Registro gratuito

Sébastien Ogier lidera el Rally Monte-Carlo por la mínima
Sébastien Ogier lidera el Rally Monte-Carlo por la mínima

WRC MONTE-CARLO 2019

Sébastien Ogier lidera el Rally Monte-Carlo por la mínima

En su vuelta a Citroën, el héroe local y Julien Ingrassia encabezan la prueba llegado el ecuador, aunque por una escasa renta sobre Thierry Neuville. Ott Tänak pincha.

SERGIO ORTAL - 25 ENERO 2019 19:08

Año nuevo, vida nueva. Así se presentaba la 47.ª temporada del Campeonato del Mundo de Rallies para muchos de sus protagonistas, y en el caso de los aficionados, con gran expectación ante los numerosos cambios que nos dejaba una de las 'silly seasons' más agitadas; especialmente, el regreso de Sébastien Ogier a Citroën Racing después de dos títulos mundiales junto a M-Sport, o la llegada de su tocayo Loeb a Hyundai Motorsport tras casi dos décadas ligado al grupo PSA. Además, Kris Meeke reaparece en escena de la mano de Toyota, ocupando el asiento de un Esapekka Lappi que decidía poner rumbo a la marca de los dos chevrones, y se presentan caras nuevas entre los copilotos e incluso en la cúpula directiva de algunos equipos. Como no podía ser de otra forma, la puesta de largo de esta prometedora temporada tenía lugar con el legendario Rally Monte-Carlo, el primero de los catorce asaltos que conforman el calendario 2019.

Después de las numerosas sesiones de test llevadas a cabo en las semanas previas, los motores comenzaban a rugir oficialmente el jueves por la mañana, con motivo del 'shakedown' celebrado en las inmediaciones de Gap -centro neurálgico del evento-. Allí, Meeke, ahora copilotado por Sebastian Marshall, demostraba sus intenciones realizando el mejor registro, seguido por los evolucionados C3 de Ogier y Lappi, y el Yaris de Ott Tänak, la auténtica revelación de la pasada campaña. Los Hyundai y los Ford se lo tomaban con algo más de calma, conscientes de que la verdadera competición no arrancaba hasta recién caída la noche. Así pues, el rally se ponía en marcha con dos tramos nocturnos de veinte kilómetros cada uno, para más inri, cubiertos de nieve y hielo. En estas condiciones, la elección de neumáticos se tornaba crucial, y todos optaban por ruedas de clavos excepto Neuville, que los combinaba con los superblandos para asfalto.

Tänak golpea primero

Siguiendo la tónica del año pasado, Tänak empezaba imprimiendo un fuerte ritmo que solo su compañero Meeke, a cinco segundos, parecía poder seguir. A otros cinco del británico se situaba Ogier, abriendo ya un hueco importante con el resto de pilotos; y es que Loeb y Thierry Neuville se dejaban cerca de medio minuto con el líder inicial. El primero en sucumbir a estas traicioneras especiales era Teemu Suninen, que, junto a su nuevo navegante Marko Salminen, terminaba la jornada prematuramente al pasarse de frenada en un cruce helado e impactar contra la cuneta. El segundo tramo presentaba un estado muy diferente, seco casi por completo, lo que beneficiaba la monta de Neuville. El belga no desaprovechaba la oportunidad y endosaba más de diez segundos a Ogier y a Tänak, aunque este resistía en cabeza de la general con 9.1 s de ventaja sobre el vigente campeón y 14.3 sobre el de Hyundai. La peor parte se la llevaba Meeke, pues perdía un minuto a causa de un pinchazo y caía al octavo puesto, aunque inmerso en una bonita batalla por el cuarto con Lappi, Jari-Matti Latvala y Elfyn Evans, la esperanza de M-Sport en su nueva era sin Ogier. También Loeb y Andreas Mikkelsen -ambos sufriendo mucho aquí con los neumáticos de nieve- se encontraban en este apretado grupo de cara a la etapa del viernes.

Sébastien Ogier lidera el Rally Monte-Carlo por la mínima

Esta sería la más larga de la prueba, con 125,1 kilómetros cronometrados y tres tramos a doble pasada. El primero de ellos sería cancelado por motivos de seguridad relacionados con los espectadores, algo que a la postre desataría la polémica, ya que las diferentes condiciones de las dos especiales restantes favorecerían la elección de gomas de algunos equipos en detrimento de otros, como Toyota. Esto llevaba a su jefe, Tommi Mäkinen, a pedir la anulación de todo el bucle matinal, algo que sería desestimado. Por tanto, la jornada arrancaba en el TC 4, donde Sébastien Loeb se hacía con el mejor tiempo por delante de Thierry Neuville. Por un lado, el subcampeón mundial se colocaba líder al superar tanto a Tänak -que encajaba veinte segundos perjudicado, como hemos avanzado, por los neumáticos de clavos- como a Ogier, quien cedía diez y se situaba en la general a solo 0.5 s del estonio y 5.4 respecto a Neuville; y por otro lado, Loeb ascendía cuatro posiciones de una tacada, abriendo además algo de hueco con el grupo formado por Lappi, Evans y Mikkelsen. No obstante, la desventaja del galo con el trío de cabeza superaba el medio minuto. Por su parte, Meeke y Latvala, con la misma monta que su compañero de equipo, no podían plantar batalla aquí.

El último tramo de la sección contaba con mayor presencia de hielo, lo que propiciaba una situación algo distinta; en esta ocasión, el más rápido era Ogier, aventajando en dos segundos exactos a un Neuville que comenzaba a ver amenazado su liderato. Ambos se destacaban al frente después de que Tänak -con los necesarios clavos destrozados en la especial previa- y Loeb -perjudicado por la suciedad de las cunetas dada su posición de salida- se dejasen más de una decena de segundos. Detrás, la pelea se prolongaba, con el consiguiente intercambio de posiciones; Mikkelsen era ahora quinto y un rápido Latvala subía tres puestos. En contraste, Lappi, Evans y Meeke caían. El debutante Pontus Tidemand, excampeón del WRC 2, completaba el 'top ten' al volante del tercer Ford Fiesta oficial, aunque a tres minutos de la cabeza. El inicio del bucle de la tarde, para el que todos los pilotos, ya con la lección aprendida, optaban por diferentes combinaciones de neumáticos de asfalto y claveteados, se iniciaba con sobresaltos: Esapekka Lappi y Tidemand golpeaban el mismo obstáculo con la rueda delantera izquierda y dañaban la suspensión, viéndose obligados a abandonar para el resto del día.

Debacle para Toyota y batalla en cabeza

Todo lo contrario que Ogier, quien marcaba el mejor registro con otros dos segundos sobre Neuville y continuaba reduciendo su diferencia en la general, concretamente, hasta 1.4 s. Tänak no podía seguir el ritmo y quedaba en 'tierra de nadie'; pero la mayor pérdida de tiempo la sufría Loeb, cuya monta resultaba errónea y le hacía ceder nada menos que cuarenta segundos, cayendo de la cuarta a la séptima plaza tras Mikkelsen, Latvala y Meeke. Sin embargo, las cosas se volvían a torcer para Toyota en el TC 7, en forma del segundo pinchazo para el norirlandés (se quejaría de la fragilidad de las llantas empleadas en el Yaris) y otro para Ott Tänak, lo que hundía a ambos hasta las últimas posiciones entre los World Rally Cars que continuaban en carrera con normalidad. Además, Thierry Neuville entraba demasiado rápido en la primera curva, aún falto de temperatura, y tenía que tomar una bifurcación. Este error le costaba un valioso tiempo, y unido a un buen tramo por parte de Ogier, permitía al de Citroën arrebatarle el mando por nada menos que catorce segundos. A sus espaldas proseguía el 'baile' de posiciones y Loeb, autor de un contundente 'scratch' favorecido esta vez por el estado de la carretera, ascendía al último puesto del podio, eso sí, con una desventaja superior al minuto.

Sébastien Ogier lidera el Rally Monte-Carlo por la mínima

Si algo está caracterizando este Rally Monte-Carlo 2019 es la irregularidad en cuanto a tiempos, y la última especial del viernes lo ratificaba. Contrariamente al tramo anterior, era Thierry Neuville el que 'volaba' y Sébastien Ogier quien se dejaba unos segundos al haber perdido la mayoría de los clavos en su ataque previo; el francés conseguía irse a dormir al frente, pero veía mermada su renta hasta los dos segundos en lo que sería un nuevo episodio del intenso duelo entre ambos. Un nuevo cambio de posiciones por detrás, al perder Sébastien Loeb unos veinte segundos, dejaba al alsaciano quinto de la general tras Andreas Mikkelsen y Jari-Matti Latvala, y por delante de Elfyn Evans, ahora con Scott Martin a las notas. Ott Tänak y Kris Meeke completaban los ocho primeros al término de un día muy complicado. Como último apunte, cierran la zona de puntos los respectivos líderes en el nuevo WRC 2 Pro y el WRC 2 para privados, Gus Greensmith -defendiendo los colores de M-Sport con el Fiesta R5- y Yoann Bonato, al volante de su habitual Citroën C3.

Ahora, como reza el dicho, lo mejor está por llegar, pues restan dos jornadas de competición frenética con idéntico programa: dos tramos a recorrer en otras tantas ocasiones tanto el sábado (con un total de 93,3 km contra el reloj y la especial más larga de la prueba) como el domingo (con 63,9 km, incluyendo el mítico Col de Turini y la Power Stage). Con más de un frente abierto, especialmente el de la lucha por la victoria entre Ogier y Neuville, así como por el podio entre Mikkelsen, Latvala y Loeb, veremos qué nos depara este rally, siempre impredecible. Recordad que en nuestra previa disponéis de los horarios previstos para todos los tramos.

Clasificación provisional Rallye Monte-Carlo 2019

Tras TC 8 (7 tramos / 146,4 km disputados):

1. Sébastien Ogier - Julien Ingrassia (Citroën C3 WRC), 1:37:17.3

2. Thierry Neuville - Nicolas Gilsoul (Hyundai i20 Coupé WRC) +2.0

3. Andreas Mikkelsen - Anders Jæger (Hyundai i20 Coupé WRC) +1:17.7

4. Jari-Matti Latvala - Miikka Anttila (Toyota Yaris WRC) +1:25.1

5. Sébastien Loeb - Daniel Elena (Hyundai i20 Coupé WRC) +1:25.9

6. Elfyn Evans - Scott Martin (Ford Fiesta WRC) +1:47.5

7. Ott Tänak - Martin Järveoja (Toyota Yaris WRC) +2:34.9 *pinchazo TC 7

8. Kris Meeke - Seb Marshall (Toyota Yaris WRC) +5:33 *pinchazos TC 2 y 7

Líderes WRC 2 Pro: Gus Greensmith - Elliott Edmondson (Ford Fiesta R5)

Líderes WRC 2: Yoann Bonato - Benjamin Boulloud (Citroën C3 R5)

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33