Registro gratuito

Denny Hamlin gana con soltura el Sprint Unlimited
Denny Hamlin gana con soltura el Sprint Unlimited

SPEEDWEEKS

Denny Hamlin gana con soltura el Sprint Unlimited

Una carrera plagada de incidentes nos dejó un estilo de carrera distinto. Incluso el Pace Car se vio involucrado.

Denny Hamlin gana con soltura el Sprint Unlimited

Conseguir una pole a lo largo del año anterior te da la posibilidad de entrar al Sprint Unlimited. Un total de ochenta y cinco vueltas (340 kilómetros) separadas en tres segmentos de treinta, veinticinco y veinte respectivamente, que fue elegido por los aficionados a través de una votación online. Y lo mejor de todo, la NASCAR está de vuelta.

Con las vistas puestas en la clasificación del domingo tarde, la NASCAR selecciona a los hombres más rápidos del año anterior y los que alguna vez se llevaron esta carrera de exhibición para competir al límite. Y bajo las luces.

Unas luces que iluminaban el asfalto peraltado de Daytona. Se respiraba gasolina, se olían las gomas desgastadas y el aceite quemado. Se olía lo que hace meses se ponía a hibernar tras Homstead: la adrenalina.

Primer segmento, primera sorpresa

La aparición de la primera de las banderas verdes nos dejó disputas muy limpias en pista, aunque más de una vez se nos aceleró el corazón. El pack-racing es conocido por ser de lo más complicado en una competición. Ir a más de 300 km/h rodeado por veinte coches es tenso cuanto menos. Te sientes aprisionado, y el miedo recorre cada centímetro de tu piel. Si no que se lo digan a Jimmie Johnson.

Al final del primer segmento el #48 perdía la zaga y golpeaba el muro, aunque sin recibir daños de gravedad teniendo en cuenta el lugar donde hizo el trompo. Eso sí, su carrera se había terminado. En la repetición se apreciaba lo que significa el ir en grupo. Kevin Harvick se pegó tanto al Chevrolet de Johnson que las turbulencias hicieron que a la salida de curva 4 el de Hendrick se fuera al muro. La amarilla salía y se neutralizaba la prueba a la espera del segundo segmento.

El Big One y el coche en llamas

Entre el primer y segundo segmento, así como entre el segundo y el tercero, se obligaba a pasar por la calle de boxes. Una parada que movía bastante la clasificación. En el sensor del final del pit-road, Keselowski se ponía líder, con Gordon inmediatamente detrás. Pero esto es Daytona y hay que estar con los ojos muy abiertos, así como tener clara tu posición dentro del grupo.

Denny Hamlin gana con soltura el Sprint Unlimited

Las vueltas se sucedían y llegó el momento clave de la prueba. Kenseth cerró demasiado pronto, tocándose con Joey Logano y trompeando. El de Gibbs entonces hizo un strike, llevándose por delante a Tony Stewart, Jeff Gordon, Kurt Busch, Carl Edwards y a Ricky Stenhouse Jr. Curiosamente Logano pudo salir bien parado y no sufrió más que un rasguño. El resto, a los garajes.

Este mismo incidente vio también como Danica Patrick trompeaba, aunque sin daños hasta que se topó con su compañero sentimental Stenhouse Jr. El #17 venía cojeando y pese a apuntar para no golpear a Danica, el Chevrolet #10 de la fémina viró inesperadamente y se encontró con el Ford de su chico. Seis coches implicados y ya sólo eran nueve los restantes en la lucha por la victoria.

A partir de entonces la carrera se convirtió en otra diferente. Debido a la falta de grupo para fomentar el rebufo, parecía una carrera ciclista. Hubo varios intentos de fuga, pero nunca lo suficientes. Finalizó el segundo segmento sin mayores incidentes. Entonces es cuando el público vio otro de sus votos reflejados. La posición de resalida se decidiría tras la segunda parada obligatoria. Como si fuera otra parada bajo bandera amarilla.

Justo antes de resalir, se vio la situación más bizarra en años. El pace-car apagó las luces y aceleró. Bueno, todo normal hasta que el habitáculo se iba llenando de humo. ¡El coche de seguridad estaba en llamas! Por suerte los servicios de asistencia entraron rápidamente al trazado para apagar el conato de incendio.

Hamlin destacado

Y así se llegaba al tercer y último segmento. Poco a poco se iban decidiendo las posiciones, con mucha tensión...¡Kyle Busch trompea... y lo salva! La maniobra es idéntica a la que sucediera en 2012, año en que Kyle ganó el Sprint Unlimited -llamado Budweiser Shootout entonces-. Neutralización minúscula y era el momento de poner la carne en el asador.

Las parejas casi iban por equipos. Logano con Keselowski y Kyle Busch con Denny Hamlin. Se daban empujones para ir ganando terreno, mientras por detrás Dale Earnhardt Jr y Marcos Ambrose tenían un encontronazo. El #88 caía y Hendrick se quedó sin coches en la parte final del Sprint Unlimited. Eso dejó el terreno bastante libre para Ford y Toyota de la mano de Penske y Joe Gibbs respectivamente.

Llegaron las últimas dos, en una resalida que avecinaba tormenta. Keselowski y Hamlin se barajaron delante, se empujaron... Y Hamlin se distanció. El #11 de Joe Gibbs tomó la delantera para no abandonarla, cruzando la meta como ganador del Sprint Unlimited. Y llegó el momento para los primeros donuts del año.

De cara a esta tarde, en menos de dos horas tenemos la clasificación, pero habrá tres personas que la usarán para poner a punto el coche. Tanto Danica Patrick, como Tony Stewart como Bobby Labonte cambiaron motor tras que este les fallara en los libres. Según el reglamento NASCAR, si debes cambiar el motor del fin de semana te vas a la cola de la parrilla. En este caso, los tres saldrán en la parte baja de los Duels, que son las carreras que deciden desde la tercera hasta la última posición para la Daytona 500 del domingo que viene.

Fotos: NASCAR

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS