Registro gratuito

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final
SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

ADIÓS AL WTCC

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

Tras quedar los SEAT León en manos privadas, la marca española siguió cosechando éxitos hasta el final.

TAMARA ALLER - 29 NOVIEMBRE 2014 10:05

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

SEAT se despide del WTCC tras una presencia de diez años, que ha dado dos títulos mundiales de pilotos y dos de fabricantes, así como innumerables victorias. Ayer echamos un vistazo a las temporadas en las que SEAT estuvo involucrada en el mundial de forma oficial. Hoy veremos qué pasó después de quedar en manos privadas.

2010: SUNRED toma las riendas

Tras su retirada oficial, SEAT ayudaba a SUNRED a formar el equipo SR-Sport, donde recalaban los ex pilotos oficiales Jordi Gené, Tiago Monteiro y Gabriele Tarquini, y que recibía a Tom Coronel. El equipo compitió con los León 2.0 TDI y contó con André Couto y Michael Rossi de forma puntual.

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

Por su parte, SUNRED alineaba un coche para toda la temporada para el debutante Michel Nykjaer, y también gestionaba un TDI para el piloto suizo Fredy Barth.

Si bien no competía de forma oficial, por el apoyo que recibía desde la fábrica, SEAT compitió por el título de fabricantes bajo el epígrafe de "SEAT Customers Technology", siendo subcampeones del mundo de marcas, con seis victorias en total.

En cuanto a pilotos, Gabriele Tarquini fue subcampeón del mundo, con Tiago Monteiro terminando el año en un meritorio quinto puesto.

2011: Vuelven los Turbo

La temporada 2011 vio un cambio de reglamentación por parte de la FIA, en el aspecto de motores, permitiendo el uso del 1.6 Turbo, en conjunción con la normativa S2000 aplicada en otros campeonatos. Tras la reclasificación de las categorías de Turismos por la FIA a principios de 2014, esta clase pasaría a llamarse TC2T.

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

SUNRED se dividió en dos equipos: por un lado, estuvo el Lukoil SUNRED, con Gabriele Tarquini y Aleksei Dudukalo y, por el otro, SUNRED con Michel Nykjaer, Tiago Monteiro y un entonces debutante Pepe Oriola. También la formación española se hizo cargo de la gestión del coche de Fredy Barth.

Todos comenzaron la temporada con el motor 2.0 TDI. Sin embargo, SUNRED desarrolló un motor 1.6T, que fue introduciendo de forma paulatina a todos sus coches, bautizando el modelo como el León WTCC. Barth, Nykjaer y Oriola fueron los primeros en disfrutar del nuevo propulsor, en la carrera de Hungría. En la siguiente cita, en Brno, Gabriele Tarquini y Tiago Monteiro recibieron la unidad. El último en montar el nuevo motor fue Dudukalo, en Donington.

Fue un año difícil, ya que SUNRED financiaba la operación de forma privada, lo que llevó a retrasos en el desarrollo e implementación de motores. Aún así, arañaron una victoria, la conseguida por Gabriele Tarquini en la segunda carrera disputada en Zolder. SR Customer Racing terminaría en tercera posición en el campeonato de marcas.

2012: Esfuerzo privado

De cara a 2012, la participación de coches SEAT León WTCC se repartió entre varios esfuerzos privados, con la marca volviendo a poner su logo en los motores 1.6T. De hecho, tan sólo Gabriele Tarquini, en Lukoil Racing Team, y Tiago Monteiro, como parte del Tuenti Racing Team, y éste sólo en las ocho primeras carreras del año, contaron para la clasificación principal de pilotos. El resto, quedaron inscritos en el Trofeo Yokohama de independientes.

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

Tal fue el caso de Aleksei Dudukalo, Pepe Oriola, Tom Boardman y Darryl O'Young. SUNRED, muy mermado económicamente, centró sus esfuerzos en Fredy Barth, Fernando Monje (4 últimas carreras), Hugo Valente y Andrea Barlesi. De ellos, tan sólo el suizo hizo la temporada completa.

El año era dominado por los Chevrolet, pero Gabriele Tarquini lograba la que sería la única victoria absoluta de SEAT en la primera carrera en el Slovakia Ring. El italiano terminaría el año cuarto en la clasificación del mundial de pilotos, como el mejor piloto no Chevrolet.

En el Trofeo Yokohama de Independientes, los SEAT se llevaban seis victorias, cinco de la mano de Pepe Oriola y una gracias a Aleksei Dudukalo. Oriola era segundo en la clasificación general a final de año.

Como constructor, SEAT terminaba el mundial en tercera posición, bajo el nombre de SEAT Racing Technology ya que, a pesar de tratarse de iniciativas privadas, aún se consideraba que los equipos tenían apoyo desde la fábrica.

2013: Últimos coletazos de competitividad

2013 amanecía con el cierre de SUNRED, ahogada por los problemas económicos. La estructura de Joan Orús era absorbida por Campos Racing, ya que Adrián Campos llevaba tiempo buscando entrar en el mundo de los Turismos.

Había un total de siete León WTCC en la parrilla. Tres eran para el equipo alemán All Inkl, que alineaba al campeón del mundo vigente Rob Huff, que no podía encontrar un volante oficial. También estaba presente el campeón del FIA GT Marc Basseng y el propietario del equipo, Rene Munnich. Por su parte, Special Tuning Racing tenía una unidad para Tom Boardman.

El Tuenti Racing Team comenzaba el año con un coche para Pepe Oriola, si bien el español sólo estaría a los mandos del SEAT durante la primera mitad del campeonato. Campos Racing tenía un coche para Fernando Monje y otro que alquilaba según las carreras. En Oporto, el equipo español disponía de tres unidades, al quedarse con el de Oriola. Al final, Monje decidiría no participar en Macao.

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

En un año en el que sólo Honda y Lada estuvieron implicados de forma oficial, poco se esperaba del SEAT León, ya lento en comparación con sus competidores, incluyendo al Chevrolet Cruze gestionado de forma privada por RML.

Aún así, los coches españoles conseguían tres victorias, todas ellas aprovechando la normativa de parrilla invertida. La primera de ellas venía de la mano de Pepe Oriola en la segunda carrera de Marrakech. La segunda tenía lugar en Hungaroring, gracias a los esfuerzos de Rob Huff. El británico obraba el milagro para llevar al ya vetusto y lento León WTCC a la victoria en el circuito de Macao, finalizando la temporada en lo más alto del podio, en lo que sería la última muestra de competitividad vista por parte de la marca española.

A finales de año, Huff era el mejor piloto de la marca en el mundial, terminando en un meritorio cuarto puesto absoluto.

En la clasificación de constructores sólo se tenía en cuenta a los fabricantes con implicación oficial, con lo que SEAT no aparecía en la tabla.

2014: Adiós al WTCC

Este año SEAT Sport presentaba el nuevo León Cup Racer, destinado a la renovada edición de la SEAT Eurocup. Muchos vieron en el coche una buena base para regresar de forma oficial al Campeonato Mundial de Turismos de la FIA (WTCC). Sin embargo, la marca española, a finales de año, declaraba su interés en las nuevas TC3 Series, y como el León Cup Racer encajaba en la filosofía del nuevo campeonato, lo que caía como un jarro de agua fría a quienes llevaban años esperando al retorno oficial de la marca.

La FIA introducía en el WTCC los nuevos coches de la categoría TC1, con mayor agarre aerodinámico, mayor potencia, etc, y relegaba los vehículos conformes a la normativa S2000 Turbo a la categoría TC2T, que serían quienes compitieran por el Trofeo Yokohama. Los anteriores serían ahora TC2.

A nivel competitivo, las diferencias de prestaciones entre los TC1 y los TC2T eran más que notables. Asimismo, el poco interés por parte de Eurosport Events, promotor del campeonato, en TC2T ahuyentaba a los equipos y pilotos privados, haciendo que el año comenzara con sólo tres coches en la categoría.

SEAT en el WTCC (y II): Competitivos hasta el final

Campos Racing alineaba el único León WTCC que participó en todas las pruebas de la temporada para el francés John Filippi, que conseguiría una victoria entre los independientes en la segunda carrera de Suzuka, para terminar el año como segundo en la clasificación general, por detrás de Franz Engstler. El equipo español disponía de un segundo coche, que alquilaba a varios pilotos según la carrera de la temporada, llegando a tener tres unidades en la final de Macao.

Futuro

Desde 2015, sólo los coches de la categoría TC1 serán admitidos en el mundial, y tan sólo aquellos desarrollados con el apoyo de un fabricante en términos de homologación serán considerados. Todo ello, unido a la intención de SEAT de concentrarse en la Eurocup y en las TC3 Series, hizo que la última carrera de Macao también fuera la última en la que habría un coche de la marca española en la parrilla.

Tras diez años de presencia, desde el inicio del WTCC en su versión moderna, 2015 será el primer año en el que no haya ningún SEAT en la parrilla.

Los números son claros: 43 victorias, 2 títulos mundiales de pilotos, dos de fabricantes, y uno en el Trofeo Yokohama. Unos resultados ciertamente respetables para un coche que, a pesar del paso del tiempo, fue competitivo hasta su final.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS