Registro gratuito

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue
Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

MOTOGP

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Redding ha sido a lo largo de los años una de las figuras más reconocibles del campeonato, ya fuese por su actuación en pista o fuera de ella.

ANTóN QUINTIá - 21 NOVIEMBRE 2018 11:46

El pasado Gran Premio de la Comunitat Valenciana fue un Gran Premio de despedidas; la retirada de Pedrosa, la marcha de Bautista a WSBK, el cambio de Zarco a KTM, la última prueba en Moto2 de Quartararo y Bagnaia, etc. Sin embargo, este domingo hubo un piloto no menos importante cuya marcha pasó más desapercibida, y ese es Scott Redding. El simpático piloto inglés dijo adiós al mundial de MotoGP, después de once temporadas completas en el campeonato, al no encontrar hueco para la temporada 2019.

Si bien Redding no ha sido un piloto puntero en estos últimos años, sí es parte de la historia del mundial de motociclismo, con resultados y logros notorios conseguidos a lo largo de los años. Estos 'flojos' números al final de su estancia en MotoGP hicieron que su despedida quedase un tanto ensombrecida, y en Motor y Racing hemos querido dedicarle un artículo a su carrera, repasando su trayectoria desde su llegada en 2008 hasta su marcha en 2018.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Debut por todo lo alto (125cc.)

Scott Redding fue un joven talento, un diamante en bruto que las grandes marcas rápidamente supieron ver. De la generación de pilotos como Marc Márquez o Pol Espargaró, disputó el CEV en 2007 con el equipo Blusens, concluyendo el certamen en segundo lugar (un certamen ganado por Bradl y donde Márquez terminó 8º). Al año siguiente, ese mismo equipo (Blusens) le daría la oportunidad de debutar en el campeonato del mundo, disputando en 2008 su primera temporada completa a lomos de una Aprilia de 125cc.

En su debut, Redding brilló más que los focos qatarís bajo los que corrían (fue la primera carrera nocturna de la historia del campeonato), luchando en el grupo cabecero durante toda la prueba y concluyendo en 5ª posición. Su falta de experiencia hizo que su temporada resultase bastante irregular, pese a que consiguió finalizar dentro del Top10 en nueve ocasiones. Pero, sin lugar a dudas, lo mejor de su primera temporada fue su primera victoria mundialista, venciendo el Gran Premio de Gran Bretaña. Redding se convertía así en el ganador más joven del campeonato, con una edad de 15 años y 170 días, un récord que mantuvo hasta (caprichos del destino) el GP de Valencia de 2018. El broche final a una magnífica primera temporada lo puso con su 11ª plaza en la general, consiguiendo el galardón al mejor rookie del año.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

En 2009, Redding repitió moto y equipo. Sin embargo, la temporada no cumplió con las expectativas creadas el año anterior. El inglés sumó un total de 8 abandonos (en un campeonato de 16 carreras), entrando tres veces en el Top10. El tercer puesto conseguido en el GP de Gran Bretaña (segundo podio de su carrera) alivió la dura temporada, plagada de fallos mecánicos y de pilotaje.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

A las puertas de ser campeón (Moto2)

El joven británico, que al remate de la temporada 2009 contaba con 16 años, destacaba en altura respecto a sus rivales, y acoplarse a la menuda montura de 125cc. se le antojaba cada vez más difícil. Es por ello que decidió no postergar más su salto a la categoría intermedia, y en 2010, con 17 años recién cumplidos, debutó en la temporada inaugural de Moto2, sobre motores de 4 tiempos y 600 cc. Scott llevó a cabo su debut de la mano del Marc VDS Racing Team (equipo que lo acompañaría a lo largo de toda su etapa en Moto2) con una Suter. Su adaptación a la nueva categoría fue lenta, aquejado de problemas con la temperatura que desprendía el propulsor tetracilíndrico de Honda.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Pese a todo, en su tercer GP entró en los puntos (11º) y en el GP de Gran Bretaña (quinta carrera de la temporada) se quedó a las puertas del podio (4º). El colofón llegaría en Indianápolis, donde se convirtió en el piloto más joven en subir al podio de la categoría intermedia (3º). El Gran Premio de San Marino 2010 empaño el buen resultado de semanas atrás, siendo Redding el piloto que, por infortunio, arroyó a Tomizawa en el transcurso de la carrera. Con su recuerdo vivo, Redding concluyó la temporada con un segundo podio en Australia (2º) y dos Top5 en las dos últimas carreras. Finalmente, Redding fue 8º en la general, con dos podios y 102 puntos.

El año 2011 no fue demasiado bueno para Scott, quien terminó la temporada en 15º lugar y obtuvo como mejor resultado un 5º puesto, el cual repitió hasta en tres ocasiones (Gran Bretaña, Indianápolis y Misano). Esa sería su última temporada con Suter, pasando a competir en 2012 a lomos de un chasis Kalex, cada vez más popular en la parrilla. Redding agradeció el cambio, terminando la temporada en 5º lugar tras haber conseguido cinco podios y haber entrado en el Top10 en doce ocasiones. Era el preludio de lo que estaba por llegar al año siguiente.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

En 2013, Scott Redding refrendó su valía como piloto, consiguiendo luchar por lo que todos los pilotos quieren: ser campeón del mundo. En la temporada 2013 Redding se enfrentó a Pol Espargaró en la lucha por el título de Moto2, quedándose a las puertas de conseguirlo. El inglés terminó 2º la temporada, a 40 puntos del catalán. Redding completó una primera mitad de temporada excepcional, postulándose en gran parte del paddock como favorito a llevarse el título en Valencia. Sin embargo, tras el parón veraniego perdió fuelle, y una caída en la QP del GP de Australia puso punto final a su sueño, rompiéndose la muñeca y perdiéndose dos carreras. Pese a todo, Redding completó la mejor temporada de su vida, con 3 victorias, un total de 7 podios y 225 puntos al final del año.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Salto a MotoGP

En el 2014, a sus 21 años, Scott Redding dio el salto a la categoría reina de la mano del expiloto Fausto Gresini. El italiano le fichó para pilotar la segunda moto del equipo, que por aquel entonces competía bajo la nomenclatura Go&Fun Gresini Honda. Al otro lado del box estaba Álvaro Bautista, aunque mientras que Redding pilotaba una Honda 'carrera-cliente' RCV1000R (en la subcategoría Open) el toledano lo hacía con una RC213V de fábrica.

La primera temporada de Scott en MotoGP fue muy satisfactoria; en su primera carrera finalizó en 7º lugar (más meritorio por llevar una moto menos evolucionada que la de gran parte de sus rivales) y terminó prácticamente todas las carreras en los puntos (en el GP de las Américas abandonó y en el GP de Japón finalizó 16º). Para cuando terminó la temporada, el inglés había acumulado un total de 81 puntos (solo 8 puntos menos que Bautista, con una Honda oficial), lo que le valió la 12ª plaza de la general y el subcampeonato de la categoría Open (a 45 puntos de Aleix Espargaró).

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Según el contrato que había firmado con Gresini por dos temporadas, en 2015 Redding disfrutaría de una Honda 'pata negra'. Sin embargo, el equipo perdió el patrocinio de Go&Fun, sin el cual no podía asumir los costes de una Honda, y la vacante (Gresini se unió a Aprilia) fue ocupada por el Estrella Galicia 0,0 Marc VDS, viejo conocido de Scott. Así, en Losail 2015 Redding se alineó en la parrilla de salida a lomos de una Honda RC213V 'factory'.

Redding tenía todo a su favor en aquella temporada, pero las cosas no terminaron de funcionar. Un podio en el Gran Premio de San Marino (3º, primer podio en MotoGP) salvó los muebles de un año donde sumó tres abandonos y solo entró en el Top10 en cinco ocasiones (de 18 posibles). Estos números pobres dieron como resultado su 13ª posición en la general, sumando tres puntos más que con la Honda Open de 2014.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

En el permanente intento de superarse, y ante la llegada de Miller y Tito Rabat a la categoría, en 2016 Redding dijo adiós a la marca japonesa y se atrevió a fichar por Ducati. En la pretemporada sorprendió a todos con su rápida adaptación a la complicada montura desmodrómica, llegando a declarar que era una de las mejores motos que había pilotado. Scott contagió de positivismo a todos sus seguidores, pese a llevar la Desmosedici GP15 de la temporada anterior.

Pero el tiempo puso las cosas en su sitio, y su primera temporada en el Pramac no fue mucho mejor que la anterior. El año de debut con la moto italiana se saldó con tres abandonos, siete Top10 y un podio (3º en el caótico GP de Holanda). Al remate de la temporada, Redding ocupaba la 15ª plaza de la clasificación general con 74 puntos (10 menos que en 2015).

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

En 2017 el piloto inglés continuó compitiendo para la estructura satélite de Ducati, una vez más como segundo piloto, llevando una Desmoscedici GP16 mientras que su compañero de equipo Petrucci tenía una idéntica a la de Dovizioso y Lorenzo. Sus resultados siguieron un año más en caída libre; a lo largo de la temporada acumuló una vez más tres abandonos, pero esta vez solo entró en el Top10 en cuatro ocasiones de 18 posibles. En este caso no hubo un podio que arrojase luz a la situación, y al cruzar la línea de meta en Valencia su futuro se complicaba, siendo el 14º mejor clasificado de la general con 64 puntos (una vez más, 10 puntos menos que la temporada anterior). Sus malos resultados acabaron por decidir a Paolo Campinoti, quien no renovó a Scott y fichó a un Jack Miller más maduro tras tres temporadas en la categoría.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Así, Scott Redding llegó en 2018 a su cuarto equipo diferente en cinco temporadas en la categoría reina. Aprilia le recibió con esperanzas de que, junto a Aleix Espargaró, la RS-GP 2018 estuviese en la lucha por los puestos cabeceros. En su afán por mejorar el rendimiento de la moto, la fábrica elaboró un nuevo propulsor, apurando los plazos de entrega al máximo (el motor no estuvo listo hasta el primer Gran Premio de la temporada). Desafortunadamente, aunque el nuevo motor había mejorado muchos aspectos respecto al del 2017, su falta de fiabilidad era notoria.

Su adaptación fue lenta y sus resultados no fueron todo lo buenos que cabía esperar de un piloto con su caché. Una temporada más, Redding cumplió con los tres abandonos de rigor. El inglés solo puntuó en siete pruebas (de 19 Grandes Premios), con la 11ª posición de Valencia como mejor resultado de la temporada. El piloto manifestó que no se divirtió encima de la moto hasta la carrera de Assen, 9ª cita del calendario. Estas posiciones alejadas de la cabeza derivaron en el peor registro de Redding desde su llegada al campeonato en el 2008: 21º de la general con 20 puntos. Scott se vio ampliamente superado por su compañero de equipo (Aleix obtuvo 24 puntos más que él) y por rookies como Morbidelli, Syahrin o Nakagami.

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Esta mala temporada 2018, en combinación con la poca paciencia de los mandamases de Aprilia, hizo que Aprilia decidiese no continuar con sus servicios en la venidera temporada 2019. Su rendimiento descendente a lo largo de los años (su mejor temporada en MotoGP fue la de 2015) no despertó grandes intereses en otros equipos con plazas vacantes, los cuales se decantaron subir a jóvenes promesas de Moto2.

De este modo, Redding sale por la puerta trasera de la que fue su casa durante 11 años.Una casa que le vio crecer desde la más temprana pubertad hasta la edad adulta, madurando con los años y puliendo su pilotaje con el paso de los Grandes Premios. Por desgracia, ese es el mismo campeonato que le vio desinflarse al llegar al culmen de su carrera deportiva. Su bagaje llegados a este punto, sin embargo, es envidiable, con 4 victorias, 18 podios y 3 poles a lo largo de su carrera mundialista. Pero la positividad es algo que va inherente a su persona, y se marcha de MotoGP con la cabeza bien alta y con el orgullo de poder decir que le disputó a Pol Espargaró el título de Moto2. El año que viene correrá el BSB con la nueva Ducati Panigale V4, con apoyo de fábrica, donde seguro que destacará. Pero, antes de marcharse, Scott Redding quiso dejar su huella en el campeonato, desnudándose en la vuelta de honor hasta quedar en paños menores. Un simpático, controvertido y descarado gesto con el que quiere ser recordado. ¡Mucha suerte allá donde quiera que vayas, Scott!

Scott Redding, historia de lo que pudo ser y no fue

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS