Registro gratuito

Valentino Rossi, a la caza del décimo título
Valentino Rossi, a la caza del décimo título

MOTOGP

Valentino Rossi, a la caza del décimo título

'Il Dottore' afronta los que podrían ser sus últimos dos años en MotoGP con el ferviente deseo de ganar el campeonato, aunque todo pasa por mejorar la Yamaha.

ANTóN QUINTIá - 01 FEBRERO 2019 10:36

Una de las sorpresas más gratas que nos dejó la temporada 2018 fue la renovación de Valentino Rossi con Yamaha, acordando un nuevo contrato por dos temporadas. Rozando la cuarentena de edad (Valentino cumplirá en el próximo mes de febrero 40 años), eran muchas las voces del paddock que abogaban por una retirada o, como máxime, un contrato por una temporada más. Sin embargo, Rossi sorprendió a propios y extraños una vez más al decidir continuar dos años más compitiendo al máximo nivel.

Lo sorprendente de esta renovación no fue tanto el hecho de que decidiese seguir corriendo en MotoGP, sino el que lo vaya a hacer con Yamaha tras dos temporadas totalmente aciagas. Después del final de temporada más polémico de lo que llevamos de siglo vivido en 2015, donde Vale vio como Lorenzo ganaba el título ante sus ojos, el rendimiento del tándem Rossi-Yamaha decreció enormemente. En 2016 Rossi repitió el subcampeonato del año anterior, pero Márquez le aventajó en 49 puntos.

Pero lo peor estaba por llegar, ya que en 2017 Rossi y Viñales se sumergieron en una pesadilla de la cual todavía no está muy claro que hayan conseguido salir. Los problemas con los neumáticos (especialmente el delantero) de 2017 derivaron en todo un quebradero de cabeza en 2018, con problemas de todo tipo que pusieron a prueba tanto la fortaleza psicológica de pilotos e ingenieros como las relaciones personales entre los miembros del equipo.

Valentino Rossi, a la caza del décimo título

Inmiscuidos en una de las mayores crisis de su historia, Yamaha vivió una sequía de 25 Grandes Premios sin ganar, algo a lo que Viñales pudo poner fin en el Gran Premio de Australia. Pese a la juventud y a la falta de experiencia de Maverick, el más damnificado a nivel psicológico de este bienio fue Rossi, con una 5ª y una 3ª plaza en sendas clasificaciones generales y una racha de 28 carreras sin subir a lo más alto del podio (su última victoria data de Assen 2017). En el ya concluido 2018 Vale se tuvo que conformar con cinco podios, quedándose fuera del Top5 en siete ocasiones. Es por ello que, tras dos temporadas para olvidar y con 39 años cumplidos, pocos creían en que Rossi siguiese marcándose como objetivo ganar el décimo título.

Cuerpo de 40, mente de 20

Como vemos, su espíritu deportista y competitivo no se ha visto dañado tras estas dos temporadas. Prueba de ello es que, en el pasado mes de diciembre, el de Urbino se llevase su séptimo Monza Rally Show. El deseo de ganar sigue intacto, y Rossi ya ha dicho que si firmó por dos años es para cumplir con el contrato, fulminando las voces que sugerían su retirada en caso de un 2019 carente de resultados. Valentino, en una curiosa analogía con el Real Madrid, sigue obsesionado con ganar el que sería su 10º campeonato del mundo de motociclismo, y aparentemente no va a parar hasta hacerse con él.

En un impulso de regeneración, Yamaha ha decidido hacer una depuración de responsabilidades. El gran malparado ha sido Kouiji Tsuya, hasta ahora máximo responsable del proyecto en MotoGP y que en el pasado Gran Premio de Austria pidió disculpas públicamente a sus dos pilotos por la falta de soluciones; en su lugar, Iwata a colocado a Takahiro Sumi, jefe de la división de chasis de la marca hasta ahora. Asimismo, ingenieros como Ramón Forcada dejarán de trabajar para el equipo oficial. Paralelamente, aunque no tenga un fundamento mecánico, el equipo dejará de contar con el patrocinio de Movistar, pasando a ser Monster el patrocinador principal y completando así el lavado de cara de la escuadra nipona.

Valentino Rossi, a la caza del décimo título

Valentino es consciente de la rareza que supone su caso en el mundo del deporte, habiendo pocos antecedentes (se podría destacar a Michael Schumacher en la F1 o a Christopher Horner en el ciclismo), y reconoce abiertamente que es algo que no estaba en sus planes: "Siempre fue mi sueño correr, pero no pensaba llegar hasta los 40, es algo atípico, pero a lo mejor hago algo que harán también los demás en un futuro. Lo importante es seguir competitivo. A estas alturas del año tengo que creer y si podemos mejorar la moto seremos fuertes esta temporada".

Primeros test poco prometedores

Pese al empeño y la ilusión de la cual ha hecho gala en sus declaraciones, lo cierto es que los primeros test de pretemporada no han sido del todo satisfactorios. En Valencia, mientras que Viñales registró el mejor tiempo de la clasificación combinada, Valentino terminó 9º a 0.614 segundos de 'Mack'. Las primeras conclusiones del italiano, pese al mediocre tiempo, fueron alentadoras, aunque prudentes: "Tenemos dos motores diferentes pero los tiempos son parecidos, uno es un poco mejor a nivel de freno motor, y el otro un poco mejor en aceleración. Aunque hemos sido capaces de mejorar, nuestros rivales lo han hecho mucho más que nosotros. Hemos ido bien con las gomas nuevas, pero después de algunas vueltas hemos tenido un ritmo más lento que nuestros rivales y hemos sufrido más con los neumáticos usados".

Los test de Jerez se esperaban con ansia en el box de Iwata por ser un circuito del gusto de Rossi y donde más han sufrido en los últimos años. Sin embargo, las prácticas fueron más bien decepcionantes. Viñales volvió a ser el más rápido de los dos, 4º a 0.121 segundos de Nakagami, mientras que Rossi concluyó en 11ª posición, a más de 0.600 segundos y superado por un rookie como Bagnaia. Rossi no ocultó su decepción ante los medios, apelando a la necesidad de seguir trabajando y de reestructurar la fábrica de los diapasones cruzados.

Valentino Rossi, a la caza del décimo título

"La mejora no es suficiente, necesitamos un esfuerzo mayor. Mi ritmo no fue tan malo y la sensación con la moto fue bastante buena. De las cosas que tenemos que decidir, ya decidimos el motor, y creo que la situación está bastante clara. En mi opinión todavía tenemos que trabajar, porque parece que mejoramos un poco, pero no lo suficiente. Hay mucho trabajo por hacer si queremos ser competitivos para medirnos con Ducati, Honda y también Suzuki. Aún estamos sufriendo, los pasos adelante no han sido suficientes. La moto se pilota bien, pero el camino es largo. Fue un buen test, dimos más de 120 vueltas, lo intentamos todo, así que es una buena prueba".

"Siempre luchamos con el agarre en la aceleración y con el deslizamiento en el giro, y mejoramos un poco, pero para mí no es suficiente. En cuanto al motor, la decisión está tomada, pero espero que podamos tener algo más para el próximo año". "Creo que la situación técnica en MotoGP ha cambiado en los últimos años. Ducati fue la primera en realizar un gran cambio, especialmente, en la cantidad de gente que trabaja tanto en la pista como en la fábrica. Con la proporción adecuada, se han acercado a la organización de la Fórmula 1. Y Honda los ha seguido. Ya lo remarcaba los meses pasados. Tenemos que hacer lo mismo si queremos competir con ellos".

Valentino Rossi, a la caza del décimo título

Pese al tono poco halagüeño de Valentino en sus declaraciones, el vigente campeón del mundo Marc Márquez no se confía: "Yo creo que la Yamaha no va tan mal. Y te diré por qué. Todos los 'rookies' que han llegado, Morbidelli o Quartararo, estaban ahí en el test. Morbidelli, que venía de la Honda, en Valencia se quedó a una décima de mi crono y en Jerez a dos. La moto creo que tiene potencial, los tengo como unos de los rivales más duros del año que viene. A parte, los pilotos tienen el nivel".

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS