Registro gratuito

Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600
Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600

LA NASCAR EN CASA

Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600

Dos banderas rojas, un cable suelto y un ganador es lo que se vio en Charlotte. Jimmie Johnson decide la victoria indirectamente.

Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600

Charlotte es el centro neurálgico de muchas de las competiciones de stock cars americanos. Como mínimo de las cinco más importantes: K&N West, K&N East, Camping World Truck Series, Nationwide Series y la Sprint Cup. Alrededor de la ciudad con mayor población de Carolina del Norte podemos encontrar los llamados HQ de los equipos. La base de la gran mayoría de ellos está aquí. Así que muchos, corren en casa.

Pero no sólo se distingue la Coca-Cola 600 por ser la primera carrera en casa del año -en la segunda parte de año vuelven a Charlotte-, si no por su duración. Es la carrera a distancia más larga del calendario, y completa un fin de semana en el que se juntan el GP de Mónaco de F1 y las 500 millas de Indianápolis. En Estados Unidos, en caso de competir en Indianápolis y en Charlotte se consigue lo que se llama el Double Duty. Es una práctica cada vez menos contemplada, aunque muchos pilotos están interesados en ella.

¡Ojo con el cable!

Más allá de lo que envuelve este regalo del domingo noche, la carrera tuvo tres partes muy diferenciadas. La forma de diferenciarlas es fácil: hubo dos banderas rojas que hicieron parar la prueba por bastante tiempo. Un cable y un incidente múltiple complicaban las cosas a los pilotos, haciendo que se cambiara toda la estrategia.

Durante las primeras 123 vueltas los Toyota de Joe Gibbs demostraban una vez más su velocidad y su constancia. Kyle Busch, Hamlin y Kenseth se barajaban dentro de un top 5 que completaban Kurt Busch y Kasey Kahne. Mucha guerra de miradas, pocas ganas de moverse debido a la extensa naturaleza de la prueba (600 millas, unos 960 km). Las espadas aún a medio sacar de su funda, y el sol empezaba a desaparecer tras los muros del Charlotte MotorSpeedway.

A partir de la vuelta 123 pues llegó el cambio de tercio. ¡Bandera Roja! ¿Por qué? En las repeticiones no se apreció mucho...¡Un cable encima de la pista! ¡Y Kyle Busch se lo ha llevado puesto! Pero no fue el único. Marcos Ambrose y Mark Martin también recogían la pequeña serpiente oscura que vagaba por la pista. Pese a eso, el malparado fue Kyle Busch. Su parte delantera derecha quedaba tocada y, por caso excepcional, la NASCAR dejaba reparar bajo bandera roja.

Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600

Lucha de miradas y otros percances

Esta bandera roja calmó las aguas, así como despertó al equipo médico. Varios aficionados habían sido golpeados por el cable, de forma que fueron atendidos como es debido. A su vez, los Toyota vieron empañada su superioridad inicial con remontadas por la parte media de Chevrolet. Es el caso de Kevin Harvick, que se iba acercando poco a poco a la parte alta, así como Jimmie Johnson.

El #48 tuvo una carrera media, sin muchas florituras. No fue peligroso para el liderato, pero claro, teniendo en cuenta la distancia, es normal que se conformara con una séptima posición hacia mitad de carrera. A parte, el grupo se había estirado y las distancias de los líderes estaban estabilizadas con relevos entre Kahne, Kenseth y Kyle Busch.

Lo que no pensaba el #18 de Joe Gibbs era que se rompiera el motor de su Toyota...¡Biffle y Earnhardt Jr. al muro! ¡Golpe duro de Travis Kvapil y Blaney! ¡El accidente es por culpa del aceite que ha ido soltando Earnhardt Jr, que también ha roto motor! Caos mecánico que deja cinco bajas en total, con el líder hasta el momento hacia casa.

Una reacción en cadena que no sería la única. Vueltas más tarde, finiquitando un periodo de 30 vueltas con cuatro neutralizaciones, un accidente duro entre Gordon, Martin, Almirola y Stenhouse dejaban la segunda bandera roja en pista. Otra vez en formación en la recta trasera mientras los comisarios de pista de Charlotte limpiaban el estropicio.

Harvick y la puñalada por el oro

Al reiniciarse la carrera, en el pelotón faltaba gente importante como Brad Keselowski. El actual campeón de la categoría se vio involucrado en un incidente con Danica Patrick, que les dejó a ambos muy retrasados en la clasificación final de la prueba.

Kevin Harvick asesina en la Coca-Cola 600

"Le cerré la puerta y nos fuimos ella [Patrick] y yo contra el muro. Mis disculpas." - comentaba el #2 de Penske "Por parte de mi equipo, les conozco. Esto es un bache y nos recuperaremos pronto, no hay que perder el norte." Brad ha bajado a la décima posición actual, al filo de perder la posición de Chase.

A todo esto, Kasey Kahne y Kurt Busch mantenían un pulso que acrecentó la llegada de Harvick. Los Toyota no eran rival: Hamlin había perdido fuelle mientras Kenseth se vio involucrado en un accidente con Montoya y Jimmie Johnson. El de Hendrick perdió el coche intentando pasar a Truex Jr. y la tensión del mismo provocó falta de entendimiento en el grupo, afectando a Kenseth y Montoya esa misma presión.

Siendo regular, Kahne fue controlando la distancia. La victoria estaba a tiro de piedra, sólo tenía que completar quince vueltas...¡Amarilla! ¡Restos en la recta de meta! Harvick conseguía pegarse a él. Y las paradas en boxes estaban en el horizonte. Un cambio de gomas gratis que Kahne no decidió aceptar. Se mantuvo en pista, mientras Harvick y sus mecánicos rozaban la velocidad de la luz. Salían líderes de la tropa que había parado.

¡Bandera Verde! ¡Harvick toma la delantera! ¡Kurt Busch por fuera pasa de sexto a tercero, situándose detrás de Kahne! Adios muy buenas, Harvick tenía mejor agarre. La puñalada al crono en boxes y a Kasey Kahne en la resalida le daban la razón. Harvick tiene el sobrenombre de "The Closer". En los últimos metros de la carrera sabe sacar el jugo al asfalto, coche y rivales. Montoya lo probó en Richmond, y ahora Kasey Kahne.

Definitivamente, Kevin Harvick va paso a paso. Como un asesino. Silencioso pero letal. El puñal, sudado y manchado de aceite que sacó en las vueltas finales de la Coca-Cola 600, hizo mucho daño al grupo. Envenenados, no pudieron seguir el ritmo del #29 de Childress. Desmayados en la noche, sólo pudieron ver las estrellas y una victoria que, pese a parecer muy cercana, estuvo lejos de sus manos.

Resultados Coca-Cola 600

1. Kevin Harvick - Richard Childress Racing 400 vueltas

2. Kasey Kahne - Hendrick Motorsports (+1.490s)

3. Kurt Busch - Furniture Row Racing (+1.662s)

4. Denny Hamlin - Joe Gibbs Racing (+2.065s)

5. Joey Logano - Penske Racing (+2.169s)

6. Ryan Newman - Stewart-Haas Racing (+3.394s)

7. Tony Stewart - Stewart-Haas Racing (+3.594s)

8. Clint Bowyer - Michael Waltrip Racing (+4.404s)

9. Martin Truex Jr - Michael Waltrip Racing (+4.763s)

10. Marcos Ambrose - Richard Petty Motorsports (+5.498s)

...

18. Juan Pablo Montoya - Earnhardt Ganassi Racing (a 3 vueltas)

...

22. Jimmie Johnson - Hendrick Motorsports (a 5 vueltas)

...

29. Danica Patrick - Stewart-Haas Racing (a 15 vueltas)

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS