Registro gratuito

Recordando al Pegaso Z-102
Recordando al Pegaso Z-102

COCHES

Recordando al Pegaso Z-102

Vamos a recordar a un auto que dejó su huella en la historia, el Pegaso Z-102.

ÁNGEL ARANGUREN - 20 FEBRERO 2018 21:29

Antes de comenzar con el desarrollo de este esplendido auto creo que lo mejor es tratar de darles a ustedes la mejor definición que a nuestro criterio sería la más indicada, de tal manera que podemos decir que el Pegaso Z-102 es un auto clásico deportivo español de la década de los 50, fabricado por la marca automotriz Enasa (Empresa Nacional de Autocamiones) la cual se fundó en el año de 1946 por el ingeniero industrial español Wilfredo Ricart, y posteriormente fue absorbida por el consorcio Iveco en el 1990. Así que posemos asegurar que este bello auto que se debe volver a traer a la vida fue un estupendo deportivo, tanto sedan de dos puertas como descapotable.

Recordando al Pegaso Z-102

Un poco de historia

Después de la segunda guerra mundial Europa había quedado casi en las ruinas, el ingeniero español Wilfredo Ricart se encontraba en Italia y tras la guerra decidió volver a su ciudad natal, Barcelona, y por supuesto se puso a trabajar en función del mundo automotriz en una época donde España estaba en un tipo de aislamiento económico causado por la guerra, por ende había que fabricar un auto que se ajustara las demandas de un país que se estaba levantando de los golpes de la guerra, tomando en cuenta que la Empresa Nacional de Autocamiones solo fabricaba camiones y autobuses y que el español común necesitaba aun medio de trasporte propio, y el país necesitaba comercializar a nivel internacional algún producto que le perimiera levantarse rápido de la crisis económica causada por la guerra.

Recordando al Pegaso Z-102

El señor ingeniero Wilfredo Ricart se puso creativo y decisivo, utilizando su gran experiencia con los Alfa Romeo italianos y también con la Ferrari para crear y fabricar un modelo preciso y ajustado a los requerimiento del país en ese momento. Este proyecto se gestó y funciono desde el 1951, fecha en la cual fue presentado al Público nacional e internacional por primera vez en el Salón del Automóvil de Paris, y concluyó en 1958, porque lamentablemente llegó Franco al poder en el 1957 disolviendo tan hermoso proyecto, destruyendo moldes y archivos.

Recordando al Pegaso Z-102

Hablemos de los motores

Desde el año 1951 al 1958 este bello deportivo español tuvo en sus entrañas varios motores comenzando por el primero de 2500 cc que fue un V-8 con lubricación por cárter seco y 4 árboles de levas en total con 4 carburadores de doble cuerpo Weber en posición invertida. Luego vino el segundo de 2800 cc con acople de un compresor Roots el cual ofrecía una potencia de 260 caballos de fuerza a 6800 rpm. Después vino el más grande de 3200 cc con 280 caballos de fuerza y un alcance de 245 km/h. Todos estos motores estaban acoplados a una transmisión manual de 5 velocidades.

Recordando al Pegaso Z-102

Hermoso diseño exterior e interior

El chasis de este vehículo era hecho de acero plegado y soldado el cual era muy rígido y fuerte, eso para empezar, porque lo que es el diseño de su carrocería el coche habla por sí dolo, basta con solo ver este auto y casi que nos confundíamos con algún auto deportivo de alguna marca italiana o alemana de aquellas románticas épocas, con 4 metros 10 de largo, 1 metro 58 de ancho y 1 metro 29 centímetros de alto más 2 metros 34 centímetros de distancia entre ejes, con un peso de 980 kilogramos. Laterales lisos y un tanto redondeados, capo largo con frente de faros redondos y parrilla pequeña con un paragolpes muy decente, al igual que el trasero obviamente cromados. Los que no eran descapotables ofrecían un techo liso y amplio con ventana trasera un tanto pequeña pero sin descuidar la buena visión trasera.

Recordando al Pegaso Z-102

El habitáculo era de asientos deportivos tapizados en cuero, con diseños de costura muy clásicos, salpicadero amplio con respecto a su tamaño, cuadro de instrumentos clásico, volante deportivo de madera, radio am y lo demás era conducir con absoluta libertad, valla tiempo de gloria.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS