Registro gratuito

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang
Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

UN INMORTAL

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Repasando la historia del eterno clásico que rompe fronteras y sigue siendo el favorito de todas las generaciones.

RICARDO CENICEROS - 11 ABRIL 2017 06:23

Es muchísimo todo lo que podemos decir de este eterno clásico, probablemente lo más emblemático de la historia de Chevrolet. De este histórico modelo clasificado como Pony Car o Muscle Car, se recuerda con especialidad la férrea pero bonita rivalidad que siempre existió con el Ford Mustang. De hecho, las generaciones del Camaro empiezan desde el lejano año 1966, en un modo de respuesta de Chevrolet al lanzamiento del Ford Mustang en 1964.

En un momento de éxito de los llamados Pony Cars, Chevrolet presentó el primer modelo en dos versiones. Ambas versiones estaban hechas para amantes de la velocidad, y se manejaban con la idea de "Correrlo en verano y guardarlo en invierno" ya que era fabricado en versión descapotable y en versión coupé. Sin embargo, esta tradición se vio interrumpida en los años 70's, debido a la considerable subida de precio del combustible.

Primera generación

Chevrolet lanzó el primer Camaro en 1966, mientras que el Mustang era ya todo un éxito, pues ya había vendido unas 618.812 unidades. El vehículo vió la luz en carrocerías coupé y cabrio, estando basado en una plataforma denominada F-Body. El coche de Chevrolet nació en un momento en el que en América estaban completamente fascinados con el automóvil, el medio ambiente les preocupaba poco y el petróleo marcaba un precio de dos dólares el barril. Fue presentado como "el modelo del año" en 1967, compartiendo el diseño del bastidor delantero con el Chevy Nova, de 1968.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Al ser lanzado, estuvo disponible en dos versiones, llamadas Rallye Sport y Super Sport -RS y SS- con motores de seis y ocho cilindros. Las potencias de estos motores arrancaban desde los 140 caballos de un motor de 3.8 litros y seis cilindros, con un precio que, para la época, fue solamente de 2.466 dólares. A pesar de que los motores de ocho cilindros gozaron de mayor popularidad, los Camaro RS tuvieron un mayor número de ventas que los SS, poseedores de un carácter más deportivo. Las versiones SS disponían de una potencia entre los 300 y 375 caballos, con motores de 5.0 a 6.5 litros.

No era una tarea complicada mejorar de forma considerable las prestaciones del vehículo por medio de las preparaciones mecánicas, lo que favoreció a que el conocido como Muscle Car se convirtiese en un común dentro de los circuitos y pistas de drag racing en tierra americana. Incluso, alguna versión como el caso del Z28 debutó para responder a las necesidades de lo que era el mundo de la competición. El Z28 se convirtió rápidamente en un Camaro muy deseado, que rivalizaba principalmente con el Shelby Mustang GT350 en las llamadas Trans Am Series.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

El motor del Z28 fue un V8 de 4.9 litros con 400 caballos de potencia, que contaba con discos de freno en las cuatro ruedas además de la caja de cambios manual de cuatro relaciones.

Segunda generación

Ya llegado el año 1970, Estados Unidos se convertía con más facilidad en un país adicto a la velocidad. La segunda generación del Camaro apareció con un presupuesto mucho más grande a favor para su desarrollo, lo que se vio reflejado en un aumento notable de potencia y un tamaño mayor.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

En su año de debut se conservó la gama de motores de la primera generación, exceptuando a un nuevo LT-1 de 5.7 litros para las versiones Z/28. De hecho, en la actualidad es bastante valorado por los grandes coleccionistas, pues su rendimiento era notablemente mayor al 4.9 V8 del Z28 anterior, además de haber sido fabricado con componentes de altísima calidad.

Empezaron a llegar los problemas en 1971, pues el LT-1 sufrió una reducción de potencia y comprensión por obligación de General Motors, porque debían adaptarse al combustible de 87 octanos. El Camaro de 1972 se vio inmerso en conflictos mayores, como una huelga en la planta de General Motors que detuvo la producción del Camaro por 174 días. Debido a esto, una cantidad de 1.100 Camaros no completados fueron desechados por no cumplir con los requisitos federales de seguridad en parachoques de 1973, lo que hizo a algunos considerar abandonar definitivamente la producción del Camaro.

La situación complicada que dejó la crisis petrolera en 1973 hizo sufrir a los coches que tenían una media de consumo de 20 litros a los 100 kilómetros, pero lo que más los hundía gravemente eran las estrictas reglas para los controles de emisiones emitidas por la agencia de protección ambiental. Esto obligó a dejar los big-block en el caso del Camaro, y el motor más potente acabó siendo un V8 5.7 litros con 145 caballos de potencia.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

La pregunta mayor era: ¿Significaría el declive y hundimiento definitivo del Camaro? No. Irónicamente, gracias al fracaso comercial que en aquel momento fue el Ford Mustang, el Camaro continuó como un gran protagonista en ventas, a pesar de que el momento económico general era totalmente desfavorable. Los Camaro siguieron superando con creces al Mustang en su segunda generación, a pesar de la casi nula evolución estética. Además, se pudieron recuperar las versiones Z28 y SS casi en su fin de ciclo, pero ni por asomo gozaron de ese brillo de años anteriores.

A pisar fuerte para recuperarse en su tercera generación

Los años 80's transcurrieron con dificultad para General Motors, debían enfrentarse a más estrictas y en mayor cantidad de normas antiemisiones, uniéndose la competencia del sector japonés que venía con mucha fuerza. Se atravesaba un momento que hacía llegar a lo más bajo a la mayoría de marcas Estadounidenses. Nació la tercera generación del Camaro con un diseño bastante novedoso en comparación con los anteriores, pero seguía siendo reconocible para la mayoría.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

La gama de motores del Camaro dejó muchísimo que desear en lo que a potencia se refiere. De hecho, existió un 2.5 de cuatro cilindros y solo 90 caballos de potencia, el cuál es recordado como el peor Muscle Car de la historia. Lo que más se acercaba a la época dorada del Camaro, era un V6 de 2.8 litros y un V8 5.0 de tan solamente 145 caballos, muy lejos de los años dorados del Camaro. Por si fuera poco, quedaron a años luz del éxito que tuvo la tercera generación del Mustang, que inició prácticamente a la vez que la del Camaro.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

1983 fue un punto de inflexión, hicieron un nuevo motor de 190 caballos y las cajas de cambios manual y automática de cinco y cuatro relaciones. En 1985, llegaron los Camaro IROC-Z que gozaron de una estética especialmente deportiva y fue muy destacada su suspensión rebajada. Lo que hizo a este modelo probablemente el más deseado de la generación, fue su motor 5.0 V8 que había avanzado a los 215 caballos de potencia. Ya empezaban a ver la luz y se veía prometedor el panorama, sobre todo cuando llegó el nuevo descapotable con su motor 5.7 V8 que alcanzó los 245 caballos de potencia.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Ilusión renovada y cuarta generación

Se mantuvo la búsqueda de objetivos existentes durante la tercera generación en los modelos que fueron lanzados desde 1993 hasta 2002. En una época donde ya estaba respirándose el dominio de la electrónica y las tracciones, llegó la cuarta generación del Camaro. La nueva generación vio la luz en 1993 con un propulsor small block 5.7 V8 LT1 que compartía con un deportivo de la misma marca, el llamado Pontiac Firebird.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

El mismo sorprendió con 275 caballos, el cambio manual de seis relaciones y un peso de 1.500 kg aproximadamente. El Camaro Z28 de la época quedó como un vehículo de un rendimiento excepcional. También tuvo versión descapotable, aunque tuvo un gran cambio, el cual fue la sustitución del propulsor LT1 por un LS1 que ofrecía una mayor confiabilidad. Y, como era de esperarse, traía consigo una mejora de potencia, la cual iba desde los 310 caballos.

Pero... A pesar de la recuperación que se transcribió en un enorme número de ventas, el Camaro desapareció del mercado en el año 2002. El final del Camaro en su cuarta generación, dejó totalmente vacío de Muscle Cars producidos por General Motors al mercado. Y por si fuera poco, se esperaba que el Mustang aprovechase la situación, cosa que efectivamente ocurrió con la cuarta y quinta generación. Durante el tiempo que se detuvo la producción del Camaro, buscaron fabricar un modelo que llenara los gustos de todo el mundo, pero a la usanza americana.

Vuelta a la vida y quinta generación

Fueron siete años de larga espera, hasta que Chevrolet finalmente retomó la producción del Camaro. Se puede decir que el nuevo Chevrolet Camaro, lanzado en 2006, cumplió las expectativas de muchos clientes y lo que era necesario para triunfar en el mercado. El nuevo Camaro iba equipado en serie, se destacaban el conjunto de airbags y su nuevo sistema para el control de tracción.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Se esperaba mucho en términos de motorización, y cumplieron expectativas con la misma. En la gama mayor, tenía un V8 con cilindros desconectables de 6.1 litros, que era sumamente favorable para conseguir una potencia de 426 caballos. Aunque, también se podía elegir una versión mas conservadora pero a su vez muy destacable, un motor con 304 caballos de potencia.

Fue una grata sorpresa el Camaro Z28 de 2014, el cual además de ser más rápido que el ZL1 lanzado en 2012 por la marca, fue estéticamente maravilloso. Además, contó con una combinación perfecta entre un peso apreciablemente bajo, y un fortísimo propulsor. El llamado LS7 V8 7.0L fue capaz de alcanzar la cifra de 500 caballos de potencia, y alcanzaba una velocidad óptima de 300 kilómetros por hora.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Actualidad

En 2015, fue presentado el Camaro sexta generación, su lanzamiento coincidió con el que sería el próximo aniversario número 50 del vehículo. Las ventas del mismo iniciaron en la última parte de dicho año, y se ofrece en modelos LT y SS. Cabe destacar que, además de su peso de 91 kg menos que el de su predecesor, más del 70% de los componentes de este nuevo Camaro son exclusivos para el coche, no comparte elementos con ningún otro de la marca.

Repasando al Chevrolet Camaro, el eterno clásico y rival del Mustang

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33