Registro gratuito

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo
El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

ANÁLISIS TÉCNICO

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

Menos de un mes para el Dakar 2014 y vamos a intentar descubrir los secretos que esconde el buggy del piloto español.

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

25 días y un cambio de año de por medio nos separan del arranque de la 35º edición del Rally Dakar. Si tenemos que elegir un favorito a la victoria en la categoría de coches por historia y precedentes nos tenemos que fijar en Stéphane Peterhansel, aunque dos de sus grandes amenazas son Nani Roma y Carlos Sainz. Quedándonos con el dos veces campeón del WRC, el piloto madrileño estrena proyecto en 2014 con el buggy de SMG, un vehículo que mostró una gran imagen en 2013 y que ha sido evolucionado para aspirar a la victoria. Veremos si lo consigue o no, pero de momento vamos a intentar analizar la nueva máquina del campeón del WRC en 1990 y 1992.

Hablar de Carlos Sainz es hacerlo de uno de nuestros mayores mitos automovilísticos si no es hacerlo del piloto más grande de nuestro país. 26 victorias en el WRC y dos títulos son el comienzo de una trayectoria que podría haber terminado en ese punto colmada de éxitos pero que ha seguido con sus participaciones en el Dakar, donde ni corto ni perezoso ha conseguido victorias con el Volkswagen Race Tuareg II y II, llevándose la victoria absoluta junto a Lucas Cruz en 2010.

Además, también con el buggy del equipo de Nasser Al-Attiyah consiguió la victoria en la primera etapa de 2013, por lo que experiencia y éxitos como decimos tampoco le son nuevos en el raid más duro del mundo donde acredita 25 victorias de etapa.

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

Primeras pinceladas

Antes de entrar en profundidad en lo que esconde el buggy SMG, lo primero que hay que comentar es los datos básicos de esta máquina que realmente difiere al concepto de buggy que tenía el piloto madrileño la pasada temporada, así como al Volkswagen Tuareg o a los favoritos Mini 4All que pilotan sus principales rivales en esta próxima edición. El prototipo de SMG cuenta con un motor de gasolina de 420 CV, con un par de 68 mkg, lo que permite mover con gran agilidad este buggy que roza los 1.400 kg de peso en condiciones de carrera y conseguir una aceleración impresionante. Toda la potencia del motor se regula por una tracción trasera simple.

El propulsor ha ganado en potencia respecto a la pasada temporada y el reducido peso que tiene el buggy SMG provoca que este vehículo tenga su punto fuerte en la zona de dunas por un sistema del que posteriormente os hablaremos. Se presupone que el punto más débil pueden ser en los caminos de tierra con superficies más duras donde pueden perder tiempo respecto al Mini All4 Racing, que es más pesado (1.900 kg) pero bastante más eficaz en estos terrenos gracias a la combinación de su motor de origen BMW, con 2.993 cc y 307 CV de potencia, que viene regado con un cambio secuencial de seis velocidades.

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

Aspectos destacados

Aún así, el gran punto a favor del buggy SMG es su tracción trasera. Algunos en este punto nos podrán tildar de locos ya que siempre es mejor contar con una tracción integral, pero hay que tener en cuenta que el hecho de tener tracción trasera queda más que compensando por la reducción de peso que supone sobre un teórico modelo de tracción integral. Además, este tipo de tracción permite contar con otras ventajas como un recorrido de suspensiones enorme que se fija en 450 mm, todo un lujo a la hora de esquivar dunas y obstáculos, así como de aterrizar en los habituales "vuelos".

Todo esto está muy bien, pero contar con un tracción trasera sobre todo facilita otros aspectos. Seguimos siendo realistas sobre la eficacia de un tracción total, pero la tracción en el eje trasero del buggy SMG permite descargar de peso el eje delantero al no tener que contar con pesados diferenciales, lo que sumado al gran reparto de pesos realizado en el chasis tubular de aluminio y en la carrocería de fibra de carbono entrega un buggy difícil de reglar, pero que se muestra muy eficaz. Para potenciar todo lo comentado, el propulsor está en posición central longitudinal justo detrás del cockpit.

Pero la joya de la corona en este aspecto es sin duda el poder contar con el sistema de hinchado y deshinchado automático de las ruedas. Esta tecnología permite al copiloto poder controlar prácticamente al instante la presión de las gomas y así adaptarse a las exigencias del terreno, lo que sin duda es una gran baza en etapas donde se pasa de terreno duro a las dunas en varias ocasiones. La gran baza de este sistema es que el copiloto no tiene que abandonar el cockpit en ningún momento para gestionar esta tecnología, a diferencia de otros vehículos que ha tenido entre sus manos Carlos Sainz.

El buggy de Carlos Sainz para el Dakar 2014 al desnudo

Interior y otros detalles

Con una cuidada aerodinámica y una mejorada refrigeración respecto a su predecesor, los frenos de este vehículo son discos con pinzas tipo monobloque con grandes tomas de aire. Los neumáticos son BF Goodrich con dimensiones 17/37/12.50 pulgadas, reforzadas para poder rodar con presiones por debajo de lo óptimo en zonas de dunas y arena blanda o por el contrario a presiones muy duras para evitar pinchazos. Para ayudar una vez más al reparto de pesos "haciendo caer" los kilos a la parte trasera del buggy, las dos ruedas de repuesto BF Goodrich están por detrás del cockpit en una posición casi descolgada, así como las distintas herramientas que Carlos Sainz y su copiloto tendrían que usar en caso de avería.

Si nos damos un paseo por el cockpit del buggy SMG, el habitáculo está reducido a la mínima expresión, una vez motivado por recudir el peso lo máximo posible. Sin novedades en su composición, con jaula de seguridad, bacquets con arneses, volante desmontable o palanca de cambios secuencial junto al freno de mano vertical, sin duda hay dos aspectos a tener cuenta y es la reducida visibilidad que tiene la tripulación y la consola central con lo básico y necesario para sobrevivir en el desierto.

De hecho, dentro de este panel de controles la zona del piloto tiene muy pocos comandos y controles, dejando los aparatos electrónicos como el terratrip, el doble GPS y los controls de los sistemas de vehículos en el lado del copiloto. Además, en la cabina hay un ligero espacio reservado a recambios básicos de uso habitual.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS