Registro gratuito

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella
El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

COCHES

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Conoce el Amphicar, un auto anfibio o acuático del que todos debemos aprender y conocer.

ÁNGEL ARANGUREN - 24 DICIEMBRE 2017 21:20

Muchos quizás no conocen este vehículo y es más, ni siquiera se imaginan que una vez alguien invento un coche anfibio u acuático, es decir, un coche que después de recorrer las carreteras tenía la virtud de entrar a cualquier lago, rio e incluso al mar sin bajarse del vehículo, ¿se lo puede usted imaginar? Que fabuloso auto de aquellos años, y sí, aquellos años, porque aunque le parezca mentira estamos hablando de un clásico fabricado en la década de los 60 llamado el Amphicar Modelo 770, presentado en el auto show de New York en el año de 1961 más sin embargo, fue fabricado en Alemania occidental pero comercializado en los estados unidos desde el 1961 hasta el 1967.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

La Historia

El causante de este extraordinario invento fue el diseñador alemán Hans Trippel quien a su vez era quien diseñaba las puertas del modelo Mercedes-Benz Gullwing, Troll y por supuesto el Amphicar quien es nuestro protagonista de este especial. Debemos recordar que este tipo de autos especiales eran solo para el uso militar; y en este caso de uso militar alemán, sin embargo, después de la guerra, este ingeniero diseñador decidió atreverse a inventar y crear un auto anfibio civil y libre del domino militar, pero con respecto al auto anfibio militar el Amphicar era algo bastante modesto, porque el que le pertenecía a las fuerzas almenas era de la marca Volkswagen bajo el nombre de Schwimmwagens, y en honor a la verdad era bastante poderoso con su gran cuerpo rustico y robusto, todo un soldado de guerra.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Cómo era el Amphicar por fuera

La parte frontal era sin parrilla, porque sencillamente el motor estaba ubicado en la parte trasera por la simple razón de que al entrar al agua el Amphicar necesitaba romper el agua, es decir, su frente ofrecía cierto aerodinamismo y por supuesto totalmente cubierto de acero dulce como diseño obvio, el agua no podía entrar a la cabina del auto, y a pesar de eso ofrecía un pequeño y delgado paragolpes porque a fin de cuentas también era un coche terrestre y debía cumplir con los estándares automotrices. El capo era el maletero cual Volkswagen Escarabajo, sin moldura alguna, totalmente liso, los faros delanteros eran totalmente redondos con marco de platina cromada aunado a dos pequeños faros de cruce justo al lado de cada faro principal delantero.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

El parabrisas era lo suficientemente grande con respecto a su tamaño con dos cepillos limpia parabrisas tradicionales. Los costados eran lisos medio redondeados y elegantes a excepción de una platina cromada horizontal que cruzaba el vehículo de adelante hacia atrás. Por otro lado, llegando a la parte trasera lo que hubiese sido el maletero fue ocupado por el motor, típico diseño alemán, y allí detrás encontramos aparte de las luces la propulsión de agua proporcionada por dos hélices justo debajo del paragolpes trasero.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Medidas y tren motriz además de componentes mecánicos

Las dimensiones del Amphicar eran 4.34 metros de largo, 1.55 metros de ancho, 1.53 metros de alto con una distancia entre ejes de 2.135 metros. El radio de giro era de 9.39 metros y poseía un atracción delantera de 1.22 metros, por otro lado, al tanque de combustible le correspondía una capacidad de 19.7 litros. El motor que ofrecía era un Triumph Herald 1200 de cuatro cilindros de 1147cc con relación de compresión de 8.0 con potencia de 43 caballos de fuerza, unos 110 km/h, eso era en tierra más en el agua podía alcanzar 7 nudos y 70 mph.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Este motor estaba ubicado en la parte trasera como ya anteriormente lo indicamos y estaba asociado a una transmisión manual de cuatro velocidades, Para el mecanismo acuático existía una segunda palanca de engranaje con movimiento hacia adelante o hacia atrás, de tal manera que una vez en el agua la palanca de cambio principal se debía colocar en neutro y así poder utilizar la otra palanca para el funcionamiento tipo barco del vehículo, realmente es algo muy sencillo de manipular.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Hechos históricos en el 1965

En el año de 1965 dos Amphicar navegaron el rio Yukon de Alaska, mientras que por otro lado dos Amphicar más cruzaron el canal de la mancha en septiembre de ese mismo año con olas de 6 metros y vientos en contra, ¿fue arriesgado? Valla que lo era, pero Cristóbal Colon cruzó el mar atlántico con tres barcos muy pequeños con respecto a los actuales y con mecanismo de barcos de vela cuanto más un auto anfibio con tecnología del siglo veinte. También podemos destacar la restauración de un Amphicar en un programa televisivo inglés Wheeler Dealers, que consistía en hacer cambiar de imagen un automóvil que se encontrara en mal estado, es decir , fue una restauración completa, después de esto esté Amphicar restaurado fue vendido por 35.000 dólares en los estados unidos y posteriormente fue enviado al Reino unido

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

Producción

Como ya les hemos venido indicando la producción de este vehículo comenzó en el de 1961, luego se produjo otra tanda desde 1963 hasta 1965 y cabe destacar que se vendieron solo 3.878 ejemplares en todo su producción. Otra cosa muy peculiar que no podemos dejar pasar es que los Amphicar se titulaban no el año en que fuesen fabricados, sino en el año en fueron sacados al marcado, es decir, un Amphicar que se produjo en el 1965 pudo haberse titulado en el 1968 si ese fuese el año en que lo lanzaron al mercado y no en el cual fue fabricado.

El Amphicar, un auto acuático del pasado que dejó huella

También es importante saber que solo se vendieron en los estados unidos de norte américa y en el reino unido. Muchos de ellos fueron utilizados en el departamento de policía de Berlín y otros los equiparon para operaciones de rescate. En la actualidad en los parques de Disney existen lagos donde dan paseos a los visitantes y turistas. Muchos autos no pudieron venderse, y otros a estas alturas solo están de colección; por cierto, dichosos aquellos que poseen uno de estos bellos y versátiles autos porque son muy valorados, y cada día su valor aumenta mucho más.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33