Registro gratuito

Ducati se asfixia sin aletas
Ducati se asfixia sin aletas

PRETEMPORADA 2017

Ducati se asfixia sin aletas

La firma italiana ha visto como el nuevo reglamento le ha pasado una mala jugada con la eliminación de las aletas.

ALEJANDRO DELGADO - 06 MARZO 2017 13:59

Parece ser que la temporada 2017 será más complicada de lo previsto , en la que los cambios en el reglamento han hecho que los equipos vayan a marchas forzadas en el diseño y puesta a punto de sus nuevas monturas.

Este es el caso de Ducati , que a diferencia de Sepang los problemas en Phillip Island estuvieron presentes desde el primer instante, y esta vez eran lo que todos preveían: las aletas. Según el propio Gigi Dall'igna: "Por primera vez notamos las falta de las alas mucho más de lo que habíamos esperado.", es decir, la marca italiana no se ha acostumbrado ni adaptado al nuevo reglamento .

Ducati Racing Team

Cuesta abajo y sin frenos. Así se podría definir como fueron los test al equipo oficial de la firma de Borgo Panigale. La realidad de Phillip Island dista mucho de cómo fueron las cosas en Sepang , en el que el equipo italiano logró estar en primera fila, mostrando un ritmo arrollador.

El equipo Ducati Racing Team se marchó de Phillip Island con mal sabor de boca, no lograron encontrar las sensaciones que esperaban obtener en la segunda tanda de test oficiales de la temporada 2017. Los problemas fueron a más desde el primer día, no consiguieron entender el comportamiento de la montura, pese que tuvieron que ir dando pasos de ciego, puesto que tuvieron que ir probando piezas nuevas y configuraciones que no dieron los resultados deseados.

Fueron unos test complicados para Andrea Dovizioso. Iba con buenas vibraciones y no supo el motivo exacto por el que no logró competir en cronos competitivos . El italiano iba con las ideas claras, debía de rodar lo más rápido posible en Australia, y la única forma de lograrlo era dar el mayor número de vueltas posibles.

Ducati se asfixia sin aletas

El de Forli centró la mayor parte de su trabajo en seguir evolucionando la nueva montura, la Desmosedici GP17, que ha sorprendido a la mayoría de los rivales por la adaptación que han tenido al reglamento, o eso creían en Malasia . Por ello, el italiano se puso a trabajar en la puesta a punto del nuevo chasis, todo ello pensado en lograr el mayor equilibrio de la moto posible.

Dovizioso fue uno de los pilotos que más rodó sobre Phillip Island, con un total de 192 vueltas. El italiano no se centró en realizar simulaciones de vuelta rápida, pese que realizó alguna, dando tan solos 13 giros en cronos de 1.29. En cambio, pudo hacer varias simulaciones de carrera, en las que consiguió rodar más de 75 vueltas en cronos de 1.30 y 1.31 , que son realmente competitivos, puesto que fueron en los que se rodó gran parte de la carrera del pasado año.

Por su parte, Jorge Lorenzo, sigue en su periodo de adaptación a la Ducati, en la que se ha encontrado una moto totalmente distinta a la que estaba acostumbrado a pilotar. En los tres días de test, el espartano tuvo más imprevistos de los esperados, puesto que no logró encontrar una buena configuración de su montura.

Ducati se asfixia sin aletas

El español siguió con problemas a la hora de encontrar una buena configuración del tren delantero, puesto que tuvo muchos problemas con el tren delantero , pero poco a poco iba logrando mejores sensaciones con su montura. Pero se fue con un mal sabor de boca, puesto que no consiguió tener buenas sensaciones con el neumático trasero, puesto que le patinaba demasiado.

El espartano, dio un total de 200 vueltas sobre el trazado australiano, en el que poco a poco fue yendo más rápido, pese no encontrar el ritmo deseado. El español logró marcar un ritmo esperanzador de carrera, aunque eso sí, no consiguió hacerlo en los cronos esperados , puesto que dio más de 100 giros rodando entre el 1.30 y el 1.31.

Octo Pramac Yakhnich

El equipo satélite de Ducati, el Octo Pramac Yakhnich ha seguido la estela del equipo de fábrica. Pese acabar con buenas sensaciones los test de Sepang, en Phillip Island los resultados brillaron por su ausencia, pese a dar más de cuatrocientas vueltas entre ambos pilotos, siendo evidente la falta de confianza de los pilotos con esa montura, y sobre todo, como las novedades que estaban probando no daban el resultado esperado. Esto hizo que la escuadra viera peligrar por primera vez en la temporada su función junto al equipo principal: comprobar que las mejoras introducidas ayudaran a mejorar su montura.

El piloto británico Scott Redding fue a por faena desde el primer instante de los test, en los que se puso a probar la configuración que esperaban que diera el resultado esperado en Phillip Island; pero nada más lejos de la realidad, se vieron obligados a realizar cambios en su montura de cara a la puesta a punto, en la que no logró encontrar el ritmo, sobre todo, provocado por la falta de confianza en el neumático trasero.

Tanto es así, que pese a dar un total de 223 vueltas, no fue capaz de bajar del 1.30, dando más de 20 giros en ese crono, evidenciando así, la falta de confianza con la nueva montura. Por otro lado, los simulacros de carrera no distaron demasiado de los otros, siendo mucho más discretos, puesto que tan solo dio 34 giros en el 1.31.

Ducati se asfixia sin aletas

Por su parte, Danilo Petrucci logró mejores resultados que su compañero de equipo, pero igualmente, no fueron para tirar cohetes, puesto que las sensaciones que transmitía eran realmente desesperanzadoras. El piloto centró todo su trabajo en alargar la vida útil del neumático para poder finalizar esta en condiciones óptimas para poder atacar.

El italiano, a diferencia de su compañero de equipo, si pudo dar al menos una vuelta de simulación de clasificación en el 1.29. Por si fuera esto poco, logró conseguir un buen ritmo de carrera, puesto que dio casi 40 giros en 1.30, consiguiendo así, recorrer en cronos competitivos la mayor parte de la distancia de carrera. Por tanto, el italiano logró que el equipo pudiera recuperar el optimismo perdido.

Pull&Bear Aspar Team

El equipo español, Pull&Bear Aspar Team, se ha caracterizado por marcar la nota positiva de los test de pretemporada, puesto que ha logrado encontrar la puesta a punto idónea, consiguiendo así, los resultados que esperaba tener el equipo oficial. Pese a tener tan solo el motor y chasis de la Desmosedici GP 16, ha logrado ser el piloto de la firma de Borgo Panigale con mejor ritmo en estos test.

El piloto Álvaro Bautista, ha sido quien ha marcado la pauta del equipo italiano, puesto que se ha reencontrado con la confianza perdida y sobre todo ha hecho que la incertidumbre reine en el box del equipo oficial. El español comenzó los test con serios problemas de nerviosismo en el tren delantero de su montura, puesto que no encontraba la configuración que el esperaba tener, provocando no tener buenas sensaciones.

Pese a eso, el de Talavera de la Reina fue el piloto de la firma italiana que más rodó, con un total de 228 vueltas. El español pudo realizar varios simulacros de vuelta rápida, parando el crono en cuatro ocasiones en el 1.29. Pese a eso, lo más llamativo de todo fueron sus simulacros de carrera, puesto que dio un total de 75 giros, o lo que es lo mismo, más de dos carreras completadas en esos cronos.

Ducati se asfixia sin aletas

Por su parte, Karel Abraham siguió en su adaptación a la Ducati, una montura que le cuesta encontrarse cómodo y sobre todo entender lo que le pide en cada instante. Por ello, el checo se centró en solucionar los problemas en el tren delantero de su montura, en la que sigue sin encontrar buenas sensaciones y se puso a trabajar en realizar simulaciones, tanto de carrera como de vuelta rápida.

Abraham, no llegó a dar más de 200 vueltas, con unas simulaciones de vuelta rápida en las que no logró bajar al 1.29. Además, el veterano piloto marcó unos registros de simulación de carrera poco competitivos, en los que realizó casi dos simulacros de carrera completos en cronos de 1.31 y 1.32.

Reale Avintia Racing

El equipo Avintia, ahora renombrado por sus nuevos patrocinadores, se encamina hacia una delas temporadas en las que la rivalidad y el título estarán en pie de guerra desde el primer instante. Por eso, el equipo español no quiere perder el tiempo y ha aprovechado este de principio a fin en los test de Australia.

El más rápido de los dos pilotos del equipo fue Héctor Barberá, que centró todo su esfuerzo a asimilar bien los cambios de cara a la nueva temporada, adaptando así, su estilo de pilotaje a las nuevas regulaciones. El piloto español intentó atacar el problema que tenían con la falta de adherencia y control del neumático delantero desde el primer instante, por lo que a lo largo de las jornadas de test logró tener mejores sensaciones.

El piloto valenciano se quedó a las puertas de dar un total de 200 giros, en los que pudo rodar en cronos de 1.29 altos. Pero sin duda, se marchó con malas sensaciones, puesto que no pudo rodar en cronos competitivos de simulación de carrera, ya que cabe señalar que la mayor parte de sus giros los dio entre el 1.31 y el 1.32.

Ducati se asfixia sin aletas

Por su parte, Loris Baz, siguió en su proceso de adaptación a la categoría reina, puesto que su altura es un verdadero problema sobre una montura como la Ducati, puesto que es necesario poder acoplarse bien a la moto en las rectas y hacerla girar lo más rápido posible. El francés se centró en intentar mejorar las sensaciones que tenía con el neumático delantero, puesto que le impedía pilotar como él deseaba.

El piloto galo dio un total de 184 giros sobre Phillip Island, en los que la mayor parte de sus vueltas rápidas fueron entorno al 1.30, y en las simulaciones de carrera que realizó no fue todo lo rápido que esperaba, puesto que tan solo pudo dar 25 giros en el 1.31.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS