Registro gratuito

Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo
Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo

WTCC 2015

Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo

Analizamos las claves de la undécima temporada del WTCC, que fue la primera con la parrilla íntegramente compuesta por los TC1.

TAMARA ALLER - 31 DICIEMBRE 2015 12:08

Llega el fin del año y es el momento de mirar atrás y hacer balance. La temporada 2015 del Campeonato Mundial de Turismos (WTCC) no dejó indiferente a nadie, con importantes cambios a todos los niveles y un año de apasionante competición.

En este artículo comenzamos un repaso a lo acontecido en el WTCC durante 2015, y que se saldó con títulos mundiales para José María López y Citroën Racing.

Luces y sombras

2015 fue un año de definición para el WTCC, siendo el primero totalmente organizado desde la estructura encabezada por Francois Ribeiro, tras la salida de Marcello Lotti doce meses antes. El francés ha buscado darle más emoción y atención mediática al mundial, lo que se ha traducido en una mayor cobertura televisiva y la proliferación de noticias, más allá de los resultados deportivos.

Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo

La nueva temporada prometía desde el invierno, con unos estimados 21 coches TC1 en la pista. 2015 representaba la unificación de equipos y pilotos oficiales y privados bajo la misma reglamentación, relegando los TC2T a la Copa Europea de Turismos (ETCC). El esfuerzo económico hacía un efecto colador importante, con varios nombres importantes, como Franz Engstler, teniendo que decir adiós al mundial.

Lada presentaba el Vesta TC1, un coche derivado de un nuevo modelo. más acorde con las características de los coches competitivos. Por su parte, Sebastien Loeb Racing llegaba al WTCC con un Citroën C-Elysée para Mehdi Bennani, cuyo sitio en Proteam Racing era ocupado por Dusan Borkovic.

También a nivel de calendario había novedades importantes. La inclusión del Nürburgring Nordschleife y del circuito urbano de Vila Real se mostraban como grandes aciertos por parte de Eurosport Events, dando lugar a dos eventos con emoción, lucha en pista y con un gran éxito de público. También la sustitución de Suzuka por Motegi era positiva para la ronda japonesa, siendo el circuito rutero del Twin Ring mucho más apropiado para las carreras de Turismos.

Divorcios sonados

Precisamente, la tormenta entre Borkovic y Proteam sería una de las historias trágicas de la temporada. Borkovic, con una estatura de 2,08 metros, tenía problemas para acomodarse en el habitáculo del Honda Civic WTCC del equipo italiano. Proteam, por su parte, prometía trabajar con Honda, JAS y la FIA para buscar una solución, que pasaba por modificar la jaula de seguridad. Tras dos citas, Borkovic no sólo se quejaba de dolores y pérdida de sensibilidad debido a la mala posición de conducción, sino que, además, acusaba al equipo de tener varios elementos del coche anticuados y en mal estado.

Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo

El serbio abandonaba Proteam de un portazo camino del ETCC, y el equipo italiano, aquejado, además, por deudas con JAS y Honda, decidía no seguir participando en la temporada.

Otra ausencia notable, ya a partir de la segunda carrera del campeonato, era la de Rickard Rydell, inicialmente encuadrado en Nika Racing, debido a una infección viral que terminaba con el sueco hospitalizado. El equipo nórdico se perdía varias rondas de la temporada, acogiendo al argentino Néstor Girolami durante un par de rondas. El regreso de Bebu a Sudamérica para terminar la temporada del Súper TC2000 dejaba al equipo sueco sin piloto y sin fondos para proseguir la temporada.

Por otro lado, ya desde el principio Münnich Motorsport reducía su esfuerzo a un sólo coche para el italiano Stefano D'Aste, mientras que su segundo Chevrolet RML Cruze, inicialmente reservado para René Münnich, quedaba en el garaje al centrarse éste en el mundial de Rallycross. Esta segunda unidad sería rescatada para la cita en el Nordschleife, con Sabine Schmitz, especialista en el mítico circuito, al volante.

Por su parte, el equipo Lada Sport Rosneft comenzaba la temporada con Rob Huff, James Thompson y Mikhail Kozlovskiy. Sin embargo, tras un accidente del ruso que destrozaba dos Vestas en Marrakech, y la intervención de Francois Ribeiro, que cuestionaba la competitividad de los pilotos elegidos, Kozlovskiy y Thompson eran reemplazados por los holandeses Jaap Van Lagen y Nicky Catsburg. Ambos se mostrarían inmediatamente competitivos, si bien la mano de Ribeiro, así como los compromisos de Lada con su desarrollador Oreca, hacían que Van Lagen fuera reemplazado por Nico Lapierre para la parte final del campeonato.

La situación en el campeonato, con las bajas que tenían lugar a lo largo de la temporada, hacían que el número de coches en la parrilla fuera de 18 de forma regular, incluso contando con la puesta en pista del tercer Chevrolet de Campos Racing en las últimas carreras del campeonato.

Sin novedad en el frente

Desde el principio, los Citroën C-Elysée WTCC se mostraban, un año más, como los coches a batir, siendo bastante más rápidos que sus competidores, a pesar de llevar el lastre máximo de 60 kilos desde el principio.

En contrapartida, era notable la falta de competitividad del Honda Civic WTCC, del que se esperaba más tras un año de vigor de la normativa TC1. Los pilotos oficiales del equipo Castrol Honda se veían a menudo superados por Norbert Michelisz, que competía a los mandos de un Civic gestionado de forma privada por el equipo húngaro Zengo Motorsport.

Repaso a la temporada del WTCC (I): 2015, un nuevo comienzo

Lada daba un paso adelante con el Vesta TC1. Sin embargo, los accidentes de Marrakech y Hungaroring hicieron que el equipo tuviera que enviar a Asia la unidad de pruebas. El cambio de pilotos a mitad de la temporada aceleró el nivel de competitividad del equipo, si bien la formación rusa terminó la temporada sin haber conseguido ninguna victoria.

Por otro lado, los Chevrolet RML Cruze TC1 sufrían, en gran parte, debido a estar en manos privadas, y dependiendo de la capacidad de sus pilotos de poder pagar por nuevas actualizaciones por parte de RML. Además de la falta de competitividad, la mala suerte hacía que los pilotos de ROAL, Campos, Münnich y Craft Bamboo no pudieran sacar el máximo partido de las pocas ocasiones en las que las circunstancias les dieron viento de cola.

En este panorama, estaba claro que la lucha por el título quedaría, un año más, reservada a los pilotos de Citroën, con José María López, Yvan Muller y Sebastien Loeb siendo los grandes favoritos.

Próximo capítulo: Pechito se consagra.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS