Registro gratuito

Sebastien Ogier disfruta como un niño en el Rallyday
Sebastien Ogier disfruta como un niño en el Rallyday

GRAN SHOW

Sebastien Ogier disfruta como un niño en el Rallyday

El piloto francés fue el más rápido en la decimotercera edición del Rallyday con el Audi Quatrro A2 del Grubo B de 1983.

Sebastien Ogier disfruta como un niño en el Rallyday

Ya os comentábamos a principio de este mes de septiembre la presencia de Sebastien Ogier y Elfyn Evans en el Rallyday, un evento que se celebra en Reino Unido y que ya va por su decimotercera edición reuniendo a los mejores pilotos de la historia del WRC y promesas de futuro. Sin embargo, lo que no llegamos a sospechar es que Sebastien Ogier sería la gran atención de este día festivo al ponerse a los mandos de un Audi Quattro A2 de 1983, coche que pilotaron Hannu Mikkola y el Sitg Blomqvist, que también estuvo en este evento celebrado en el Circuito de Castle Combe.

El pasado sábado se celebró el Rallyday y con el título casi bajo el brazo, Sebastien Ogier disfrutó como un niño a los mandos de un Audi Quattro A2 del Grupo B, radicalmente distinto tanto en potencia como en respuesta a lo que su habitual Volkswagen Polo R WRC le entrega. Sin embargo, uno de los vehículos de los años más exitosos de Audi y del extinto Grupo B supuso todo un reto para el piloto francés: "Fue muy divertido y muy diferente en comparación con el Polo, pero es bonito ver cómo han evolucionado las cosas en 30 años. Es curioso, porque este coche tiene la misma edad que yo, nacimos en 1983".

Lo que no cambia esté pilotando el Polo R WRC o este Audi Quattro A2 es su instinto competitivo, como demuestra el hecho de que Ogier fue el más rápido de la jornada con un coche que supera los 400 caballos: "Le dije que le tengo mucho más respeto ahora. Siempre se lo he tenido, pero ahora todavía más, después de sentir lo que era pilotar un coche de hace 30 años. Con aquellos tramos tan largos debería de ser todo un reto" comentaba Ogier en el evento.

También disfrutó

Por su parte, Elfyn Evans se puso a los mandos del Ford Fiesta RS WRC del equipo Qatar M-Sport, con el que hizo las delicias de los aficionados: "Había coches muy bonitos y mucha gente. Fue divertido salir al tramo y dar unas cuantas vueltas con el Fiesta RS WRC. Fue un buen día y espero verlos a todos de nuevo en el Rallye de Gales GB, donde correremos con el Fiesta R5".

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS