivo. Pasaron los años y las empresas fabricantes de radio seguían sacando diferentes modelos para dar con el ideal y que fuera ampliamente aceptado por el mercado de aquel entonces. No fue sino hasta 1930 cuando se comercializó con éxito el primer receptor de radio creado por los hermanos Galvin, el Motorola 5T71 cuyo precio rondaba desde los 110 y 130 dólares, casi el mismo precio con el que se vendía un vehículo de aquel entonces.

La historia del radio reproductor de música automotriz

En 1932, Blaupunkt incorporó su primer radio a un Studebaker, es interesante que los primeros receptores de radio para vehículos utilizaban 6.3 voltios que era la energía que usaban los coches en ese momento, pero a medida que los autos fueron modernizándose e incorporando más funciones eléctricas, se aumentó el voltaje a 12 voltios, por lo que las radios se comenzaron a fabricar para funcionar con ese nuevo voltaje. La Segunda Guerra Mundial fue aquello que le dio un mayor impulso a la comunicación por ondas de radio, por lo que en 1952 Blaupunkt comenzó a ofrecer radios para vehículos con una nueva frecuencia descubierta: la FM, o Frecuencia Modulada. En 1959 Motorola saca su modelo FM-900 y fue la primera radio que se comercializó con mucho éxito en la banda de Frecuencia Modulada. Luego para 1960 se incorporan los transistores a los receptores, con lo que la calidad de sonido y su sintonización comenzaron a mejorar notablemente a partir de entonces.

La historia del radio reproductor de música automotriz

Llega el cassete compacto

En 1964 Philips lanza el casete compacto, pero no fue sino hasta 1966 cuando la música regrabable llega al automóvil y con ello la variedad y libertad para escuchar lo que el conductor quisiera y no solamente lo transmitido desde una emisora radial. Durante la siguiente década de los 70 se mantiene la fabricación de radios reproductores de casetes extraíbles y con ello uno de los mayores logros tecnológicos. Para 1982 se fabrica el primer sistema de Bose Premium Stereo, en donde Bose y GM Delco se unieron y ofrecieron el primer equipo de sonido con sistema estéreo. Pero era muy costoso y no estaba al alcance de todos, por lo que solo se colocaron en los coches Oldsmobile, Buick y los Cadillac.

La historia del radio reproductor de música automotriz

Comienza la música en formato digital

A partir de la década de los 80, la electrónica revoluciona en la calidez del sonido con la llegada del Cd. Para 1985 la firma Sony presenta un equipo reproductor de discos compactos para empotarlo en el tablero. Así comienza el sonido digital en el automóvil. A comienzo del año 2000 llega la música en formato Mp3, por lo que la capacidad de almacenamiento aumenta, los radios reproductores comenzaron a ser capaces no solo de sintonizar, sino también de mantener el dial de una emisora cuando se producía un salto al cambiar de zona.

La historia del radio reproductor de música automotriz

Con la llegada de las memorias USB, el Cd comenzó a perder adeptos, pues los mismos re rayaban con facilidad, lo que provocaba problemas en su reproducción. La mayoría se mostró a favor de aquellos pequeños dispositivos Mp3 que contaban con una gran capacidad para almacenar canciones. Con ello comenzaron a aparecer aquellos radios reproductores con un puerto USB incluido para conectar tal dispositivo que continúan siendo hasta el día de hoy. En esta era del infoentretenimiento, los fabricantes de vehículos han apostado por aquellos sistemas de sonido que dispongan una conexión a internet dentro del vehículo junto con todos los servicios que ello implique. La recepción de radio se hace de manera tradicional como también por emisoras web mediante streaming.

La historia del radio reproductor de música automotriz

La conexión con nuestro teléfono móvil ha sido masificada en los sistemas de infoentrenimiento actuales, los cuales permiten trasladar la música que poseemos en nuestro dispositivo móvil al vehículo, ya sea por a través de un cable USB o por una conexión Bluetooth. En la actualidad los fabricantes de autos han masificado además el uso de pantallas táctiles colocadas en los salpicaderos las cuales son compatibles con las aplicaciones CarPlay de Apple y Android Auto de Google, todas ellas trabajando en armonía con nuestros móviles, tabletas o cualquier otra herramienta interconectada en nuestro coche.

La historia del radio reproductor de música automotriz

La historia avanza, así como también lo hizo al pasar de aquellas primitivas radios integradas a sistemas multimedia de infoentretenimiento muy avanzados que contamos en nuestros días. Sin duda, la música es un fiel acompañante cuando estamos detrás del volante de nuestro vehículo.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS