Registro gratuito

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición
Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

¿CIRCUITO O CARRETERA?

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

Toyota ya ha desvelado todos los detalles del Yaris Hybrid-R, un hibrido entre un coche de carreras, y un imponente GTI de calle.

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

Toyota ha dado a conocer todos los detalles del Yaris Hybrid-R, un prototipo a medio camino entre un coche de carreras, y un superdeportivo hibrido, pero sin olvidar sus orígenes de utilitario para el día a día, ofreciendo un modo de carretera mucho más relajado.

El Toyota Yaris Hybrid-R cuenta con una estética mucho más agresiva que el utilitario de la marca nipona. La parrilla frontal es más ancha que en el modelo "normal". Una gran toma de aire inferior sirve para refrigerar el motor 1.6 Turbo, mezclando el color negro con el azul típico de las configuraciones hibridas de Toyota, y el blanco que luce la carrocería de este prototipo. Las disposición de las ópticas delanteras cambia ligeramente con luces diurnas de tipo LED en color azul, dejando paso para dos tomas de aire laterales para refrigerar el potente equipo de frenos, y un spliter en la parte inferior dirige el aire en la parte inferior de la carrocería.

En la trasera, el Toyota Yaris Hybird-R mantiene las ópticas LED del utilitario hibrido, pero incluye un alerón específico, continuando la línea del techo. En la parte inferior, un difusor acoge la salida de escape cromada, y dos grandes extractores de aire, que refrigeran parte del sistema de propulsión eléctrico.

Lo mejor está en la mecánica

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

Aunque el exterior del Toyota Yaris Hybrid-R es imponente, lo más importante de este prototipo se encuentra en su interior, y por lo tanto vamos a analizarlo por partes. Para comenzar, hay que hablar del motor térmico que utiliza este peculiar Yaris. Cuando se comenzó a hablar de él, personalmente apostaba por alguno de los motores que actualmente comercializa la marca, pero no podía estar más equivocado. Se trata de un motor pensado íntegramente para la competición, y que cumple a rajatabla con la normativa Global Racing Engine (GRE) de la FIA.

Se trata de un motor de cuatro cilindros en línea, con una cilindrada de 1.593 centímetros cúbicos, e inyección directa de gasolina, con una presión máxima de 200 bares. El turbo es un Garret GTR2560R, con una brida de admisión de 33 milímetros, que coincide exactamente con la configuración de un motor de la máxima categoría de los rallies, tanto en características como en prestaciones, mostrando que el programa de Toyota para su retorno al Mundial de Rallies está ya en marcha.

Las cifras de rendimiento del motor térmico del Toyota Yaris Hybrid-R, no se han desvelado exactamente, como es costumbre en el mundo de la competición. La marca tan solo anuncia que el motor rinde más de 300 caballos de potencia, a 6.000 revoluciones por minuto, con un par de 420 Nm, y un régimen máximo de revoluciones de 7.500rpm. Todos los datos concuerdan una vez más con la preparación de un World Rallye Car, y tan solo sería necesario aumentar la brida del turbo para adecuarlo a la normativa del WTCC 2014.

El sistema hibrido

Hasta aquí llegan las similitudes con un World Rallye Car, o un coche del WTCC, que no son pocas. Pero no las partes heredadas de la competición, puesto que este Toyota Yaris Hybrid-R hereda algunos sistemas provenientes del Toyota TS030, el prototipo con el que la marca nipona ha participado en el Mundial de Resistencia.

El motor térmico se encarga de transmitir su potencia a las ruedas delanteras, mientras que en las ruedas traseras el Yaris Hybrid-R recurre a dos motores eléctricos de 60 caballos cada uno, iguales a los utilizados por el Yaris Hibrido estándar. La principal diferencia radica en el almacenamiento de energía, puesto que en lugar de utilizar baterías, se utiliza un supercondensador similar al que encontramos en el Toyota TS030. Este supercondensador permite un ciclo de carga y descarga mucho más rápido que las baterías, algo pensado específicamente para la competición.

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

Para mejorar la respuesta en caso de pérdidas de tracción, el Toyota Yaris Hybrid-R cuenta con un tercer motor eléctrico también de 60 caballos situado entre el motor térmico, y la caja de cambios secuencial de seis velocidades. Este motor hace las veces de diferencial central, encargándose de dirigir el par hacia los motores eléctricos traseros en caso de pérdida de tracción de las ruedas delanteras. Además, como cada una de las ruedas traseras cuenta con un motor independiente, el par se puede repartir entre ellas según sea necesario, dotando al Yaris Hybrid-R de una mayor agilidad en curvas.

Distintos modos de funcionamiento

¿Qué ocurre cuando juntamos todos estos componentes? Nos encontramos con un vehículo híbrido que entrega un máximo de 420 caballos y tracción total, con una caja de cambios secuencial de seis velocidades. Como podéis ver, se trata de toda una declaración de intenciones de la marca nipona.

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

El Toyota Yaris Hybrid-R cuenta con dos modos de funcionamiento. El más sosegado de los dos es el de carretera, en el que el funcionamiento del motor térmico de 1.6 litros turboalimentado se ha ajustado para reducir el consumo, y las emisiones de CO2. También se ajusta el funcionamiento de los motores eléctricos, limitando su potencia a "tan solo" 40 caballos cada uno, que pueden transmitirse a las ruedas traseras durante 20 segundos.

Pero si queremos que todo el conjunto trabaje al máximo rendimiento, tendremos que elegir la opción circuito, mediante el pulsador que se encuentra en el volante. Entonces el motor 1.6 Turbo desarrollado por Toyota Motorsport nos ofrecerá sus 300 caballos de potencia, que podrán unirse a los 120 caballos que nos ofrecen los motores eléctricos en las ruedas traseras durante 5 segundos mediante el botón boost. Además también entra en funcionamiento el tercer motor eléctrico a modo de diferencial central, ofreciéndonos unas sensaciones completamente racing.

Conectando el mundo real y el virtual

El Toyota GT86 Coupé ya nos mostró el sistema CAN-Gateway, mediante el cual recoge todos los datos de una vuelta a un circuito real, y los transmite a un sistema de almacenamiento USB para que podamos reproducir nuestra vuelta real en una consola PlayStation 3 con el videojuego Gran Turismo 6, que saldrá a la venta a finales de año.

Toyota Yaris Hybrid-R, por y para la competición

El Toyota Yaris Hybrid-R lleva este sistema un paso más allá, puesto que además es capaz de recibir los datos de una vuelta realizada en el videojuego, para optimizar los puntos de recarga del sistema hibrido, y aconsejarnos cuales son los mejores momentos para utilizar la potencia extra del sistema eléctrico. Desde luego que lleva la unión del mundo virtual y el real a un punto inimaginable hace tan solo unos años.

Preparado para competir

Por último, Toyota ha confirmado que el motor térmico de cuatro cilindros y 1.6 litros de cilindrada continúa con su desarrollo. Ya hemos comentado que este motor se ajusta perfectamente a las especificaciones de un vehículo para el Mundial de Rallies, pero también es perfecto para el Campeonato del Mundo de Turismos. La marca nipona ha asegurado que una vez que finalice su desarrollo, Toyota Motorsport pondrá a disposición de equipos privados este motor, y a su vez lo utilizará para posibles programas automovilísticos de la marca, ya sea en el WRC, o en el WTCC, donde la brida del turbo utilizada a partir de la próxima temporada será mayor.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS