Registro gratuito

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700
Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

CLÁSICOS

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Es menester seguir conociendo los héroes que hicieron historia dentro del sector automotriz.

ÁNGEL ARANGUREN - 26 SEPTIEMBRE 2018 22:02

El protagonista de nuestro artículo especial es el Dodge 3700, un estupendo coche de gran tamaño y con cuerpo estilizado, un vehículo norteamericano que supo conquistar a los europeos, sobre todo a España. Por ser este un auto de los años 70, era obvio su carrocería larga, y quise enfocarme un poco en España porque este coche fue el modelo más potente y lujoso fabricado en suelo español en la década de los 70, pero aparte de todo esto también fue el coche oficial del régimen de Franco y además fue en un Dodge 3700 donde murió Carrero Blanco, de tal manera que marco una historia muy acalorada en el país Ibérico destacando por su equipamiento y confort.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Su concepto

El Dodge 3700 es un modelo de automóvil de lujo tipo sedán familiar fabricado por la empresa española Barreiros entre 1971 y 1977, del segmento F. Mostrado por primera vez ante el mundo desde España en mayo de 1971 en el Salón del Automóvil de Barcelona, con motor delantero, tracción trasera y con medidas de 5 metros de largo, 1.80 de ancho, 140 de alto con una distancia entre ejes de 2.82 metros y en peso de 1426 kilogramos.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Arranquemos con su historia

Antes que nada quiero recordar que este coche es de la Chrysler, empresa automotriz estadounidense que por cierto para la década de los 70 ya era toda una trasnacional, abarcando casi todos los mercados en el mundo entero, razón por la cual ya estaba posicionada en Europa, esto significa, que la Chrysler estaba laborando en varios países incluyendo la hermosa España, de tal manera que a partir de 1970 los directivos de Chrysler España S.A. ya habían pensado en comenzar e introducir la cuarta generación del Dodge Dart, auto muy conocido en el mundo entero.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Como un detalle extraño de la historia debo decir que este vehículo cuando fue producido para los países de la américa latina dio muchos problemas con el tren delantero, era algo inconcebible, sin embargo, por razones puramente comerciales en España la situación era distinta, tanto así que la Chrysler decide abandonar el nombre Dart y para pasar a llamarlo Dodge 3700, y este detalle es muy importante que lo sepamos. Obviamente el nuevo auto iba a ofrecer actualizaciones no solo estéticas en su carrocería sino también en el habitáculo, detalles únicos para España, producido entre 1971 y 1977, logrando 9959 unidades, lástima que no llegaron a la unidad número 10.000, de hecho la vida fue absurda por no permitir que se llegara a esa cantidad de unidades.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Características exteriores

Para nadie es un secreto que los coches en aquella época se hacían de mejor calidad, es decir, menos plástico y fibra de vidrio, y más metal, eran autos duros, fuertes, con mucho hierro en todo su cuerpo y también aluminio. Una de las características principales de los autos de la Chrysler de aquella década era su figura cuadrada, pero sin dejar las líneas y las sobrias curvaturas, de hecho estéticamente era parecido al ya muy conocido Plymouth Satellite Road Runner 1968 e incluso al Valiant 1970, pero sin dejar de ofrecer su propia independencia con ciertas líneas deportivas muy apreciadas para la época, elementos como el guardapolvo, líneas laterales de estilo europea en el frente, es decir, era un elemento muy característico para la época enmarcado en la moda Ponycar posicionada por el Ford Mustang influyendo en casi todos los modelos americanos entre 1966 y 1967.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

El frente definitivamente era genial gracias a su gran paragolpes cromado, mismo cromo en los enmarcados faros delanteros que por cierto eran cuatro, pero en medio de una parrilla oscura, menos 5 platinas de aluminio cromadas que la cruzaban. El resto de la superficie era liso, a excepción de unas molduras llegando a su parte trasera, y por cierto su techo estaba tapizado con una lona de cuero muy fuerte para aguantar la intemperie. La compuerta del maletero era enorme, la cual se correspondía al tamaño general del coche, y debo confesar que lo único que no me gusta de este auto son sus luces traseras, me parece que no fueron referencia para el estilo deportivo. Todos los demás elementos habían adoptado el cromado, como por ejemplo los espejos retrovisores exteriores y las platinas que envolvían las ventanas.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

Características interiores

Es importante que reitere que este auto era de lujo para la época y sobre todo para la España bajo el gobierno de Franco, de tal manera que era muy diferente al antiguo Dart americano, porque para empezar el volante de tres radios ofrecía un gran detalle de madera, la cual estaba también en el tablero central incluyendo el cuadro de instrumentos y consola central donde estaba la palanca de cambio. Otro material que hacia acto de presencia era el cuero, el cual no solo estaba en los asientos sino también en los paneles delas puertas e incluso el techo. No voy a ocultar mi gusto por estos autos de Chrysler de los 70, de hecho tuvo un Dodge Dart del 76, pero me gustan más que todo por el habitáculo, sobre todo el Dodge 3700 español, con espacio para 5 plazas. Es importante que recordemos que no en ese momento no habían ventanas eléctricas y mucho menos seguros eléctricos, todo era manual, y eso me gusta, me encantan los autos clásicos.

Hablemos de un clásico, el Dodge 3700

La mecánica

Para empezar el motor era un Slant Six de 3,7 litros el cual entregaba unos poderosos 165 caballos de fuerza, acoplado a una transmisión automática lo cual en conjunto lograba colocar este auto a una velocidad máxima de 176 kilómetros por hora. La suspensión delantera era de barras de torsión independiente con amortiguadores hidráulicos telescópicos de doble efecto, y por otro lado la suspensión trasera ere de eje rígido con ballestas semielipticas asimétricas como era común en autos de los 70, junto a amortiguadores hidráulicos telescópicos de doble efecto. Queda claro que este auto realmente fue todo un señor, lleno de lujo y confort para aquella época que hizo felices a muchos españoles, a pesar de lo que se vivía políticamente.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS