Registro gratuito

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra
El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

MÁS PIMIENTA

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

Al márgen de otras presentaciones, el Aygo es una muestra más de que Ginebra es el Salón de los urbanitas compactos.

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

Mirando rápidamente el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra durante sus primeros pasos, hemos visto presentaciones de todo tipo. Superdeportivos, concept, SUV y modelos de lo más variopintos, pero a mi entender una de las ramas que se han impuesto quizá no por notoriedad sino por el número de novedades el segmento A, o lo que es lo mismo, urbanitas compactos listos para comerse la ciudad. El nuevo Renault Twingo es la muestra y la familia al completo formada por el C1, el 108 y el nuevo Toyota Aygo también certifican esta afirmación. Hoy es el turno de conocer el Toyota Aygo, que a decir verdad nos ha sorprendido para bien.

Era lógico que tras la llegada del C1 y del Peugeot 108, el acuerdo de colaboración entre el Grupo PSA y Toyota nos acercara un modelo urbanita, compacto y con los toques necesarios para triunfar en la ciudad. Sin embargo, el Toyota Aygo ha roto en parte con la línea de sus hermanos y aunque todos suponen cambio en la filosofía de sus respectivas marcas, el más rompedor en cuanto a diseño es el Toyota Aygo. De hecho, con líneas agresivas, un diseño muy japonés y una 'X' como protagonista en su frontal y trasera, nada tiene que ver con su anterior generación.

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

De 'niño bueno' a 'bestia de ciudad'

Es la primera comparativa que se me viene a la cabeza y más si tomo como referencia otros modelos de la marca o la anterior generación del propio Aygo. Quizá sea el momento de soluciones ingeniosas y diseños atractivos en el muy competido Segmento A, pero a decir verdad el Toyota Aygo rompe estéticamente con cualquier referencia dentro del fabricante japonés. Líneas más radicales y agresivas para un modelo que varía sus medidas en milímetros respecto a la anterior generación.

Sin duda lo que más llama la atención de este modelo diseñado bajo las líneas 'J-Playful' es la 'X' que preside el frontal y que sirve para jugar con el exterior bi-tono. Esta 'X' muta de colores en la parte trasera donde aparece en el tono contrario aunque de manera difuminada, gracias a una línea imaginaria que recorre todo el modelo. Además, a modo de curiosidad cabe destacar que esta 'X' es el resultado del hipotético choce entre una esfera y un prisma, o eso nos han contado desde Toyota.

En definitiva, un exterior impactante, rompedor y que en los pocos menos de 3,5 metros que tienes este Aygo es suficiente como para venderse bien. Si a este hecho le sumamos las enormes opciones de personalización que tendrá, puesto que es algo fundamental en este tipo de vehículos, tenemos todos los ingredientes necesarios para que al menos pueda luchar en el mercado contra el Twingo, que quizá presenta soluciones más ingeniosas pero va por la misma línea.

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

Personalización

Como comentamos, la marca ha querido jugar una importante baza en este aspecto y ha 'puesto' diversas piezas del interior y exterior intercambiables, con el fin de que cada cliente tenga un coche único y a nuestro gusto, pudiendo incluso comprar piezas de recambio para estos elementos 'móviles' años después de que el modelo esté en manos de los usuarios.

En cualquier caso, a este hecho hay que sumar la presencia de varios niveles de acabado y diseño, así como versiones especiales que irán mutando pero que ahora vienen acompañadas del lanzamiento. El Aygo contará con tres acabados, el denominado 'X', el 'X-Play' y el 'X-Wave', siendo el último el más equipado y con techo de lona. Las ediciones especiales que se podrán montar desde la versión 'X-Play' son las denominadas 'X-Cite', versión deportiva con tonos naranjas y negros, 'X-Clusiv' con acabados en negro y detalles cromados y 'X-Pure' con detalles en blanco y cromados.

El Toyota Aygo, el urbanita más radical de Ginebra

Motorización y equipamiento

El modelo llegará con carrocerías de tres y cinco puertas, con techo convencional o de lona. Lo que no cambia es que Toyota ofrece un único motor, el 1.0 VVT-i, con una potencia de 69 CV, que a su vez podrá ir acompañada de una caja de cambios automática y dos tipos de cajas de relaciones manuales. Este motor de tres cilindros ha reducido su consumo y consigue rendir hasta los 160 km/h de velocidad máxima, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 14,2 a 15,5 segundos, dependiendo del tipo de cambio seleccionado. El depósito de gasolina es de 35 litros y su consumo es de 4,1 l/100 km de media, con pequeñas variaciones dependiendo la versión.

A nivel de equipamiento y teniendo en cuenta detalles que hemos pasado por alto como los faros muy estrecho gracias a la tecnología de proyectores, las luces diurnas de LED en cualquiera de las versiones o el maletero más amplio respecto a la anterior generación en 29 litros, cabe destacar su nivel de equipamiento tanto interior con una pantalla táctil de 7'' con acceso a todos los servicios de telefonía, información y configuración del coche, música y otras aplicaciones, aunque no cuenta con navegador integrado de serie.

A todo esto y a nivel opcional se puede sumar acabados en cuero, mandos al volante, conector USB y otras muchas más opciones. Además, las ayudas a la conducción son notables ya que el Toyota Aygo contará de serie con frenos antibloqueo (ABS), distribución electrónica de frenado (EBD), control de estabilidad (VSC), seis airbags, control de presión de neumáticos (TPMS) y limitador de velocidad regulable.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS