Registro gratuito

Probamos el Audi S3 Cabrio 2015, 300 CV para disfrutar a cielo abierto
Probamos el Audi S3 Cabrio 2015, 300 CV para disfrutar a cielo abierto

TOMA DE CONTACTO

Probamos el Audi S3 Cabrio 2015, 300 CV para disfrutar a cielo abierto

Analizamos al detalle la segunda generación del Audi S3 Cabrio, un deportivo de cuatro plazas, 300 CV, tracción Quattro y cambio S Tronic.

JOSé MARíA GARCíA - 20 ABRIL 2016 00:45

A comienzo del año 2012, tras la reciente llegada al mercado de la tercera generación del A3, Audi presentaba al mundo su compacto más deportivo hasta el momento, el Audi S3, un modelo que por primera vez llegaba a la barrera de los 300 CV y al que le acompañaban un sistema de tracción integral Quattro así como un cambio automático de seis relaciones denominado S Tronic. También era factible solicitar un cambio manual de igual número de marchas, ideal para los más puristas.

Ya en 2014, después de haber presentado las versiones Sportback y Sedán del S3 en 2013, Audi lanzaba la última carrocería bajo la denominación S3, el Cabrio. Más adelante, en 2015 Audi presentaba la versión más prestacional, radical y costosa de la gama, el Audi RS3 Sportback, acompañado del flamente cinco cilindros turbo de la compañía con 367 CV y 2,5 Litros de cubicaje.

Presentado ya nuestro protagonista, llegó el momento de comentar algunos datos de este pequeño descapotable de origen alemán. El Audi S3 Cabrio 2015 mide 4,42 metros de largo, 1,74 metros de ancho y 1,40 metros de alto. Tiene un peso homologado de 1.695 Kg, sin duda la versión más pesada de la gama, no solo por ser una variante descapotable si no por contar con elementos como la tracción integral o un motor de tamaño medio con cambio automático.

Probamos el Audi S3 Cabrio 2015, 300 CV para disfrutar a cielo abierto

Diseño exterior

La carrocería presenta numerosos cambios respecto a un Audi A3 Cabrio. Empezando con el frontal, cabe destacar el uso de una parrilla cromada con barras horizontales dobles que le ayudan a otorgar una línea deportiva a la vez que elegante. Esta sección se acompaña por unos faros de tipo Full LED, capaces de otorgar de noche un haz de luz completamente blanco y de gran alcance, que además de activarse de manera automática también consiguen controlar las luces largas. Debajo de la matrícula delantera encontramos el sensor del control de crucero adaptativo mientras que en la trasera se esconde la cámara de visión trasera.

El parabrisas, al igual que otros muchos elementos del vehículo está cromado mientras que en la zaga, además de los faros LED también llaman la atención las cuatro salidas de escape, dos a cada extremo del difusor. El exterior se complementa con unas llantas de aleación ligera de 19 pulgadas con un diseño de cinco radios ligeramente oscurecidas. En nuestra unidad de pruebas, la capota era opcional, con un acabado marrón y reforzada con un mayor número de capas de lona para mejorar el sonido aerodinámico dentro del habitáculo. Dispone de un deflector de viento que se sitúa en las plazas posteriores que a cambio de poder circular cómodamente por encima de los 100 Km/h sin capota, nos hace perder dos de sus cuatro plazas.

Probamos el Audi S3 Cabrio 2015, 300 CV para disfrutar a cielo abierto

Diseño interior

El habitáculo está compuesto por un total de cuatro plazas pero solamente las dos delanteras son cómodas. Estamos ante un vehículo de dos plazas reales que en casos puntuales permite llevar a otros dos ocupantes más en la banqueta posterior y es que ahí, una persona de más de 1.80 de alto, con la capota puesta lo pasará mal, tanto por espacio para las piernas como para la cabeza. Sin embargo, delante es todo completamente diferente. Los asientos, de carácter deportivo, disponen de regulación lumbar eléctrica, ventilación a la altura del cuello y de serie vienen tapizados en tela-cuero, al igual que nuestra unidad de pruebas.

El volante, achatado en su parte inferior, dispone de dobles costuras en color negro y rojo, así como un aro con un gran grosor. Junto a él se encuentran unidas dos levas de aluminio cuyo funcionamiento es exquisito, tanto por velocidad como tacto. El cuadro de instrumentos también es diferente, con un tono gris y un velocímetro tarado a 300 Km/h. La pantalla central es de ocho pulgadas y desde ella se puede acceder a sistemas como el Audi Drive Select, desde donde poder variar elementos como la dureza de la dirección, suspensión, velocidad de la caja de cambios así como poder escoger entre varios mapas motores. También es posible configurar el WIFI del vehículo, el bluetooth, acceder al navegador o configurar el equipo de sonido Bang&Olufsen de alta fidelidad.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS