Registro gratuito

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos
Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Porache amplía su reinado y Toyota se quita la maldición

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Porsche volvió a la victoria en su pista favorita y Toyota sufrió una inmerecida derrota que leugo revirtió terminando con esa maldición que lo perseguía

GABRIEL SARQUIS - 28 JUNIO 2020 02:36

En este recorrido por el historial de la carrera más famosa del mundo llegamos al último período en que lo dividimos, el que va desde 2015 en adelante, llegando hoy a 2019 ya que la edición de 2020 fue pospuesta por la pandemia.

2015: Los reyes volvieron a casa

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Porsche se dio el gusto de volver a la victoria en 2015. Con lo aprendido en 2014 trabajaron y prepararon la edición 2015 y llevaron los 2 autos oficiales y un tercer auto, que contaba en su tripulación con el alemán Nico Hulkenberg, quien en ese momento era piloto del equipo Force India Mercedes de Fórmula 1. Apostó toda su estrategia de carrera a los dos autos oficiales, el #17 y el #18, mientras que con el #19 apostaron a una estrategia más de conservación y a llegar. Audi por su parte presentó 3 autos y Toyota 2. También Nissan se presentó con 3 autos, el Nissan GT-R LM Nismo, con la novedad de ser con motor delantero.

La largada mostró a los 3 Porsche adelante seguidos por los 3 Audi y los 2 Toyota peleando la punta de la carrera y de la clase LMP1. En la clase LMP2 el Oreca 47 de los británicos Matthew Howson, Richard Bradley y el francés Nico Lapierre marcaban el ritmo en el 10 lugar en pista pero primeros en su clase. En la GTE Pro desde la largada se destacó el Corvette 64 pilotado por el británico Oliver Gavin, y los estadounidenses Tommy MIlner y Jordan Taylor que no participa en el campeonato WEC pero se anotó para esta carrera. Su pelea fue mano a mano con el Aston Martin 99 de Fernando Rees, Alex MacDowall y Richie Stanaway.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Las primeras horas de carrera mostraron en punta el duelo entre Audi y Porsche con poca ventaja en pista y sobrepasos que se llevaron la atención de todo el público. Detrás venían los Toyota pero solo como espectadores de lujo, porque nunca pusieron en riesgo a las marcas alemanas. Los Nissan con motor delantero más que pelear la carrera solo buscaron terminar en su primera participación.

Tras 2 horas de carrera el Audi número 8 intentó superar un grupo de autos por la derecha en la primera parte de Mulsanne pero uno de esos autos se movió hacia la derecha tocándolo y provocando un trompo con el cual el Audi cruzó la pista y rompió su trompa contra el guard-rail izquierdo. Esto provocó la salida del 2do safety car en la carrera. El Audi llegó a boxes y en menos de 5 minutos volvió a pista con la trompa nueva pero una vuelta perdida.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

La punta de la carrera fue cambiando alternando en la punta entre el Audi #7, el Porsche #18, el Porsche #17, el Audi #9 y no se sacaban diferencias. Mientras tanto el Porsche #19 hacía su carrera.Al amanecer el Porsche #19 comenzó a afirmarse en la punta de la carrera como el auto a vencer. La lucha detrás entre el Porsche 17 y el Audi 7 terminó siendo para el Porsche quienes comenzaron a ver el posible 1-2 que se confirmó a las 15 horas del domingo.

Finalmente el auto que no estaba en los cálculos ni siquiera de Porsche fue el vencedor El alemán Nico Hulkenberg, el neozelandés Earl Bamber y el inglés Nick Tandy al mando del Porsche 919 Hybrid #19 fueron los héroes de la casa de Stuttgat cumpliendo 395 vueltas, un recorrido total de 5382,23 km, sacando una vuelta de ventaja al segundo, el Porsche #17 del australiano Mark Webber, el neozelandés Brendon Hartley y el alemán Timo Bernhard y 2 vueltas al Audi #7 de los ganadores de 2011, 2012 y 2014, el suizo Marcel Fässler, el alemán Andre Lotterer y el francés Benoit Treluyer que no pudieron lograr su cuarta victoria como equipo y convertirse en el trío más exitoso en Le Mans.

2016: háblenme de la maldición de Toyota

La edición número 84 fue la última en la que participó Audi, que ya había anunciado su retiro a principios de año. Junto a Porsche y Toyota eran los candidatos a quedarse con la victoria. En la clase GTE se produjo la vuelta de un ganador de Le Mans, el Ford GT, que dicho sea de paso ganó su clase.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

La regla del Garage 56 que permite competir a autos fuera del reglamento con algún desarrollo experimental presentó un participante, el francés Frédéric Sausset, un piloto que ha sufrido amputación de brazos y piernas por una extraña infección que en 2012 lo tuvo al borde de la muerte. Para que el francés pudiera participar se modificó un Morgan de LMP2, la clase menor de Prototipos. El trabajo lo realizó Oak Racing, que también le brindó soporte durante la carrera. Dicho trabajo de adaptación que hizo Oak consistió en instalar el acelerador y el freno que Frédéric Sausset controlaba por medio de sus muslos y una dirección que accionaba con su muñón derecho sujetado directamente al volante. Todas estas adaptaciones no impedían que sus compañeros de equipo Jean Bernard Bouvet y Christophe Tinseau pudieran manejar el auto de forma usual. Así presentaron el SRT 41 OAK Racing #84 que cumplió con las 24 horas de la carrera. Una perlita más: para poder salir del auto en caso de accidente el auto contó con un asiento eyectable desarrollado y perfeccionado con apoyo del equipo de seguridad de Le Mans.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Esta edición será recordada por su dramático final de película que fue la peor puñalada para Toyota. Cuando todo parecía indicar que Toyota por fin se sacaba la espina gracias a su auto #5 que venía liderando desde algunas horas atrás, empezó a fallar el motor faltando 6 minutos. El japonés Kazuki Nakajima al volante avisó por radio que no podía superar los 200 km/h. Por tiempo era la penúltima vuelta y las caras en el box cambiaron en forma drástica.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

El Toyota #5 se queda frente a boxes al entrar en la última vuelta

Esto le dio vida al Porsche #2 que marchaba segundo sin chances de acercarse, y ahora tenía la victoria a su alcance. Al cumplir la penúltima vuelta llegó el puñal en el corazón de Toyota: el #5 se quedó detenido en la recta principal a pocos metros de haber cruzado la línea para comenzar la última vuelta regalándole la victoria al Porsche #2 en manos del suizo Neel Jani quien no tuvo más que manejar sin apuros para llegar con el tiempo cumplido y darle la victoria número 18 a los reyes de Le Mans. Segundo llegó el Toyota #6 y Audi completó el podio.

2017: las 2 caras del 19 y última de Porsche

Con la salida de Audi solo quedaban para pelear por la victoria el rey Porsche que presentó 2 autos y el dolorido Toyota que aún intentaba sacarse el puñal que tenía clavado desde el año anterior y esta vez preparó y presentó 3 autos. Acompañaba en la clase superior de Prototipos (es una forma de decir) 1 auto de ByKolles que no llegó a la hora de carrera.

Tras una gran pole de Toyota, la carrera se largó sin problemas con el Toyota #7 adelante, el Porsche #2 que ganó la segunda posición, y detrás el Toyota #8, el Porsche #1, Toyota #9. En la vuelta 1 el ByKolles #4 ingresó a boxes por un toque donde rompió una parte de la trompa.

A las 3h 30 de carrera Le Mans intentaba cobrar su primera víctima. El Porsche #2 debió ingresar a boxes con problemas. Guardaron el auto en el garage para revisarlo y detectar el problema. Casi una hora costó la reparación pero logró volver a la carrera en el fondo del pelotón.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Llegando a la séptima hora de carrera el Toyota #8 tuvo problemas con los frenos y debió ingresar para intentar repararlo. Fue el primer llamado de atención para la casa nipona que lideraba la competencia con un 1-2 que se mostraba imbatible. Ese llamado de atención se hizo realidad 3 horas después cuando en la hora 10 el Toyota #7 se quedó cuando lideraba la competencia. Fue el primer gran golpe de escena de la carrera y una puñalada directa al corazón de los japoneses. Esto dejaba al Porsche #1 como líder y al Toyota #9, el que llegó como tercer auto, en segundo lugar. Para completar la mala suerte de Toyota con Le Mans, minutos después de que abandonara el #7, el #9 tuvo un toque con el Manor #25 que le rompió la parte trasera, y al intentar llegar a boxes destruyó el neumático trasero izquierdo, lo que generó llamas en esa zona del auto.

El coche se detuvo ante las caras de sorpresa tanto de Toyota como de Porsche que no lo podían creer. Nicolas Lapierre intentó volver a arrancar, hizo unos metros más y abandonó. Toyota no podía creer su mala suerte, 2 autos afuera en menos de una hora y el tercero, el #8, muy atrás en la clasificación. Toda la preparación y el esfuerzo puestos para esta carrera se veían tirados por la borda en menos de una hora. Con los Toyota 7 y 9 fuera de carrera, detrás del Porsche #1 líder se acomodaron ambos Rebellion que este año participaron en LMP2, el #31 y el #13. Recién en el puesto 17 venía el Porsche #2 a 18 vueltas.

El otro golpe de escena se dio faltando menos de 4 horas, cuando el Porsche #1 que venía liderando cómodo, con 12 vueltas de ventaja, se quedó parado en la recta a Mulsanne con problemas en el motor. No hubo forma de llevarlo a boxes y esto dejó como inesperado líder a un auto de LMP2, el Jackie Chan DC Oreca #38.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Los ojos quedaron puestos en el Oreca #38 y en el Porsche #2 que venía unas vueltas detrás. El liderazgo del auto de LMP2 duró casi 3 horas, hasta que el Porsche #2 que venía a fondo tras haber perdido casi una hora en boxes cuando no habían pasado 4 horas de carrera lo alcanzó y superó terminando con lo que hubiera sido la gran sorpresa de Le Mans.

Así en una carrera increíble el Porsche 919 Hybrid #2 al mando de Timo Bernhard, Earl Bamber y Brendon Hartley que perdió una hora en boxes por problemas mecánicos fue el que vio la bandera a cuadros como vencedor seguido por autos de LMP2.

Fue la victoria número 19 de la casa de Stuttgart, la más ganadora en la carrera más importante del mundo. Brendon Hartley, integrante del trío ganador, logró vencer en Le Mans por primera vez en su carrera. Como contrapartida está Toyota en la otra cara de la moneda qu e volvió a alimentar esos fantasmas en Le Mans: de romper el auto puntero faltando 3 minutos en 2016 a no terminar ninguno de sus 3 autos en 2017. Y el capricho de los números: Porsche venció 19 veces en Le Mans, Toyota participó 19 veces y nunca pudo ganar.

2018:tanto va el cántaro a la fuente...

A fines de 2017 el World Endurance Championship sufrió otro duro golpe: Porsche anunció que ya no participaría a partir de 2018. La casa de Stuttgart seguía los psos de sus primos de Audi que se habían retirado el año anterior y dejaban el mundial, dejando solo a Toyota.

FIA y ACO tuvieron que salir corriendo a reestructurar un campeonato de emergencia que por primera vez se disputó desde mayo de 2018 a junio de 2019, llamado la Súper Temporada. Su principal problema era Prototipos 1, clase en la que solo estaba Toyota. Por eso armó un reglamento para que participaran autos no híbridos. Esto sumó a la inglesa Ginetta, la rusa BR con 2 autos en el equipo ruso SMP y uno en el equipo americano DragonSpeed, y el siempre presente ByKolles. También volvió Rebellion a la clase Prototipos 1

Al llegar a Le Mans la casa nipona sabía que era ahora o nunca. Ya sin Audi y sin Porsche, era el único equipo que presentaba autos con tecnología híbrida y el reglamento los favorecía ya que tenían más potencia que los LMP1 no híbridos. Además contaba con el campeón de Fórmula 1 de 2005 y 2006 Fernando Alonso en el auto #8. Era ahora o nunca.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

El Toyota #8 fue el auto que marcó la pole position en las pruebas clasificatorias de miércoles y jueves. El otro Toyota compartía la primera fila. En la vuelta previa el ByKolles #4 dio la nota: fue retenido y se lo obligó a partir último y cuando llegó a la curva Dunlop hizo un trompo.

Tras el banderazo de largada que dio Rafael Nadal, quien había sido recientemente campeón de Roland Garros, los Toyota se fueron en punta, detrás André Lotterer con el Rebellion #1 intentó colarse entre los autos nipones y perdió el control embistiendo al DragonSpeed #10. El Toyota #7 con Mike Conway al volante era el líder seguido por el Toyota #8 de Sébastien Buemi segundo. Detrás el SMP #17 de Stephane Sarrazin.

La carrera tuvo siempre a Toyota adelante. Su principal rival no era ni Rebellion ni ninguno de los otros autos de LMP1 sino la maldición que lo perseguía en el circuito de La Sarthe. No solo estaba el triste recuerdo de 2016, sino también la posibilidad de que se repitiera lo de 2017, edición en la que se cayeron casi todos los LMP1 y un LMP2 lideró casi hasta el final.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

La carrera tuvo su punto culminante en la noche, con el duelo entre ambos Toyota cuando Fernando Alonso estuvo al volante del #8 y José María López en el #7. Alonso hizo tiempos muy buenos que comenzaron a definir la carrera a su favor. Después no había que cometer errores, y el #8 no los cometió.

Faltando algo más de 3 horas el Toyota #7 manejado por José María "Pechito" López hizo un trompo sin consecuencias, pero le hizo perder unos cuantos segundos valiosos en un intento por alcanzar la punta. El asturiano Fernando Alonso seguía como líder estirando las ventajas antes de entregar el mando a Kazuki Nakajima para el turno final.

Más a favor del Toyota #8 se dio faltando 1 hora y 38 minutos cuando el Toyota #7 comenzó a circular lento por la recta a Mulsanne. Desde el box le pidieron que volviera a pits a 80 km/h para revisar el auto. En el último tramo de la vuelta Kobayashi volvió a acelerar como si no tuviera problemas, llegó a boxes y volvió a salir. En el momento no se supo cuál fue el problema pero después informaron que Kamui Kobayashi no ingresó a boxes en esa vuelta y el cálculo de combustible les daba en zona crítica por lo cual le hicieron bajar la velocidad para reducir el consumo. Esto le hizo perder una vuelta con respecto al líder, el Toyota #8 que de no aparecer alguno de esos nefastos recuerdos se llevaría la victoria.

Los últimos minutos no tuvieron lucha por posición, sino que ya la consigna era no cometer errores y llegar. Así los 2 Toyota se juntaron para llegar en formación y cruzar la meta para la gran foto y por fin enterrar la maldición que lo perseguía. Detrás llegaron los 2 Rebellion.

2019: repite Toyota

La edición de 2019, última de este recorrido, fue la carera final de la Súper Temporada 2018/2019. Toyota, ya campeón mundial, llegaba como el único candidato, acompañado en Prototipos 1 por los mismos rivales de la edición 2018.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

Ambos Toyota largaron en primera fila, y se fueron adelante. Se sabían ganadores e idearon 2 estrategias de carrera para su autos, planificando que el #7 fuera el más veloz en pista mientras que el #8 era el perseguidor y a la expectativa.

En la noche el Toyota #7 con Kamui Kobayashi al volante comenzó a estirar las ventajas respecto del #8 que estaba en manos de Fernando Alonso. Se especulaba con el sprint nocturno del piloto asturiano que el año anterior había sido determinante para la victoria.

Faltando una hora la mala suerte se ensañó con el Toyota #7. Desde el box lo llamaron por un posible pinchazo en el neumático delantero derecho. Entró, cambiaron ese neumático y volvió a pista en punta. Al llegar a la recta de Mulsanne le avisaron desde boxes sobre otro problema en sus neumáticos y le pidieron que desacelerara. El #8 lo superó llegando a la entrada a boxes. Ingresó, cambió los 4 neumáticos y volvió, recuperando su ritmo de carrera pero ya con pocas posibilidades de victoria. Fue por problemas de sensores ya que la pinchadura según informó más tarde Toyota fue en el trasero derecho.

Las 24 Horas de Le Mans 2015-2019: reverdecer laureles, maldición y desahogos

El Toyota #7 recuperó su ritmo e intentó achicar diferencias. Solo podía descontar y especular con la última detención en boxes de ambos autos. Faltando 28 minutos se detuvo el Toyota #8 para carga de combustible volviendo a pista en segundo lugar. El Toyota #7 tomó la punta pero todavía le quedaba una detención. Hizo su detención faltando 20 minutos y cedió la punta a su compañero, el Toyota #8. La diferencia era de casi 23 segundos. y a esta altura de la carrera, en condiciones normales, era indescontable.

Finalmente como se dice año tras año "Le Mans elige a sus ganadores", y otra vez eligió al Toyota #8 que cruzó la meta transcurridas las 24 horas como el vencedor, y sus pilotos se consagraron campeones mundiales. El Toyota #7 se quedó con el sabor amargo de haber sido el que largó en pole, el que dominó más vueltas, y por un sensor perdió la carrera en la última hora.

Los ganadores 2015 a 2019

2015 | Nico Hülkenberg (ale) Earl Bamber (aus) - Nick Tandy (gbr) | 19 - Porsche 919 Hybrid

2016 | Marc Lieb (ale) - Romain Dumas (fra) - Neel Jani (sui) | 2 - Porsche 919 Hybrid

2017 | Timo Bernhard (ale) - Brendon Hartley (nzl) - Earl Bamber (nzl) | 2 - Porsche 919 Hybrid

2018 | Fernando Alonso (esp) - Sébastien Buemi (sui) - Kazuki Nakajima (jpn) | 8 - Toyota TS050 Hybrid

2019 | Fernando Alonso (esp) - Sébastien Buemi (sui) - Kazuki Nakajima (jpn) | 8 - Toyota TS050 Hybrid

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33