Registro gratuito

La interesante anécdota del Maserati 420M 58
La interesante anécdota del Maserati 420M 58

COCHES

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Conozca la interesante historia de un bólido que se diseñó y creó con fines publicitarios.

MARIO TIXCE - 29 JUNIO 2018 23:59

Este coche marco un antes y un después en el mundo del automovilismo, su importancia no está basada en sus éxitos en la pista, sino por sus logros alcanzados individualmente a nivel histórico, ya que fue prácticamente el primer monoplazada en tener un patrocinante que nada tenía que ver con el mundo del automovilismo.

Cómo empezó todo

La historia de este coche inicia a principios del año 1958, cuando el propietario de una reconocida fabrica de helados conocida con el nombre de "Helados El Dorado", en su búsqueda por promocionar sus productos a nivel internacional, tuvo la idea de patrocinar un coche de carreras el cual luciera en su decoración externa el logo de su empresa.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Luego de varios intentos sin éxito, Gino Zanetti se puso en contacto con Maserati, quien se había retirado oficialmente de las competiciones y ahora se había dedicado a la fabricación y preparación de coches para competencias; les encomendó a los italianos una importante misión, la fabricación de un monoplaza con el que pudiese competir en una de las más importantes carreras próximas a celebrarse en el circuito de Monza, conocida como "Trofeo dei due Mondi", (la carrera de los dos mundos) una corrida muy especial, ya que esta reunía a los coches y pilotos europeos con los estadounidenses, lo que para Zanetti parecía una oportunidad perfecta para dar a conocer su empresa a nivel mundial.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Unos pocos meses después el coche estaba listo para participar en la carrera. Fue así cundo en junio de 1958 se presentó ante el público por primera vez este peculiar monoplaza, el cual lucia una carrocería totalmente pintada de color blanco nata, con algunos pequeños detalles en color rojo, y lleno de publicidad que hacia alusión a los productos de la empresa dedicada a la fabricación de helados. Cabe destacar que, a lo largo de su gran silueta, en un lado, estaba ubicado el logo de la empresa, y por el otro lado el nombre del piloto, Stirling Moss, el cual sería el encargado de pilotar el vehículo en dicha justa. Moss fue uno de los campeones más reconocidos en el mundo del automovilismo de aquel entonces, y para el momento era nada más y nada menos que el piloto oficial de Maserati.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Solo hubo uno, y fue especial

Se conoció como el 420M 58 el bólido de carreras construido para Zanetti, solo se construyó una unidad, y fue bautizado internamente en Maserati como el modelo tipo 4. Este maravilloso modelo fue diseñado y construido exclusivamente para los circuitos de Monza e Indianápolis, es decir, era una especie de edición muy especial. Compartía ciertas similitudes con el Maserati 250F, como por ejemplo, la nariz del coche, y en cierta forma también el chasis tridimensional tubular, el cual había sido reforzado, revestido con completamente de aluminio con el fin de reducir el peso, de hecho, para mejorar su aerodinámica los ingenieros de la firma ítala agregaron una aleta estabilizadora en su parte trasera. El diseño y fabricación de este coche estuvo a cargo de Giulio Alfieri, mientras que Medardo Fantuzzi estuvo a cargo de la parte estética; este último se tomó muy a pecho el proyecto, por lo que puso especial atención en todos los pequeños y grandes detalles que contribuirían a mejorar la aerodinámica del temible 420M/58.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Su parte motora

El sistema de propulsion que equipaba este 420M/58 era un motor V8 de 4.1 litros, el cual era capaz de generar una potencia de hasta 410 caballos de puro poder a 8000 revoluciones por minuto. La unidad de potencia estaba montada 9 grados a la izquierda del eje longitudinal, de igual manera su caja, que tan solo fue de dos velocidades. Esta ubicación lograba una distribución de pesos más adecuada, teniendo en cuenta el sentido de la marcha anti-horaria en las curvas peraltadas de Monza. Otro detalle interesante a resaltar es que este motor lo utilizaron los propios Maserati 450S, sin embargo, pero para cumplir con las regulaciones de los autos Indy fue necesario reducir su cilindrada.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Llegó el momento de la verdad

Pues bien, llegó el momento de la verdad, el día tan esperado en el Autódromo Nazionale di Monza, una carrera a tres mangas decidiría quien sería el vencedor. En la primera manga Moss llegó en 4 lugar, en la segunda manga llegó quinto en el orden, y en la tercera manga terminó estrellando el coche con el guardarriel debido a que se le rompió la columna de dirección, dejándolo en el séptimo lugar; poco tiempo después este coche fue modificado por el carrocero Gentilini quien eliminó el alerón trasero y fue pintado de color rojo, para poder inscribirlo en las 500 millas de Indianápolis en el año 1959. Sin embargo, debido a problemas con el sistema de alimentación de combustible no pudo pasar de la sesión de clasificación, quedando para la historia como uno de los modelos que a ciencia cierta no se supo si nació para competir y lograr campeonatos, o simplemente para lograr la publicidad que tanto anhelaba su dueño, sin importar los resultados o records.

La interesante anécdota del Maserati 420M 58

Hoy está igual

En la actualidad este Maserati 420M/58 es propiedad de la colección Panini, luciendo tal y como era hace 60 años cuando compitió en la Carrera de los dos Mundos. Definitivamente un vehículo con una historia muy interesante, y que de seguro lograría alcanzar un alto precio de venta si se decidieran a colocarlo en alguna subasta de coches clásicos y de competición.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS