Registro gratuito

Lorenzo Baldassarri, es momento de romper
Lorenzo Baldassarri, es momento de romper

MOTO2

Lorenzo Baldassarri, es momento de romper

Este 2019 será el sexto año del italiano en la clase intermedia y, con el cambio a Triumph, quizás sea el momento de romper para él.

ANA PUERTO - 06 MARZO 2019 17:10

Este año se abre un nuevo ciclo en Moto2: la era Triumph. Estos nuevos proveedores que aportarán los motores en todos los equipos pueden beneficiar a muchos como los pilotos que aterrizan en la clase intermedia para debutar, pero a otros puede entorpecer el desarrollo profesional como piloto. Quizás este sea el caso más adecuado para Lorenzo Baldassarri, que disputará el mundial de 750cc por quinto año consecutivo.

Se dice que los rivales más duros serán Luca Marini, Álex Márquez, Sam Lowes, entre otros tantos como el joven Iker Lecuona o Xavi Vierge. Todos ellos serán contrarios al de San Severiano Marche, incluyendo también a su compañero de equipo, Augusto Fernández. El español debutó a nivel mundial hace dos temporadas, pero ha dado grandes pasos desde entonces.

Sólo un año en Moto3 con Gresini

Antes de llegar al mundial, su palmarés tiene mucho de donde sacar. Lorenzo ha sido campeón italiano de MiniGP 50cc, subcampeón de Catalunya PreGP y campeón de la Red Bull Rookies Cup en 2011, nada más y nada menos. Junto a eso, ha competido en el campeonato italiano de velocidad (CIV), campeonato de España de velocidad y así hasta llegar en 2013 a la plataforma mundial.

En su debut no consiguió ningún punto al final del año en la general, pero sí que estuvo a punto de hacerlo con la decimoséptima posición en el gran premio de Japón. Debido a su alta estatura, nunca tuvo una buena posición en motos pequeñas, por eso dio el paso a Moto2 al siguiente año de ascender desde el CEV. 2014 fue un año mejor para Baldassarri, que tras quedar noveno en el GP de Assen como mejor final, acabó 25º en la general tras haber corrido con la moto del equipo de Fausto Gresini.

Lorenzo Baldassarri, es momento de romper

El segundo año ya incluso llegó al podio después de cambiar al Forward Racing, concretamente en el gran premio de Alemania, el trazado más corto del campeonato. Al final de la temporada cerró un buen top 10 siendo noveno con 96 puntos. 2016 le trajo su primera victoria en el mundial en el circuito de Misano, en su casa, junto al podio de Mugello, donde también saboreó la gran acogida de su afición.

En la siguiente campaña no pudo apuntar al podio, pues fue un año de muchas caídas y retiradas en carrera. La mejor posición del italiano fue un cuarto puesto en Argentina y Montmeló. Eso sí, el año pasado estuvo a punto de quedarse fuera del campeonato y el Pons HP40 salvó su carrera deportiva. A pesar de ello, tendría que acostumbrarse a trabajar con un equipo distinto tras estar tres años en el Forward Racing.

Pons HP40: el renacimiento

El cambio de aires le volvió a brindar victorias y numerosos podios, algo muy positivo y que subía la moral de Baldassarri. Ganó solamente en Jerez, pero subió a los cajones de honor en Qatar, Mugello, Motegi y Aragón, para así finalizar quinto de la general y luchando en la cabeza en la mayoría de carreras. En este 2019 seguirá con la misma estructura dirigida por Sito Pons, y la pretemporada ha ido de más a menos para el de San Severiano Marche.

La primera parada del invierno era en Jerez, pista que acoge la cuarta carrera de la temporada y donde los nuevos motores Triumph se pusieron en marcha por primera vez. En aquellos test, Lorenzo se quedó con el quinto mejor tiempo de la acumulada después de tres días de entrenos en los que la meteorología no intervino de forma positiva. Su crono fue un 1:42.035 que hizo durante la quinta sesión.

Lorenzo Baldassarri, es momento de romper

Abriendo ya el año nuevo, los pilotos de Moto2 pararon otra vez en el circuito de Jerez. Esta vez, Baldassarri también se situó al límite del top 5, pero con un registro menor que la última vez ya que no llovió durante los tres días de test. 1:41.149 fue su tiempo de esta vez, reduciendo también la distancia respecto al primero en cuatro décimas en la penúltima sesión de pruebas.

Realmente, la prueba de fuego era en Qatar. El trazado inaugural del campeonato ha sido, como de costumbre, el escenario de los últimos test dos semanas antes de que comience la acción de este 2019. De estas pruebas, Baldassarri se queda con el trabajo bien hecho. No obstante, su crono no fue favorable, quedando decimosexto sorprendentemente. Lo positivo es que el piloto está contento, por lo que ya se verá qué puede hacer el italiano del FlexBox HP40 el próximo fin de semana en el circuito internacional de Losail.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS