Registro gratuito

Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón
Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón

GP DE LAS AMÉRICAS 2019

Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón

Tras un primer título muy cuestionado, en 2014 Marc Márquez se consolidó como un piloto rápido en MotoGP, llegando a acumular 10 victorias consecutivas.

ANTóN QUINTIá - 10 ABRIL 2019 19:03

En pleno 2019, decir que Marc Márquez es uno de los mejores pilotos de todos los tiempos no es ninguna novedad. Sin embargo, no siempre fue así, y pese a que ganó el mundial de MotoGP en su año de debut en 2013 (convirtiéndose en el piloto más joven de la historia en hacerlo), fueron muchas las voces que condicionaron su hazaña a las respectivas lesiones de sus rivales. En aquel no tan lejano 2013, tanto Jorge Lorenzo como Dani Pedrosa, acostumbrados a dominar la categoría con mano de hierro, vivieron sendos calvarios al fracturarse sus respectivas clavículas hacia mitad de temporada, facilitando la llegada del título de Marc.

La llegada del 2014, con Lorenzo y Pedrosa en plena forma y con Rossi en sintonía con su Yamaha, muchos dudaban de que Márquez fuese capaz de revalidar el campeonato. Sin embargo, cuando las luces del semáforo se apagaron en el GP de Qatar, Marc comenzó con su consolidación. El piloto catalán encadenó una espectacular racha de 10 victorias consecutivas, imponiéndose carrera tras carrera con una aparente y pasmosa facilidad. La gesta comenzó en Qatar, pero continuó en el COTA tejano, por aquel entonces segunda cita del calendario.

Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón

El moderno COTA, situado en Austin, entró a formar parte del campeonato en 2013, albergando el Gran Premio de las Américas. En aquella primera carrera, Márquez se impuso al resto de pilotos en la que fue su primera victoria en MotoGP (en su segunda prueba). Su facilidad para sortear el técnico trazado estadounidense le valió la pole, superando a Dani Pedrosa (2º en parrilla) en casi tres décimas de segundo. Las Yamaha, que no terminaban de encontrarse a gusto, partían desde la segunda fila.

La tensión era máxima cuando los pilotos se fueron alineando en la parrilla de salida. Pero, lo que nadie se esperaba, era ver a un experimentado doble campeón del mundo de MotoGP saltarse la salida. Jorge Lorenzo, que más tarde se excusaría en un despiste al sacarse el 'tear off' lleno de mosquitos, emprendió la marcha al encenderse el semáforo (en lugar de esperar a que se apagase), acometiendo uno de los 'jump starts' más abultados de la era MotoGP. Rápidamente volvió a coger el embrague, pero viendo que de una sanción no de iba a librar, decidió reemprender la marcha y tratar de tirar lo máximo posible. La penalización poco tardó en llegar: un ride through que el mallorquín cumplió religiosamente. "No estaba a lo que tenía que estar", declararía un decepcionado Lorenzo al remate del GP.

Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón

Con Lorenzo fuera de carrera, Márquez tuvo pista libre para abrir un hueco respetable sobre Pedrosa que le permitió liderar sin sobresaltos la prueba. Con ambos pilotos de Honda rodando en solitario, la atención se centró en la lucha por el tercer cajón del podio, en la cual se vieron inmiscuidos Iannone (por aquel entonces en las filas del Pramac), Dovizioso, Smith (en el Tech3), Bradl (con la Honda de Cecchinello), Pol Espargaró (rookie en la categoría reina) y Rossi. Cal Crutchlow, en su única temporada como piloto oficial con Ducati, tuvo problemas con sus gomas traseras; el británico se vio obligado a pasar por boxes para cambiar de compuesto, pero en su vuelta a pista terminó yéndose, en un augurio de lo que estaba por venir.

Finalmente fue Dovizioso quien se llevó el gato al agua, acompañando a los pilotos de Honda (que llegaron a abrir un hueco de 20 segundos) en el podio. Pocos imaginábamos el salto de calidad que daría la marca italiana en las siguientes temporadas. Aleix Espargaró entró en meta 9º, posicionándose como el mejor de la subcategoría 'Open' con su Forward Yamaha, mientras que Jorge Lorenzo se quedó a las puertas de los puntos, escalando hasta la 16ª plaza. En este GP Marc Márquez consiguió su segunda victoria consecutiva, y confirmó que si había ganado un mundial no fue por los infortunios de sus rivales.

Mirada al pasado: Austin 2014, la consolidación del campeón

Pero este fin de semana no solo dejó huella en la historia del campeonato por los aspectos deportivos. Y es que, en el que era su GP de casa, el veterano Colin Edwards anunció que, al término de la temporada, se retiraría de la competición de élite. El estadounidense, con una amplia trayectoria tanto en el WSBK como en MotoGP, destacó en aquella rueda de prensa sus años en Yamaha. "Todo era fácil: Rossi ganaba y yo hacía lo que me mandaban. Pero tengo que dejar esto, porque considero que me he perdido muchas cosas en la vida de mis hijos". El destino no se portó muy bien con él, terminando su último Gran Premio en suelo americano retirado.

Puedes ver todos los resultados de la carrera aquí.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS