Registro gratuito

LeMans en estado puro
LeMans en estado puro

LeMans 2011

LeMans en estado puro

Así vivió desde dentro la carrera nuestro enviado especial a una de las competiciones automovilísticas más famosas del mundo.

Un año más, no pude resistir la tentación de volver al circuito de La Sarthe para ver las 24 horas de Le Mans. La edición de este año presentaba de nuevo el duelo Audi-Peugeot por la victoria final. La lucha de estos seis prototipos nos ofreció una de las 24 horas más divertidas y reñidas de todos los tiempos.

Se supone que las carreras de resistencia pueden ser aburridas una vez se han completado las primeras horas, pero lejos de todo esto la carrera de este año se convirtió en una carrera al sprint que duró 24 horas, y en la que los vencedores, el Audi número 2 compuesto por André Lotterer, René Treluyer y Marcel Fassler realizaron, pese a su juventud, una carrera con maniobras geniales, impecable y sin errores.

Si los protagonistas estuvieron a la altura, también lo estuvieron los espectadores, casi 250.000 personas asistieron al evento. El buen ambiente en los parking llenos de coches espectaculares y las gradas y la pelouse repletas de aficionados en su gran mayoría ingleses, alemanes, holandeses y franceses, que hicieron de esta prueba una gran fiesta del automovilismo.

LeMans en estado puro

Acción y drama en el LMP1

La carrera en la categoría LMP1 se puede definir en dos palabras: acción y drama. La acción, sin duda, fue la gran pelea que mantuvieron Audi y Peugeot. Y es que para ganar, primero hay que llegar. Audi pese a tener un poco más de velocidad en su R18 se dejó dos unidades por el camino en sendos accidentes con doblados, y a partir de entonces el Audi número 2 de Lotterer/Treluyer/Fassler tuvo que defenderse sólo de los ataques de los tres Peugeot.

Malas artes demostraron tener los de Quesnel, ya que en numerosas ocasiones tanto el coche de Gene/Wurz/Davidson, como el de Montagny/Sarrazin/Minassian pusieron en grandes apuros a Audi a la hora de dejarse doblar para favorecer al Peugeot numero 9 de Bourdais/Lamy/Pagenaud. Tanto es así que al final de la carrera el Audi de Lotterer/Treluyer/Fassler sólo pudo sacar 13 segundos de diferencia al trío Bourdais/Lamy/Pagenaud, en un final espectacular en el que la grada no dejó de animar al coche francés.

Dura fue también la batalla por ser el mejor de la "2ª división", el Oreca de Panis/Lapierre/Duval acabó quinto superando al Pescarolo-Judd, tras una gran carrera en la que tuvo que abandonar en su retorno a la prueba tras su año en blanco. El mejor motor gasolina fue el Rebellion con el Lola Coupé-Toyota que consiguió hacerse con la sexta posición salvando el honor de los propulsores de gasolina tras el decepcionante rendimiento de Aston Martin.

Y el drama fue sin duda el que vivieron en el seno del equipo Audi, cuando aún no se había llegado a la primera hora de carrera: Alan McNish adelantó pasado el puente Dunlop a Timo Bernhard, en una maniobra demasiado optimista, en la que acabó chocando contra el Ferrari doblado de Beltoise y saliendo despedido contra las protecciones, en uno de los accidentes más espectaculares de los últimos años. El coche, después de chocar contra el muro, dio una vuelta en el aire desintegrándose por completo y quedando boca abajo.

Las gradas enmudecieron. Se temió lo peor, no sólo para Alan, sino también por los desprotegidos comisarios y fotógrafos que estaban allí en el momento del accidente. Finalmente cuando McNish salió mareado por su propio pie, la grada arranco en aplausos mientras el jefe de Audi, Ulrrich lloraba de emoción.

El siguiente momento dramático ocurrió cuando justo había caído la noche. El líder Mike Rockenfeller esquivó a un doblado por la hierba chocando contra el guardarrail a 300 km por hora en plena recta de Hunaidieres. Una vez más, la violencia del accidente y las confusas imágenes nocturnas hicieron que el murmullo se instalase entre los espectadores. El campeón del año pasado también abandonaba por un brutal accidente. Dos graves incidentes que no hacen nada más que confirmar las quejas de los pilotos de turismos sobre la agresividad de los prototipos a la hora de doblarles. Pero al fin y al cabo ese es unas de las dificultades y de los encantos de las 24 horas.

LeMans en estado puro

Espectacular debut de Ordóñez

En la categoría LMP2, Lucas Ordóñez no pudo tener un mejor debut. Su Signatech Nissan acabó segundo detrás del Zytec de Greaves Motorsport. Fue una prueba de lo más abierta en la que casi todos los favoritos llegaron a ponerse líderes. La regularidad hizo que el trío Ojjeh/Lombard/Kimber-Smith se alzara con la victoría.

A pesar de sufrir innumerables pinchazos, el equipo compuesto por Lailleroux/Ayari/Ordoñez conseguía remontar una y otra vez. Lucas estuvo fantástico en todos sus relevos y cumplió ampliamente sus expectativas. Sin quererlo, se ha convertido en toda una estrella; su victoria en la Nissan GT Accademy ha hecho de él un hombre anuncio, aparecía en todas las revistas como imagen de marca. Especialmente emotivo fue para los pocos españoles que estábamos debajo del podium su entrada al cajón con la bandera española. A partir de ahora el objetivo debería ser subir otro peldaño.

LeMans en estado puro

Tercer título español en GTPro

En la categoría GTPro la victoria fue para nuestro hombre "Le Mans" por excelencia, Antonio García. El español llevó a su Corvette C6 ZR1, junto con Beretta y Milner, a lo más alto, superando a rivales de la entidad del Ferrari 458 Italia de AF Corse con Fisichella/Bruni/Vilander, y al BMW M3 de Priaulx/Muller/Hand.

Antonio, sabiendo que no podía competir en velocidad con el BMW ni con el Ferrari, hizo de la regularidad su mejor arma, con unos stints impecables y con la ayuda del tremendo accidente de su compañero de equipo Magnussen, el Corvette número 73 heredó una victoria más que merecida.

Es la tercera victoria de Antonio en Le Mans, un hecho verdaderamente excepcional que hace de nuestro piloto una de las estrellas de la resistencia, una pena que sea más conocido y valorado fuera de nuestras fronteras que dentro.

En resumen, que para los nuestros la prueba casi no pudo ir mejor, confirmando a Lucas como una de nuestras promesas y a Antonio García como uno de los hombres a batir en esta prueba. Lástima el resultado de Marc Gené, que por el accidente de Wurz se quedó a las puertas del podium. La edición de 2011 nos deja adelantamientos, roturas, accidentes y una lucha a muerte entre dos grandes equipos. En resumen: Le Mans en estado puro.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS