Registro gratuito

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial
Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

ECONOMÍA CON RENDIMIENTO

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

Hemos tenido la ocasión de probar el Ford Focus EcoBoost Edición Especial. Os contamos todas nuestras sensaciones.

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

Nos hemos subido a los mandos de la nueva edición especial que Ford ha lanzado del Focus EcoBoost. Se trata de un vehículo que monta el galardonado motor EcoBoost de 1 litro de cilindrada, tres cilindros, turboalimentado, que ofrece una potencia de 125 caballos. El coche ofrece la mayor parte de los adelantos tecnológicos de la marca, como el Active City Stop, Active Park Assist, y la tecnología Sync, entre otras muchas cosas.

Exteriormente, estamos ante un Ford Focus que no destaca por nada en especial. No encontramos ninguna insignia que nos haga ver que estamos ante una edición especial, ni nada parecido. Lo cierto es que al tratarse de un vehículo que no busca unas altas prestaciones, sino que va más enfocado a ofrecer una oferta muy atractiva al comprador, ofreciendo muchos extras a un coste contenido, no es algo que podamos echarle en cara a este vehículo.

En el interior, tampoco hay nada que nos haga ver que estamos ante una edición especial, aunque tanto la pantalla del cuadro de mandos como la de la consola central, ya nos dicen que estamos ante un coche con mucha tecnología en su interior, que nos permite tener en todo momento todo bajo control con tan solo pulsar un botón en el volante, y decir el comando apropiado. Todo se puede controlar mediante voz, desde el climatizador, hasta la conexión mediante BlueTooth con nuestro Smartphone.

Consumo reducido

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

En este Ford Focus EcoBoost Edición Especial todo está orientado a reducir el consumo. Tanto es así, que incluso cuenta con una parrilla frontal activa, que se cierra para mejorar la aerodinámica cuando es necesario, y para permitir que el motor tome temperatura lo antes posible cuando está frío, algo que pudimos comprobar en primera persona. En poco más de un minuto, y sin mover el coche, la aguja de la temperatura alcanzaba su posición optima, con lo que se llega al punto de funcionamiento deseado del motor muy rápidamente.

Pero no solo se nota en este detalle, una vez en marcha, todo el coche nos invita a reducir los consumos. Tenemos el indicador de cambio de marcha, que nos recomienda la relación de cambio más adecuada en cada momento, y el sistema EcoBoost nos informa en todo momento de nuestro consumo en el cuadro de mandos, premiándonos si conseguimos unos buenos resultados.

El motor homologa un consumo combinado de 5 litros cada 100 kilómetros, una cifra bastante reducida para tratarse de una motor de gasolina. Siempre decimos que hay que ser muy cautos con los consumos homologados, pero lo cierto es que durante la prueba conseguimos movernos siempre en consumos que iban entre 6 y 8 litros a los 100, lo cual, teniendo en cuenta el tipo de carreteras por los que circulamos, no es una mala cifra.

Nos ponemos en marcha

Una vez arrancamos el coche, pronto nos damos cuenta de algunos detalles. El primero de ellos es la baja rumorosidad del motor. Apenas notamos que esté en marcha. A pesar de tratarse de un motor de tres cilindros, se encuentra perfectamente compensado, y no notamos ningún tipo de vibración en el interior del habitáculo. Tampoco se percibe el sonido del coche, salvo cuando subimos de revoluciones, y entra en acción la distribución variable, momento en el que el sonido del motor se hace algo más audible, pero con un sonido muy agradable, y que en ningún momento molesta para mantener una conversación en el interior del vehículo.

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

La posición de conducción es bastante cómoda, con buena visibilidad en todos los ángulos. Encontramos todos los mandos muy a mano, y la pantalla del cuadro de mandos nos informa de todos los detalles que necesitamos. Tanto el cuentarrevoluciones como el velocímetro tienen una buena visibilidad. El recorrido de la palanca de cambios es muy corto, lo que nos permite cambiar de velocidad con mucha rapidez, pero el reposabrazos central que incluye esta Edición Especial, personalmente me resulto algo molesto a la hora de cambiar de marcha.

Ya que hablamos de la caja de cambios, este es otro de los detalles en los que Ford ha buscado reducir el consumo a toda costa. Encontramos unas relaciones de cambio muy largas. Tanto, que podemos alcanzar sin ningún tipo de problemas los 120 kilómetros por hora en una autovía sin pasar de tercera velocidad, ni visitar la zona roja del cuentarrevoluciones.

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

Comportamiento general del coche

En general, el coche tiene un buen comportamiento, tanto en ciudad, como en carretera. La dirección completamente eléctrica que utiliza se endurece o se vuelve más blanda según la velocidad, lo que nos permite conducir el coche sin esfuerzo en todo momento. El problema, como ocurre con cualquier dirección eléctrica hasta el momento, es que perdemos mucho tacto con la carretera, puesto que el sistema absorbe casi todas las irregularidades.

La suspensión es muy cómoda, y se adapta perfectamente a lo que le pidamos. En zonas viradas, nos permite hacer los cambios de apoyo sin problemas, y con un comportamiento muy neutro. Además, el poco peso del motor, hace que esta edición especial del Focus no sea para nada subviradora, salvo que lo forcemos, momento en el que el control de estabilidad entra en acción para evitar que nos llevemos cualquier susto.

Se agradece también el esquema multibrazo de la suspensión trasera, que nos permite inscribir el coche en todas las curvas con mucha precisión, y con un balanceo mínimo de la carrocería.

El motor EcoBoost

Debo reconocer que, con el motor EcoBoost me he llevado una grata sorpresa. Mientras me dirigía a la prueba, no paraba de darle vueltas a todas las ideas preconcebidas que tenía sobre él. Un motor de tan solo 999 centímetros cúbicos y tres cilindros no podía mover con suficiente agilidad al Ford Focus, por mucho turbo que tuviese, y esos 125 caballos que anunciaba debían llevar al motor excesivamente apretado y revolucionado.

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

No podía estar más equivocado. En Ford se han puesto las pilas, y han afinado el bloque motor hasta un punto que parece un cuatro cilindros. No notamos ninguna vibración, ni ningún ruido distinto al de un motor "normal". Donde sí se notan las carencias es a bajas revoluciones. Por debajo de 2.500 revoluciones por minuto, el motor difiícilmente es capaz de recuperarse. Pero una vez que alcanzamos ese régimen, el coche se mueve con agilidad suficiente. Nunca nos recuerda su pequeña cilindrada, e incluso para los que les guste la conducción deportiva, la distribución variable hace que a partir de unas 4.700 vueltas, el sonido del motor sea agradable, de nuevo sin notarse que estamos conduciendo un tres cilindros, aunque, eso si, los consumos aumentan.

Conclusiones

El Ford Focus Edición Especial EcoBoost me ha sorprendido gratamente. Hay que acostumbrarse a su conducción, y evitar que el motor caiga en exceso de vueltas, pero sus reducidos consumos, y sus reacciones al volante son muy buenos. Además, por algo menos de 14.000 Euros (contando con el plan PIVE), tendremos un coche con un equipamiento increíble.

Probamos el Ford Focus EcoBoost Edición Especial

Como detalles a mejorar, tenemos el reposabrazos central delantero, que como ya dije, me resultó algo incomodo a la hora de cambiar de marcha, y una caja de cambios algo más progresiva, ya que sus relaciones son muy largas. Tampoco me gustó demasiado el accionamiento del limpiaparabrisas trasero, que resulta poco intuitivo, aunque en ese caso, es cuestión de acostumbrarse.

El Ford Focus Edición Especial EcoBoost es un coche para moverse por la ciudad, y desplazamientos ocasionales. Tiene algunos detalles sorprendentes como el parabrisas térmico, muy difícil de encontrar en otros modelos, o el gran comportamiento del sistema Sync, con el que podemos manejar casi cualquier función del coche con la voz. Si quieres un vehículo que no consuma demasiado, y no necesitas unas aceleraciones de infarto, es un coche muy recomendable.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS