Registro gratuito

Y NASCAR añadió las camionetas
Y NASCAR añadió las camionetas

NASCAR

Y NASCAR añadió las camionetas

Ante la creciente popularidad de las camionetas en las calles, NASCAR decidió darles su propio campeonato y no escatimaron en esfuerzos.

DAN ARNETS - 04 ABRIL 2017 13:33

Al contrario de lo que muchos piensan, la NASCAR Truck Series no tiene su origen en las versiones deportivas de camionetas tradicionales populares si no en turismos modificados para cargar peso. La historia de las camionetas deportivas empieza en los felices años veinte, donde un puñado de usuarios pidieron a Chevrolet y Ford que desarrollaran vehículos que pudieran manejarse correctamente en carretera pero que también pudieran cargar peso con dignidad. La respuesta de ambos fabricantes fue el modificar y reforzar sus turismos para poder soportar las cargas pero sin perder demasiado en el manejo. A partir de entonces esos vehículos han ido apareciendo y desapareciendo del mercado norteamericano, sólo encontrando estabilidad en Oceanía, donde se les conoce como utes. Quizá la camioneta deportiva de calle más famosa de todos los tiempos es la Chevrolet El Camino, que surgió como respuesta a la Ford Ranchero pero que la mejoró hasta el punto de dominar el mercado en USA durante más de veiniticinco años.

Y NASCAR añadió las camionetas

En cuanto a competición se refiere todo empezó en 1982, cuando el ex-piloto de NASCAR Elzie Wylie "Buck" Baker buscaba una competición que pudiera servir de gran examen final y de plataforma para los alumnos destacados de su escuela de pilotaje. En 1983 fundó la National Pickup Truck Racing Association, donde un puñado de alumnos y otras promesas compitieron en coches de la NASCAR Cup Series de 1981 con carrocería de camioneta y dos carburadores en vez de cuatro. Al final del año Baker intentó vender la idea a NASCAR. Un comité le rechazó el concepto, por aquel entonces las camionetas no eran más que vehículos de carga para granjeros e industriales y NASCAR quería alejarse de los ambientes rurales, pero captó las miradas de muchos.

Unos que se fijaron fueron cuatro pilotos de SCORE, la organización responsable de las famosas carreras offroad en Baja California (Mexico), y en 1991 intentaron realizar el proyecto de Baker. Originalmente NASCAR rechazó el concepto de Dick Landfield, Jimmy Smith, Jim Venable y Frank Vessels pero tras unos estudios de mercado vieron la subida de ventas de las camionetas y tras años de desarrollo presentaron su proyecto ante la prensa días antes de la Daytona 500 de 1994. Tan pronto llegaron las imágenes a los quioscos de USA los fans empezaron a enviar cartas para saber más de la nueva categoría y para pedir que fuera real cuanto antes. NASCAR escuchó a los fans y ya ese año organizaron cuatro mini-exhibiciones con seis-ocho vehículos en los óvalos de Tucson, Mesa Marin (cerrado en 2005), Portland (cerrado en 2001) y Saugus (cerrado en 1995 por falta de reformas). Tras la genial aceptación en 1995 se disputó el primer campeonato bajo el nombre de NASCAR Super Truck Series.

La primera temporada de la categoría se disputó a lo largo de veinte citas en quince estados. Fueron dieciséis óvalos de una milla o menos, dos circuitos de estilo europeo y una exhibición no puntuable de veinticinco vueltas en el ahora conocido como Homestead-Miami Speedway para demostrar que el espectáculo también podía suceder a mayor velocidad. Las carreras no tuvieron pitstops normales. Para reducir costes a mitad de carrera se neutralizaba y los equipos podían cambiar ruedas, repostar y reajustar las camionetas dentro de un tiempo límite. Mientras a los equipos les encantaba el bajo coste, los fans disfrutaban de la selección de pilotos (Mike Skinner, Ron Hornaday Jr, Mike Bliss, A.J. Foyt, el especialista en bajas Walker Evans, el dirt-tracker Sammy Swindell, Kevin Harvick con 20 años y otros) y que muchos equipos de la NASCAR Cup Series replicaron sus vehículos más populares (Mike Skinner con #3 igual al de Dale Earnhardt Sr. y Scott Lagasse con #24 clavado al de Jeff Gordon). El campeón fue Mike Skinner tras sumar más que nadie incluyendo ocho victorias.

En 1996 el calendario se amplió a veinticuatro rondas y Homestead-Miami Speedway y Las Vegas Motor Speedway se apuntaron a la fiesta de las camionetas con una pole en LVMS a 262kph de media. Ron Hornaday Jr fue campeón con su gran regularidad pese a que sólo consiguió cuatro triunfos. No fue hasta 1997 que las cosas no se pusieron realmente serias. Ese año el campeonato tuvo su primera fatalidad (John Nemechek en Homstead-Miami) y NASCAR se vio obligada a usar la placa restrictora en el actual Auto Club Speedway después de que la pole en el Texas Motor Speedway fuera a 282kph de media. Pese a todo, tanto la organización como los fans querían más, querían ser parte del gran fin de semana de NASCAR y correr en casa: en el Daytona International Speedway.

Después de cinco temporadas con el mismo reglamento, NASCAR cambió las normas para que las camionetas pudieran correr en los grandes óvalos sin mayores problemas. Con los cambios en carrocería, chasis y aerodinámica y con una placa restrictora no muy efectiva la pole en solitario se marcó a 301kph de media, con velocidades de 310kph de punta en las sesiones de práctica en grupo. La parrilla fue una buena combinación de veteranos NASCAR con novatos en pistas así como el mexicano Carlos Contreras, Kurt Busch, Jamie McMurray y Greg Biffle. El festival de altas velocidades se vio manchado por un enorme accidente. En el quincuagésimo sexto paso por meta Rob Morgan y Kurt Busch se tocaron y la camioneta Geoff Bodine salió disparado contra la valla que separaba al público de la pista.

A partir de entonces su Ford F-150 se transformó en un amasijo de hierros en llamas pues su depósito se rompió. En el caos se vieron involucrados doce pilotos y el motor de Bodine acabó a más de 110 metros de los restos del chasis. Cinco espectadores acabaron en hospitales de la zona con pequeñas lesiones y algunos cortes mientras que Geoff Bodine, campeón de la Daytona 500 de 1986, se pasó tres meses sin competir para recuperarse de sus múltiples lesiones. El año acabó teñido de negro cuando en Junio Tony Roper sufrió un accidente que le costaría la vida en el Texas Motor Speedway. Pese a todo, ni NASCAR ni los fans dejaron de apoyar la categoría, el encanto superó a los peligros y con el paso de los años han ido eliminando prácticamente todos los pequeños óvalos que protagonizaron la temporada 1995 para correr en óvalos donde alcanzar grandes velocidades (13 de 23 poles en 2016 fueron a más de 280kph de media).

Hoy día la categoría sigue combinando veteranos con jóvenes promesas además de las intervenciones ocasiones de pilotos de máximo nivel. El espíritu de la NPTRA se mantiene en parte, pues es la penúltima antesala de la máxima categoría de NASCAR, aunque hoy día los resultados son hasta más críticos por la cercanía a la cumbre. La organización de Florida usa a las camionetas como banco de pruebas de normas y hasta circuitos como Eldora Speedway, que en 2013 se transformó en el primer óvalo de tierra en formar parte de una categoría nacional desde 1970. Son rápidas, se parecen a camionetas pese a ser más utes por concepto, llevan más de dos décadas dando espectáculo y su fin parece ser algo implausible: bienvenidos a la NASCAR Truck Series.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33