Registro gratuito

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia ganan el Rally Monte-Carlo más apretado
Sébastien Ogier y Julien Ingrassia ganan el Rally Monte-Carlo más apretado

WRC MONTE-CARLO 2019 | FINAL

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia ganan el Rally Monte-Carlo más apretado

Los campeones inician su nueva era en Citroën Racing venciendo su sexto 'Monte' consecutivo tras una épica batalla con Thierry Neuville. Gran actuación de Ott Tänak.

SERGIO ORTAL - 27 ENERO 2019 21:23

Imagen de portada: Sophie Graillon

Imparables. Podría ser un buen adjetivo para describir a Sébastien Ogier y Julien Ingrassia, a quienes ni siquiera el hecho de cambiar de equipo y de montura parece frenar. Tras el arranque de la nueva temporada el pasado jueves y una etapa de viernes de lo más ajetreada, nos encontrábamos a los campeones del mundo en cabeza, aunque con una exigua renta de dos segundos exactos sobre un Thierry Neuville que, pese a ser el más rápido en ese segundo día -se situó líder en su primera especial, el TC 4-, cometía un error de pilotaje nada más comenzar el sexto tramo que servía en bandeja la primera posición a la pareja de Citroën. Acto seguido, Ott Tänak, quien ostentó el liderato de la prueba hasta que una elección errónea de neumáticos le hizo caer a la tercera plaza, sufría un pinchazo que echaba por tierra sus opciones. Esto dejaba a Andreas Mikkelsen en tercera plaza (eso sí, a 1:15 min de su compañero de marca), seguido muy de cerca por Jari-Matti Latvala y Sébastien Loeb también en un pañuelo.

El francés, recién llegado del Dakar y con apenas un par de días de test para adaptarse al Hyundai i20, estaba realizando un rally de menos a más, y en los tramos en que su monta lo favorecía, llegó a marcar un par de 'scratches'; para quitarse el sombrero. Elfyn Evans, como abanderado de M-Sport tras una ligera salida de Teemu Suninen, se encontraba en sexto lugar, precediendo a Tänak y al compañero de este, un Kris Meeke que no tenía la fortuna de su lado en su vuelta al certamen, ya que también pinchaba hasta en dos ocasiones. Pero todo es posible en Monte-Carlo, y con todos estos frentes abiertos, aún quedaba por delante la etapa del sábado, compuesta por solo dos tramos a doble pasada -93,3 km cronometrados en total-, y la del domingo, con idéntica configuración pero menos kilometraje. Precisamente el sábado demostró que lo mejor estaba por llegar, pues la jornada sería testigo de la preciosa batalla entre Ogier y Neuville y vería un auténtico monólogo de Ott Tänak, en su lucha particular por recuperar el tiempo perdido. De nuevo bajo condiciones de nieve y hielo, los neumáticos de clavos eran la apuesta segura en un día que invertía el orden de salida por primera vez.

Tänak arrasa; Ogier y Neuville incendian el rally

La primera especial era la más larga de toda la prueba y no estaría exenta de problemas, ya que Andreas Mikkelsen golpeaba la parte izquierda de su i20 justo antes de cruzar la meta y arrancaba la rueda trasera; sin posibilidad de 'Rally 2' del sábado al domingo, el noruego pasaba a engrosar la lista de abandonos tras una actuación bastante convincente hasta entonces. Además, Esapekka Lappi sufría una avería mecánica nada más reengancharse y también debía decir adiós definitivamente, mientras que Evans era víctima de un pinchazo y dejaba la quinta posición en manos de Tänak, el más veloz aquí. En primera fila, Ogier incrementaba su colchón sobre Neuville hasta los 5.4 segundos y Loeb, a pesar de no realizar un gran tiempo, volvía a pisar podio al rebasar a un Jari-Matti Latvala aún más discreto. Por ello, ya se encontraban a más de 1:40 min de los líderes. Sin embargo, la situación se revertiría en el TC 10, ya que el finés marcaba un gran tiempo que solo su compañero Tänak podía superar, y Loeb calaba el motor en la salida. Ogier y Neuville prácticamente calcaban sus cronos.

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia ganan el Rally Monte-Carlo más apretado

Por el camino se quedaba Elfyn Evans, que se salía ligeramente por un terraplén en una zona rápida de izquierdas y, pese a intentar devolver el Fiesta a la carretera, terminaba por golpear un árbol. Este accidente dejaba en una situación muy desfavorable al equipo M-Sport, con Suninen y Tidemand alejados de la zona de puntos tras sus errores de pilotaje, comprensibles en un rally tan complicado y dada su inexperiencia. Por la tarde, Tänak continuaba con su recital y se anotaba los mejores tiempos en las segundas pasadas, logrando un pleno en esta etapa. Los líderes proseguían su 'toma y daca' y, rodando siempre en tiempos muy parejos, dejaban la diferencia al final del día en 4.3 s. Justo detrás, Loeb volvía a superar a Latvala, pero ninguno de los dos conseguía rodar en tiempos competitivos, por lo que, además de ver al tren de cabeza alejarse hasta los casi dos minutos, empezaban a verse amenazados por el del Toyota #8, ya a solo quince segundos de su compañero de marca. El tercer Yaris, pilotado por Meeke, aprovechaba la retirada de Evans para colocarse sexto, si bien a más de tres minutos del grupo que lo precedía.

Restaban únicamente los 63,9 kilómetros del domingo, repartidos, al igual que el día anterior, en dos tramos a doble pasada. Los pilotos deberían afrontar toda la jornada con los mismos neumáticos, y en condiciones de seco, optaban unánimemente por los blandos para asfalto -el compuesto más duro de los ofrecidos aquí por Michelin, por encima del superblando-. El primer asalto al mítico Col de Turini sería una nueva exhibición por parte de Ott Tänak y de los dos contendientes a la victoria; mientras que Neuville recortaba un segundo a Ogier, el de Toyota se situaba ya a rebufo de Loeb y Latvala, quienes clavaban su tiempo. Muy poco durarían en sus puestos, ya que en el TC 14, gracias a su sexto 'scratch' consecutivo -y el séptimo en el cómputo global de la prueba-, el intratable Tänak ascendía al último escalón del podio. En el enésimo capítulo de la preciosa lucha Ogier-Neuville, el belga solo recuperaba una mísera décima, vaticinándose una sección final de auténtico infarto.

El final de Monte-Carlo más ajustado

El primero de los dos cartuchos de que disponía el piloto de Hyundai se saldaba a su favor, y es que Ogier sufría un pequeño problema con el acelerador del C3, que no se liberaba del todo al soltar el pedal. Esto obligaba al galo a emplearse a fondo en las frenadas y terminaba costándole 2.8 segundos, por lo que se llegaría a la Power Stage con los dos titanes separados por ¡solo cuatro décimas! Por su parte, Tänak no empujaba a fondo, pensando probablemente en conservar sus neumáticos para pelear por los puntos extra. Aun así, conseguía un colchón de trece segundos sobre Loeb, a quien Latvala arañaba un segundo para situarse a 1.7. Con estos dos frentes totalmente abiertos, llegaba 'la hora de la verdad'; saliendo el séptimo al tramo, Thierry Neuville completaba los 13, 5 km en 9:43.0 min. Seguidamente, Ogier, tras realizar unos ajustes en el acelerador para tratar de resolver la incidencia, se lanzaba al ataque y registraba un 9:41.2, es decir, 1.8 s más rápido, lo que le valía para llevarse el Rallye Monte-Carlo más apretado de la historia, por solo 2.2 segundos (el anterior récord databa de 1979, cuando Bernard Darniche doblegó a Björn Waldegård con 6 s)-

De este modo, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia se anotaban a la heroica su séptimo triunfo absoluto en la prueba monegasca -igualando a Loeb- y el sexto dentro del Mundial, además, de forma consecutiva, pues permanecen imbatidos desde 2014. Tras imponerse en un Peugeot en la edición 2009 (puntuable para el extinto IRC), con Volkswagen en tres ocasiones y con M-Sport en otras dos, los hexacampeones lo lograban junto a un cuarto fabricante, Citroën, con quienes empiezan de la mejor manera posible su nueva andadura. Además, esta victoria es la 100.ª para la firma de los dos chevrones, precisamente el año en que conmemoran el centenario de su creación. Ogier e Ingrassia repetían así la hazaña de 2017, al ganar en su primera participación con una nueva montura. Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul volvían a quedarse con la miel en los labios, lamentándose por el error de pilotaje cometido el viernes pero felicitando a su rival por este apasionante duelo. Como nota positiva, el piloto belga apuntaba que en Suecia no deberán abrir pista. Finalmente, Ott Tänak y Martin Järveoja culminaban su espectacular remontada con un sitio en el podio, nada mal para empezar la temporada.

Sébastien Ogier y Julien Ingrassia ganan el Rally Monte-Carlo más apretado

A continuación, Sébastien Loeb y Daniel Elena concluían su primer fin de semana con Hyundai en una magnífica cuarta posición, manteniendo a raya a Jari-Matti Latvala y Miikka Anttila, con quienes también libraban una correosa pelea. Kris Meeke y su nuevo copiloto, Seb Marshall, se llevaban la sexta plaza en un rally que pudo darles más, pero, a pesar de estrenar también equipo y montura, han dado muestras de su velocidad. De hecho, los británicos se consolaban con los 5 puntos extra de la Power Stage, superando a Ogier y Neuville cuando estos se encontraban en plena lucha por la victoria absoluta. Gracias a ello, ocupan la cuarta posición del campeonato. Respecto a dichos puntos adicionales, Ogier, Neuville y Tänak se llevaban 4, 3 y 2, respectivamente, mientras que el último iba a parar a Teemu Suninen, quien remontaba hasta quedarse las puertas de la zona de puntos; undécimo, tras los mejores R5. Hablamos del Fiesta oficial de Gus Greensmith, vencedor en el nuevo WRC 2 Pro; Yoann Bonato, que hacía lo propio en el WRC 2 para privados al volante de su Citroën C3; Stéphane Sarrazin, muy rápido con su Hyundai; y un sorprendente Adrien Fourmaux, la apuesta de la Federación Francesa, pilotando otro Ford.

La próxima cita del Mundial de Rallyes será en Suecia, del 15 al 18 de febrero, donde la nieve será aún más protagonista. Además de contar con los mismos pilotos oficiales que en esta cita inaugural -pues Loeb volverá a reemplazar a Dani Sordo-, se producirá un regreso muy especial, el de Marcus Grönholm, a los mandos de un Toyota Yaris WRC. Asimismo, se dará el pistoletazo al Campeonato del Mundo Junior, que tendrá representación española con Jan Solans.

Clasificación final 87.º Rallye Automobile Monte-Carlo 2019

Tras 15 tramos / 303,7 km disputados:

1. Sébastien Ogier - Julien Ingrassia (Citroën C3 WRC), 3:21:15.9

2. Thierry Neuville - Nicolas Gilsoul (Hyundai i20 Coupé WRC) +2.2

3. Ott Tänak - Martin Järveoja (Toyota Yaris WRC) +2:15.2

4. Sébastien Loeb - Daniel Elena (Hyundai i20 Coupé WRC) +2:28.2

5. Jari-Matti Latvala - Miikka Anttila (Toyota Yaris WRC) +2:29.9

6. Kris Meeke - Seb Marshall (Toyota Yaris WRC) +5:36.2

7. Gus Greensmith - Elliott Edmondson (Ford Fiesta R5)* +13:04.6

8. Yoann Bonato - Benjamin Boulloud (Citroën C3 R5)* +13:56.5

9. Stéphane Sarrazin - Jacques-Julien Renucci (Hyundai i20 R5)* +14:06.8

10. Adrien Fourmaux - Renaud Jamoul (Ford Fiesta R5)* +16:03.4

Reparto puntos Power Stage:

1. Kris Meeke (Toyota), 5 puntos extra

2. Sébastien Ogier (Citroën) +3.9, 4 puntos

3. Thierry Neuville (Hyundai) +5.7, 3 puntos

4. Ott Tänak (Toyota) +5.8, 2 puntos

5. Teemu Suninen (M-Sport Ford) +8.5, 1 punto

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS


Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/virtual/motoryracing.com/classes/idTwitter.php on line 33