Registro gratuito

A los mandos de la nueva Ducati 959 Panigale
A los mandos de la nueva Ducati 959 Panigale

PRUEBA

A los mandos de la nueva Ducati 959 Panigale

En carretera abierta, la nueva 959 Panigale no pierde las bondades de su antecesora, elevando aún más sus cualidades deportivas.

SERGIO J. CABRERA - 22 ABRIL 2016 22:08

Como vimos en el anterior artículo de este reportaje, la Ducati 959 Panigale más que relevar, mejoraba la anterior 899 Panigale, con el objetivo de poder homologar el modelo en la más restrictiva normativa Euro4 de emisiones. Para ello los de Borgo Panigale realizaban diversas mejoras al bicilíndrico en L, elevando la cilindrada ligeramente pero sobre todo mejorando el comportamiento interno de numerosos elementos.

La novedad más palpable desde el punto de vista exterior es la adopción de dos salidas de escape tradicionales a la derecha del neumático trasero, en lugar del precioso sistema oculto que caracterizaba a la 899 Panigale.

Y este es precisamente el punto más destacado de este modelo con respecto a la generación anterior, ya que las únicas diferencias verdaderamente palpables que vamos a encontrar entre ambas monturas son precisamente el sonido y un manejo exquisito por parte del nuevo embrague.

A los mandos de la nueva Ducati 959 Panigale

Una vez puestos a sus mandos, las ligerísimas diferencias entre las geometrías de ambas son simplemente inapreciables, es el sonido el primer síntoma real y palpable de que estamos estrenando en nuevo modelo. Con un sonido en parte más amortiguado pero inconfundiblemente Ducati.

La necesidad de pasar una normativa de emisiones más dura ha obligado a contar con un sistema completamente diferente de escape, y el oído acostumbrado lo nota. En cuanto a su comportamiento, el nuevo sistema respiratorio de la pequeña Panigale provoca que la respuesta del motor parezca ser en parte más contenida, no tan afilada e instantánea como la generación anterior, pero que en ningún momento llega a adolecer de falta de potencia. Algo que a buen seguro llevará a muchos aficionados a optar por salidas de escape más radicales, de las muchas que hay disponibles en el mercado.

Donde la nueva 959 Panigale da un paso adelante es en la comodidad que aporta el embrague asistido, con una suavidad de manejo sobresaliente, además del adictivo sistema Ducati Quick Shift, que permite engranar marchas sin soltar gas, lo que ofrece una sensación Racing sin igual.

A los mandos de la nueva Ducati 959 Panigale

Al igual que su antecesora, su manejo es excelente, la 959 Panigale ofrece un paquete no solo más económico, sino más racional a aquel que aspire a una superdeportiva pero sin llegar al extremos de la 1299 Panigale superior. La 959 sigue ofreciendo un conjunto sobresaliente por bastidor y motor, sus 157 caballos ya la alejan de muchos modelos y la parte ciclo no envidia a muchas Sport de 1 litro. Lo que unido a una compacidad del conjunto la convierten en un auténtico juguete de curvas.

En definitiva es una opción muy recomendable para aquellos que no quieran una deportiva más, sino un modelo de renombre y con algo de exclusividad, una parte ciclo sobresaliente con un bastidor nacido para enlazar curvas, pero sin llegar a la radicalización que supone la brutal 1299 Panigale.

Artículos recomendados

COMENTARIOS

RELACIONADAS