Registro gratuito

Suzuki Ecstar, en busca de la regularidad
Suzuki Ecstar, en busca de la regularidad

MOTOGP

Suzuki Ecstar, en busca de la regularidad

Tras concluir el año, Davide Brivio y Paco Sánchez se sumergen en el interior del box de Suzuki.

Con un quinto puesto en el Mundial de Equipos y la cuarta posición en el de constructores, Suzuki finaliza una de las temporadas más ambiguas desde su ingreso en la categoría reina. La inseguridad y los altibajos obligaron al equipo de Noale a hacer de tripas corazón y plantar cara a las adversidades que 2019 ha ido situando en su camino. Y así, rodeado de incertidumbre tras los resultados de 2018, el box nipón apostó por Alex Rins y el recién llegado Joan Mir para capitanear el Suzuki Ecstar. Durante veinte pruebas, ambos pilotos forjaron una base sólida en el equipo, por lo que el box nipón ha decidido continuar con el binomio español en sus filas.

Joan Mir, la cara B del box nipón

El riesgo de incorporar a un rookie en el box se convirtió en todo un acierto para la fábrica nipona. Con solo un año de experiencia en Moto2, Joan Mir consiguió hacerse con diez resultados dentro del top ten en su primera temporada de MotoGP. Sin embargo, Brno llegó y la incertidumbre no tardó en alarmar a la casa de Noale: Joan Mir sufría la lesión que le obligó a ausentarse durante dos citas. No obstante, lo que prometía ser un atraso significativo en la trayectoria del mallorquín se convirtió en un gran reto. "Su año de debut fue muy positivo. Impresionante. Joan cumplió nuestras expectativas. Ya hemos tenido otros rookies como Viñales y Rins en el equipo y sabíamos qué podíamos pedirles. Joan ha completado su año de aprendizaje, el próximo año veremos su verdadero potencial", expresaba Davide Brivio, director del equipo.

Como observamos, sus inicios en la categoría reina fueron de todo menos fáciles, y así lo corroboraría recientemente su mánager Paco Sánchez. "Lo conocí por primera vez en el verano o el otoño de 2013. En ese momento, un conocido de Mallorca me llamó y me habló de un joven talento que quería postularse para la Rookies Cup. Entonces llamé a Alberto Puig y me dijo que Joan causó una buena impresión, que tenía talento", revelaba en Speedweek.com. "Corrí a todos los equipos de GP en Moto3 y Moto2 y anuncié a Joan para 2015. Pero nadie lo quería. Tampoco hubo interés en la Copa Mundial de Supersport. Pero sus padres no tenían dinero, solo podíamos ofrecer el talento del piloto. Finalmente, reuní algo de dinero y puse a Joan en uno de los equipos más pobres de CEV Moto3. En 2015, tuvo que conducir una moto de 2012 contra los equipos Alzamora-Monlau y Ajo Motorsport. Sin embargo, Joan Mir ganó las dos primeras carreras. Después de eso, estaba completamente convencido de su velocidad. Para 2016 obtuvimos un contrato con Leopard-KTM, ganó el GP de Austria y algunos lugares más en el podio", rememora.

Suzuki Ecstar, en busca de la regularidad

A diferencia de las circunstancias que rodean a la mayoría de jóvenes talentos, Joan Mir no ingresó en la competición de forma temprana. "Entró en el Campeonato Mundial a los 18 años y era piloto de MotoGP a los 21. Creo que este sistema es ejemplar. Así que dejamos que los pilotos tengan su infancia, puedan desahogarse e ir a la escuela. Y así, cuando vienen al Mundial, no tenemos que negociar con los padres o abuelos, porque los pilotos son mayores de edad y están autorizados a firmar. Ya no son niños y son conscientes de que este deporte también puede ser peligroso". Y así, una vez Joan pisó el Mundial de MotoGP, el mallorquín dio mucho que hablar debido a su perseverancia y compromiso, especialmente en el box nipón. "Brno fue una pena para él porque prometía. En ese momento había hecho un claro progreso con la configuración y después del accidente, Joan tuvo que comenzar de nuevo y ganarse la confianza. Pero volvió visiblemente más fuerte y decidido. Fue agradable ver este desarrollo, por lo que Joan terminó la temporada de manera positiva con buenos resultados", recoge la página web.

Consistencia, la clave del éxito

Si bien Joan logró hacerse un hueco significativo en el cronómetro del campeonato, la responsabilidad de demostrar la competitividad del paquete de la GSX-RR fue tarea de Alex Rins. El español cerró 2018 con 169 puntos, cifras que le dejaron como el quinto mejor piloto del año. Doce meses después, Rins multiplica esa cifra, haciéndose con el cuarto puesto en la clasificación final del campeonato. "Alex Rins ha demostrado en la temporada 2019 que ha madurado con nosotros en su tercera temporada. Es uno de los mejores pilotos en MotoGP en estos momentos. Pero tenemos que volvernos más constantes. Alex estuvo mucho tiempo al frente de la tabla del campeonato, luchando por el tercer lugar. Por supuesto, el pensamiento del título cruzó nuestras mentes. Empiezas a pensar en ello cada temporada. Pero realmente no nos enfocamos en ganar el título. Solo queríamos dar lo mejor de nosotros y ver qué salía de eso. Pero esta temporada nos ha dado mucho impulso. Ese fue un gran ejercicio para la temporada 2020. Nuestro paquete fue poderoso esta temporada. Queremos continuar el próximo año donde lo dejamos en noviembre", apunta.

Suzuki Ecstar, en busca de la regularidad

Sobre este asunto tiene mucho que aportar Davide Brivio. El italiano repasa la temporada 2019, meses en los que se cumplieron los objetivos del equipo y las expectativas se superaron con dos victorias. "Sentimos que en 2019 era hora de luchar por las victorias, y logramos ese objetivo. Desde este punto de vista, la temporada fue un éxito. Queríamos mejorar la clasificación de Alex Rins en 2018. También lo logramos. Aunque hemos logrado nuestros objetivos, creemos que aún más podría haber sido posible. Pero debo admitir que estas dos victorias en Austin y Silverstone fueron increíbles, fueron muy importantes y especiales para nosotros. Ya teníamos un paquete competitivo este año. Pero nos dimos cuenta de que tenemos que aumentar la potencia del motor para perder menos tiempo en las rectas. Probamos una nueva actualización de motor en Valencia y Jerez, así que esperamos poder superar nuestra velocidad máxima y acercarnos a las mejores motos", confesó.

Para concluir, la máxima voz del Suzuki Ecstar afirma que el equipo cierra un año repleto de emociones y motivación para recibir con ganas la temporada 2020. "En 2019 aprendí que si realmente quieres pelear por el título mundial, debes encontrar más consistencia. Eso salió claramente en la segunda mitad de la temporada. Todos hemos tomado nota de esto. Debemos aprender la lección. Como mejor recuerdo nos llevamos la victoria de Silverstone, fue la más emocionante porque todo se decidió en la última curva de la última vuelta. Había mucha adrenalina en la sangre. Esta pelea de Alex contra Marc Márquez fue increíble", zanjó.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33