Registro gratuito

Audi RS5 TDI Concept y la revolución de los diésel
Audi RS5 TDI Concept y la revolución de los diésel

POTENCIAL IDEA

Audi RS5 TDI Concept y la revolución de los diésel

Audi ha puesto las bases de lo que puede ser un futuro modelo de competición, recurriendo al diésel como ya hizo Seat.

Audi RS5 TDI Concept y la revolución de los diésel

Los diésel en competición no son algo habitual, pero ya no se trata de algo exclusivo. Seat en su momento revolucionó el WTCC con el León y ahora dentro de la familia VAG podría llegar un sucesor a la altura. Hablamos del Audi RS5 TDI Concept, el primer modelo que ha unido las siglas RS y TDI por primera vez para dar un nuevo concepto de competitivo para la marca alemana de cara a los circuitos. Para ello, este modelo cuenta con un motor 3.0 V6 TDI que ofrece una potencia de 385 CV, aunque lo más importante es que este propulsor supone un avance técnico de primer grado.

Hablamos de un propulsor que llega a su tercera generación, pero que ha recibido todos los mismo de los técnicos de Ingolstadt en los últimos años ya que suponía un punto de inflexión en la construcción de motores. No obstante, este V6 TDI consigue su potencia de 385 CV y su par de 750 Nm a través de compresores eléctricos, lo que supone una revolución respecto a un sistema de sobrealimentación normal con doble turbocompresor, ya que se emplea un turbo de gran tamaño para alto régimen y un turbo pequeño con compresor eléctrico a la salida del intercooler. Esto mejora los datos de consumo y rendimiento.

Audi RS5 TDI Concept y la revolución de los diésel

Homenaje

Al margen de este avance difícil de explicar a nivel técnico pero que puede suponer una revolución, este Audi RS5 TDI Concept es el mejor homenaje a los 25 años que tienen de vida las siglas TDI. El modelo que será presentado en el Salón del Automóvil de Leizpig, tiene la base de un RS5 normal, que para la ocasión ha sido decorado con emblemas en blanco sobre fondos rojos y negros. Sin embargo, al final lo importante de este modelo es que elimina los tabús reinantes sobre los diésel para la competición y lo hace con una tecnología pionera asociada a una caja de cambios automática de ocho relaciones.

Sus prestaciones de 0 a 100 km/h en 4 segundos, su punta superior a 280 km/h y su consumo de 5l/100 km suponen mejorar los datos del RS6 de gasolina, lo que como decimos sirve para cortar el mito de los diésel, ya que la respuesta del turbo pequeño es por debajo de las 3.000 rpm con alimentación eléctrica propia y por encima de este régimen entra en acción el turbo más grande, asegurando así reacciones inmediatas en cualquier circunstancia competitiva.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS