Registro gratuito

Suzuki confía plenamente en su "comodín"
Suzuki confía plenamente en su "comodín"

BRIVIO AL HABLA

Suzuki confía plenamente en su "comodín"

Davide Brivio sabe que Andrea Iannone será capaz de expulsar el fantasma que dejó Maverick Viñales en el box de Suzuki.

MONTSE ASENSIO - 07 MARZO 2017 19:21

El retorno de Suzuki a MotoGP hace 3 años (contando esta nueva temporada 2017) fue discreta pero a la vez arriesgada. Davide Brivio lo apostó todo por dos pilotos jóvenes (Aleix Espargaró y Maverick Viñales) para desarrollar una moto desde cero. Durante la primera temporada (2015) los resultados fueron discretos pero en el equipo se vislumbraban muchas sonrisas. Porque aún quedaba mucho trabajo por hacer, pero estaban siguiendo el camino correcto.

En 2016 el box de Suzuki ya ofrecía una moto a tener en cuenta a pesar de la falta de potencia en algunas ocasiones. Tanto fue así que los resultados llegaron de la mano de Maverick Viñales, nombrado rookie del año la anterior temporada. Un total de 3 terceros puestos y la victoria en Silverstone el año pasado permitieron a Maverick ganarse el respeto de todos y los galones en su garaje.

Davide, el visionario

Sin embargo, nada de esto hubiera sido posible sin las ganas y la pasión por el motociclismo de Davide Brivio, el "culpable" del retorno de Suzuki a la categoría reina. Sabía lo que había en juego desde el principio pero el que no arriesga no gana y esta vez el dicho se supera por sí mismo viendo los resultados de 2015 y sobretodo, de 2016.

La capacidad de "pitoniso" en sus aventuras como director por la gran bola de cristal de MotoGP no son fruto de la casualidad. Recordemos que fue el hombre capaz de traerse consigo a Valentino Rossi de Honda a Yamaha el 2004 y que además le llevó a seguir haciendo crecer aún más su leyenda con una temporada sublime en que se logró además, callar muchas bocas y volver a hacer de Yamaha un nombre a considerar en toda la parrilla.

Suzuki confía plenamente en su "comodín"

En 2015 volvió a echarse las cartas a sí mismo apostando el todo por el todo por Aleix y Maverick porque sabía perfectamente que ambos serían capaces de conseguir el reto que suponía construir una moto competitiva sin apenas base pero con una fábrica apasionada y comprometida con nombre propio en la competición: Suzuki.

El "comodín" Andrea

Cuando uno de los pilares fundamentales se marcha no queda otra opción que seguir adelante. Es lo que pretende el bueno de Brivio con Andrea Iannone. El fichaje de Maverick Viñales por Yamaha parecía inminente tras el anuncio de la marcha a Ducati por parte de Jorge Lorenzo. Y Davide lo sabía. Por eso volvió a recurrir a sus dotes de adivinación para volver a apostar fuerte por un piloto: Andrea Iannone. Su pilotaje agresivo puede ser la clave para expulsar el fantasma de Maverick aún presente por el box.

Suzuki confía plenamente en su "comodín"

"A nosotros nos dolió mucho perder a Maverick, pero con Andrea solucionamos bien el problema. Encontramos a un piloto con el que poder seguir con el trabajo que estábamos haciendo. Fuimos a por Andrea porque es uno de los pilotos más rápidos de MotoGP, así que con él podemos seguir con ese trabajo de crecimiento. Está claro que precisa de un periodo de adaptación, pero de todas formas no le está siendo difícil porque se divierte con esta moto. La diferencia es que Andrea llega aquí después de cuatro años en MotoGP con la Ducati, una moto que fue cada vez más competitiva. Así que ya sabe qué cosas le van bien, qué cosas le sirven. Cuando comenzamos con Maverick, nosotros éramos nuevos y él era un novato, así que crecimos juntos", afirma Brivio.

Andrea Iannone también sabe lo que es ganar en MotoGP y a lomos de una Ducati, además. Una vez conseguida la plena adaptación con la Suzuki estará listo para soplarle a la oreja a quien se le ponga por delante sobre el asfalto. Davide lo sabe, todos lo sabemos. El buen resultado del piloto italiano en los test de pretemporada lo dice.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS