Registro gratuito

La corrosión, el enemigo de nuestros coches
La corrosión, el enemigo de nuestros coches

CONSEJOS

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

Las piezas de nuestros coches pueden verse afectadas de forma importante por la oxidación de los metales.

MICHAEL DI STEFANO - 09 NOVIEMBRE 2017 19:05

Con la evolución en la construcción de los coches de hoy en día observamos que cada vez son mas variados los materiales para su ensamblaje, en la actualidad se utilizan diferentes tipos de aluminio o plástico, haciendo que los automóviles sean más livianos y así lograr un consumo más eficiente. De igual forma, el acero sigue siendo uno de los materiales que predomina en la fabricación de las partes de carrocería, debido a diferentes propiedades como su resistencia y bajos precios; sin embargo, el principal enemigo de este tan utilizado material es la oxidación.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

La oxidación

Primero que nada debemos tener claro que el proceso de oxidación de un metal es la reacción de tipo química que ocurre al momento de existir contacto de metales con el oxigeno. Las carrocerías de los coches que conducimos a diario vienen protegidas contra este proceso por las diferentes capaz de pintura y demás aditivos que son bastante eficientes para evitarlo; pero la oxidación no puede ser totalmente controlada y al existir un pequeño roce de un metal con otro y la deterioración de la pintura, el proceso comienza a avanzar.

Si no se toman las medidas necesarias a un tiempo justo, el oxido comenzará a desplazarse por la parte afectada pudiendo tornarse un gran problema, pasando de ser una pequeña imperfección a nivel estético para convertirse lentamente en corrosión y posiblemente la perdida de la pieza. La corrosión es un proceso químico igualmente pero este se come la superficie del metal por completo ocasionando que se produzcan huecos. En la actualidad la corrosión avanza de forma mas rápida y agresiva ya que las laminas que se utilizan para la fabricación son bastantes delgadas por el tema del peso y los costos.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

Agentes que causan el oxido

Como ya sabemos ambos procesos tanto el de la oxidación como el de la corrosión requieren del oxigeno para iniciar su proceso de descomposición del metal, y el mismo es imposible de aislar ya que se encuentra en todas partes, bien sea en el aire, en el agua o la humedad, convirtiendo el ambiente en un lugar ideal para activar este agente tan dañino.

Otro de los principales factores es el de las condiciones climáticas del lugar donde se encuentre normalmente el metal o en este caso el coche. Las zonas húmedas y con abundante lluvia son enemigos para los metales al igual que las zonas costeras donde la cantidad de automóviles con este daño es común. Dependiendo de ello el proceso será más rápido que en un sitio sin estas condiciones.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

Zonas del automóvil propensas al oxido

Principalmente la carrocería es la mas propensa al proceso de oxidación, por que es la mas expuesta a recibir impactos o roces con otros metales o superficies que pueden llegar a remover la capa de pintura que sirve de protección, dejando el metal al descubierto a las incidencias del clima. Otra parte muy importante es el chasis ya que el mismo no se aprecia fácilmente y puede llegar a oxidarse mas que todo si el coche se encuentra en una zona costera o si el lavado no logra remover sucio acumulado en el mismo.

Debajo del capot del vehículo es difícil llegar a apreciar rastros de oxidación ya que el motor y los diferentes componentes del mismo hacen que sea difícil de ver, para ello debemos ser mas preciosos y ayudarnos con linternas o llegar a desmontar las piezas que sean de fácil remoción, como lo son guarda barros o tapas. En este punto se deben revisar las esquinas o uniones con las manos para poder sentir si hay zonas ásperas o que puedan tener señales de falta de pintura.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

En el mismo sitio tenemos un punto muy delicado y es nada más y nada menos que todo el sector donde se encuentra la batería, esto debido a el derrame de ácidos que normalmente genera; adicional al sulfato que puede producirse en los conectores. Se recomienda remover la batería para observar sus puntos de apoyo que es donde generalmente se produce el oxido o la corrosión.

Se debe tener gran cuidado con las mangueras de refrigeración y los líquidos que pueden llegar a expulsar, puesto que por tiempos prolongados pueden ser detonantes para la aparición de oxido. Se recomienda chequear constantemente si no existen fugas mas que todo en el sistema de frenos ya que el líquido de ellos remueve la pintura y es altamente corrosivo.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

Como evitar la oxidación en tu coche

Con un simple mantenimiento se puede llegar a evitar la oxidación o el retraso de la aparición de la misma. Principalmente debemos bloquear el contacto prolongado del coche con agentes externos como la lluvia, la humedad y el sol, ayudándonos con cobertores o sencillamente estacionando el mayor tiempo posible bajo techo. Se debe realizar una revisión de los puntos más críticos con intervalos de al menos 5 años para así detectar algún punto donde no exista protección y pueda retocarse a tiempo.

La corrosión, el enemigo de nuestros coches

Piezas oxidadas

Algunas piezas mecánicas también pueden llegar a oxidarse y así dificultar su desmontaje o recambio, es por ello que existen productos que pueden ayudarnos a liberar las mismas. En cualquiera de los casos debemos tener presente que el oxido puede llegar a evitarse con un mantenimiento preventivo, haciendo que las piezas del coche se mantenga protegidas con sus respectivas capaz de pintura. En caso de existir algún pequeño brote se puede tratar con productos antioxidantes encargados de removerlo y acondicionándolo para mantener la vida del metal.

Dependiendo del caso si el óxido y la corrosión avanzan sin ser controlados se debe reemplazar la pieza en su totalidad, o si es una parte del chasis puede ser una reparación muy costosa ya que no se puede cambiar.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS