Registro gratuito

Les presentamos el Ford Mustang que fabricó Mclaren
Les presentamos el Ford Mustang que fabricó Mclaren

COCHES

Les presentamos el Ford Mustang que fabricó Mclaren

La firma de coches británica fabricó en los años 80 un deportivo en colaboración con la automotriz Ford, del cual solo existieron 10 unidades.

MARIO TIXCE - 27 SEPTIEMBRE 2018 23:41

Muchos de nosotros cuando escuchamos hablar de la marca de coches Mclaren lo primero que se nos viene a la mente es el revolucionario McLaren F1, y seguramente muy pocos sabrán que mucho tiempo antes de la llegada de esta súper poderosa máquina al mercado los británicos colaboraban con otras firmas para crear versiones con unas prestaciones y un rendimiento mucho más elevado de algunos de sus modelos de serie; quizás uno de los más famosos y más recordados sea el Mercedes-Benz SLR McLaren del año 2003, pero mucho antes de este famoso modelo McLaren realizó una interesante colaboración muy especial a Ford mejorando las prestaciones de uno de sus coches más populares, mejor conocido como el pony car de Ford.

Una colaboración con Ford

En la década de los años 80 el equipo de McLaren diseñó y posteriormente realizó una edición especial del Ford Mustang a la que decidieron llamar Ford McLaren Mustang M-81; para llevar a cabo este proyecto tomaron como base al poco agraciado modelo de Ford, el Mustang Fox Body, el cual fue muy popular en los años 80, al que se le realizaron un gran número de modificaciones no solo en su carrocería sino también, en su sistema de propulsion, suspensión, interior, llantas y un sinfín de componentes.

Algunas de sus mejoras

Entre la lista de mejoras que se podían apreciar realizadas a este vehículo nos encontramos con una carrocería la cual fue ensanchada de manera muy notable principalmente para albergar las nuevas llantas BBS de 15 pulgadas de diámetro, que en este caso eran más anchas que las de serie, y lucían un diseño que hacia juego con el color de la carrocería. El faldón delantero y el capó también fueron rediseñados, aunque no estamos seguros si este nuevo diseño cumplía algún tipo de función que contribuyera a mejorar la aerodinámica del coche o si solo era una mera mejora estética.

El interior del coche

En la parte interior, uno de los componentes que más llama la atención es la jaula antivuelcos la cual estaba anclada directamente al chasis del coche y al mismo tiempo servía de refuerzo para la estructura interna de la cabina. Además estaba equipado con asientos de Recaro específicos para este modelo con algunos detalles de terminaciones realizadas en cuero presentes en diferentes zonas del tapizado interno. Sobre el salpicadero luce algunas molduras en madera además de una placa que demuestra la autenticidad del modelo.

Sus cualidades mecánicas

En cuanto al sistema de propulsion que ahora equipaba el Ford McLaren Mustang M-81 este escondía bajo su capó un poderoso motor V8 de cuatro cilindros turboalimentado de 2.3 litros, capaz de generar hasta 175 caballos de poder, superando notablemente los 132 caballos que entregaba de serie, en combinación con una transmisión manual de 4 velocidades que se encargaba de transmitir todo el poder producido por este poderoso motor a sus ruedas traseras. El deportivo era capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 9,76 segundos cifra impresionante para aquel entonces.

Se vende el número 10

Inicialmente el fabricante esperaba llegar a producir 249 ejemplares pero lamentablemente solo se llegaron a fabricar 10 unidades y la unidad en concreto que presentamos es la número 10, y tiene el número de serial 0F03A308228 y según su odómetro solo había recorrido 7.864 km. Luce el característico color naranja de estos modelos en contraste con algunos detalles en color gris. Un aspecto importante a conocer de este modelo es que de los diez que fueron fabricados 7 de ellos lucen este color naranja. Este en particular se vendió en una subasta y lo más resaltante es que la puja superó los 20.000 dólares. Seguramente a muchos les parecerá un precio demasiado elevado a pagar por un coche que lucía una estética que en realidad no parecía muy atractiva, pero hay que tomar en cuenta que seguramente en el futuro llegará a duplicar su valor ya que es un ejemplar verdaderamente extraño.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS