Registro gratuito

Los inicios del clásico Porsche 928
Los inicios del clásico Porsche 928

COCHES

Los inicios del clásico Porsche 928

Descubra cómo sobrevivió a través de 18 años el clásico modelo de la firma alemana.

MARIO TIXCE - 26 ABRIL 2018 22:18

Este coche tiene sus orígenes a principios de la década de los años 70 cuando Porsche enfrentaba una gran crisis debido a los bajos índices de ventas que habían registrado en los últimos años, esto suponía para los diseñadores de la marca que su legendario coche el Porsche 911 estaba llegando a su fin, es allí cuando los ingenieros le presentan este proyecto a quien en ese momento fuese el director técnico de la marca Ernst Fuhrmann quien apenas llevaba un mes de haber asumido el nuevo roll, a Fuhrmann le pareció interesante la propuesta así que autorizó a sus ingenieros para que fabricaran una maqueta en madera a escala de manera tal que el pudiese apreciar cuan viable sería este proyecto; una vez finalizada la maqueta Fuhrmann quedó completamente convencido del éxito que tendría este coche, pero debía de tener la aprobación de Ferdinand Porsche para la fabricación del nuevo modelo. Todo marchaba muy bien, y a finales del año 1971 estalla la primera crisis mundial energética motivo por el cual a Porsche no le pareció conveniente la fabricación de este coche y, tomando en cuenta que su icónico 911 ya no se vendía como antes, decidieron archivar el proyecto hasta que llegase el momento más conveniente para ello.

Los inicios del clásico Porsche 928

Se comenzó a fabricar

A principios de 1974 se inició la fabricación de varios prototipos de este modelo dado que existían ciertos desacuerdos ligados a este vehículo, y el tipo de motor que este utilizaría, tomando en cuenta que si utilizaban un motor de gran tamaño ocuparía muchísimo espacio para el interior del coche. Era complicada la utilización de un motor de gran tamaño, debido que este supondría la utilización de más combustible, además debían buscar una forma inteligente de lanzar al mercado un coche que cumpliese con todas las nuevas regulaciones en materia de movilidad, uno de los principales motivos por los cuales el Porsche 911 había experimentado tantos problemas. Entre los tantos prototipos que fueron propuestos para este modelo hubieron varias propuestas que parecían posibles como por ejemplo, un modelo con motor trasero; otra propuesta se trataba de un motor medio, pero por cuestiones de diseño y espacio fueron rechazadas, y se optó por un motor V8 fabricado en aluminio refrigerado por agua capaz de generar hasta 240 caballos de poder, y un innovador diferencial trasero. Este coche contó con una solución muy innovadora para el momento, la cual resolvía de forma inteligente la distribución equitativo del peso del coche ubicando la caja de cambios sobre el puente trasero, esto le brindaría al coche una mejor conducción en comparación a su antecesor, el 911. La unión entre el motor y la caja de cambios fue realizada mediante un túnel de gran diámetro por donde atraviesa el árbol de transmisión o cardan y el varillaje de la palanca de cambios.

Los inicios del clásico Porsche 928

Características externas del coche

El cuerpo del coche fue fabricado en acero galvanizado, pero ciertas partes del coche, como por ejemplo las puertas, el capo, los guardabarros delanteros, la puerta trasera, y el motor fueron fabricados en aluminio lo que contribuyó de manera considerable a reducir su peso; otra de las características innovadoras de este coche fue que en su diseño se incluyó los parachoques elásticos fabricados en poliuretano tanto delantero como trasero, y cubiertos con un plástico muy resistente al cual se les dio una forma que a la vez de contribuir con la estética moderna y deportiva del coche mejoro su aerodinámica y su arrastre.

Los inicios del clásico Porsche 928

En cuanto al exterior del coche este contaba con un diseño muy deportivo, quizás uno de sus principales atractivos se ubicaba en sus ópticas delanteras las cuales eran escamoteables, pero que al mismo tiempo dejaba al descubierto sus cristales, lo que le otorgaba cierto parecido con el 911. El frente del vehículo era muy prominente y su saga trasera era de un tamaño muy reducido. Las luces traseras estaban incrustadas o protegidas dentro del parachoques del coche, lo que si no escondía era el nombre de la marca del fabricante la cual estaba impresa en toda la parte trasera y en un gran tamaño, con unas llamativas llantas de gran tamaño 16 pulgadas que lucían una terminación que se asemejaba al dial de marcación de un teléfono, además de estar equipado con un sistema de frenos de disco en las 4 ruedas.

Los inicios del clásico Porsche 928

A nivel interno

El interior de coche cuenta con los más sofisticados elementos disponibles para la época, como lo son vidrios y espejos retrovisores eléctricos, cierre centralizado de puertas, volante regulable en altura, aire acondicionado, asi como también control de la velocidad de crucero. la configuración de los asientos era 2 +2 los cuales lucían un tapizado muy característico del vehículo en forma de damero, pero en algunas versiones posteriores el propietario tenía la opción de elegir un tapizado en cuero color negro. este coche contaba con un espacio interior muy aceptable para los pasajeros que ocupaban el asiento del piloto y el copiloto, pero no sucedía lo mismo con los pasajeros que viajaban en los asientos traseros, ya que presentaban un limitado espacio, lo mismo sucedía con el maletero, que si tomamos en cuenta que allí estaba ubicada la llanta de repuesto y su enorme tanque de gasolina de 80 litros, lo dejaba con muy poco espacio para equipaje, aunque este contaba con la opción de poder abatir los asientos traseros lo que le dejaba un buen espacio de carga.

Los inicios del clásico Porsche 928

Este coche fue presentado en el Salón del automóvil de Ginebra en el año 1977 y su producción y puesta en el mercado inició a mediados del año siguiente, y se mantuvo activo en el mercado por 18 largos años; a través de todo ese tiempo experimentó un proceso de evolución y cambios, pero dichos cambios se dieron de manera muy sutil, siempre manteniendo la visión del diseño original logrado por Mobius y Lapine la cual combinaba el equilibrio, el manejo, y la potencia de un coche deportivo con la comodidad y el equipamiento de un sedán de lujo. El 928 es el primer modelo de coche fabricado por la firma que monta su sistema de propulsión en la parte delantera, pero que al mismo tiempo contó con significativos avances en cuanto al mejoramiento de la conducción gracias al novedoso sistema Weissach Axle, lo que le proporcionaba una dirección pasiva a las ruedas traseras que se traducía en un mejor control en las curvas, además de contar con los sistemas de seguridad pasivos tan exigidos por las normativas de seguridad de Estados Unidos.

Los inicios del clásico Porsche 928

Aunque el 928 fue concebido con la idea de que reemplazara al 911 no podemos decir que fracasó en su misión ya que por 18 años se mantuvo siendo el preferido por muchos ya que ofreció lo mismo que un gran turismo, además de lo mejor de un coche deportivo, conjugado perfectamente con la seguridad y el confort.

Los inicios del clásico Porsche 928

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS